Jesús Cabrera: El Artífice

Por: Rafael Lam

Jesús Cabrera es fundador de la Televisión Cubana, en 1950 y de la colombiana en 1954, de la angolana 1976, la nicaragüense 1981, y de Tele Rebelde 1968, en fin, un verdadero artista de fundación.

Por tal motivo fue merecedor del Premio Nacional de Televisión por la obra de la vida. Recordando algunos de los programas que dirigió y quedan para la historia, podemos mencionar: En silencio ha tenido que ser, Julito el pescador, Carlos J. Finlay, La frontera del deber, Sector 40, La tremenda corte, que todavía resuena por toda América.

Aunque Cabrera es natural de Matanzas, el 11 de junio de 1926, se siente, en alguna medida hijo de Santiago de Cuba, debido a su trabajo en Tele Rebelde, etapa que nunca olvida. “Yo en La Habana estaba haciendo teatro ICR, comedias, cuentos, la telenovela Horizontes escrita por Aleyda Amaya. Cuando comienza Tele Rebelde yo era jefe de toda la programación dramática de la TV”.

Cabrera ayudó a la construcción del estudio de Tele Rebelde, se hospedaron en el hotel Venus y por las noches planeaban todos los proyectos que harían. Eran tiempos de muchas ilusiones a partir de la nueva vida que daría la televisión en la ciudad Santiago de Cuba.

También se impartían clases a los que poseían vocación para trabajar en los medios, se buscaban interesados con sensibilidad artística, aspecto muy importante en todo esto.  Para Cabrera lo importante era la organización y la selección del personal adecuado.

Ya en la etapa de creación de la televisión se analizaba diariamente todo lo que salía al aire, se aceptaban las críticas y sugerencias, siempre que fueran para ayudar.  La plantilla era de setenta y ocho personas, un número histórico ya que se encontraban en la etapa del centenario de las luchas independentistas.

Los integrantes eran actores, conductores, locutores, operadores, musicalizadores, camarógrafos, luminotécnicos, coordinadores, escenógrafos, maquillistas, vestuaristas, un verdadero ejército de creadores y técnicos que exige la televisión.

Para esa tarea Cabrera tuvo el apoyo de varios colegas de La Habana como Carlos Mas, escritor de aventuras; María Fortes, especialista en programación infantil; Anilce Arévalos, jefa del Departamento de Facilidades, maquillaje, peluquería y decorados. Hay que recordar a un Instructor de Arte llamado Carlos Díaz, que no es el actual director del teatro El Público en La Habana. Muchas de las necesidades se conseguían por gestión propia. Los directores Consuelo Elba y Pepe Simón, también estuvieron presentes en la preparación de varios directores en Santiago de Cuba.

Todo se hizo con mucho sacrificio, algo que rebasó todas las expectativas. Cabrera se mantuvo en Santiago de Cuba unos meses, le siguió hasta 1970, René Ortega y en agosto de 1970 lo releva Antonio Emilio Palacios Roncourt hasta 1986.

Fuente:

Jesús Cabrera, Reinaldo Cedeño Pineda.

 

 

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas