Cubavisión, de cara a la temporada estival

Texto y fotos: Maya Quiroga

Para nadie es un secreto que en un escenario muy complejo, marcado por las limitaciones con el combustible y con un parque automotor, bastante deprimido, se hace hoy la televisión en la Mayor de las Antillas. El reto es mantener una programación de calidad sin perder de vista la creatividad de los realizadores que laboran hoy en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt).

En un encuentro con trabajadores del Grupo de Programas Habituales del Icrt, Niurka Ramos Herrera, directora en funciones de Cubavisión, destacó que la parrilla del Canal está conformada actualmente por 95 programas que, en determinados momentos, pueden llegar a ser de 101. El presupuesto disponible este año es de unos 30 millones de pesos los cuales se distribuyen entre gastos de producción y el trabajo administrativo de la televisora.

El conocido como Canal de todos sigue ocupando un lugar de preferencia en la familia cubana pero es tiempo de mejorar los productos que se le ofertan a la población, destacó Ramos Herrera, una directiva atenta a las preocupaciones de sus trabajadores y quien llega con el deseo de que el personal técnico y artístico labore en equipos cohesionados en aras de mostrar un buen resultado en pantalla.

“Debemos mejorar Cubavisión, desde el punto de vista visual. Si no les mostramos a los televidentes un producto fresco nadie lo va a hacer por nosotros. Las autopromociones que se realicen para el verano tienen que vender la programación del Canal”, apuntó.

De cara a la temporada estival el Grupo de creación de Infantiles y Juveniles de la Televisión Cubana está tratando de impulsar 19 proyectos destinados a ese sector poblacional. En fase de producción ya se encuentra el programa Canta tus derechos, una iniciativa del director Bruno Suárez Romero y la asesora Yanet Alfonso, en saludo al aniversario 30 de la Convención de los Derechos del Niño y el Adolescente.

“Si nosotros logramos poner en pantalla diez de esos proyectos para la programación de verano ya tenemos una parte de la batalla ganada porque, más allá de las limitaciones económicas que enfrenta el país, no podemos dejar de soñar. Uno tiene que pensarlo en grande”, afirma Niurka.

Mientras tanto, se proyecta concluir cuatro musicales y se aspira a estrenar un nuevo programa humorístico, dirigido por el realizador Jorge A. Piñero (Jape), como parte de un viejo sueño del Centro Promotor del Humor, muy preocupado en los últimos años en crear la Cátedra del Humor Audiovisual en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual, de la Universidad de las Artes.

Como destacaba hace unos meses atrás Waldo Ramírez, director general de la televisión, se requiere trazar niveles de jerarquía, planificar con intencionalidad, desde la idea, el proyecto y la ficha técnica, para recuperar la programación infantil y juvenil, mejorar la calidad de las promociones, mensajes de bien público y propaganda política. En aquel entonces Waldo realizó un llamado a todos los especialistas del Icrt para recuperar cuestiones relacionadas con el civismo a través de la ficción, tan importante porque “se cuela en la conciencia de modo emotivo, no racional”.

A lo que añade esta comentarista que solo así la televisión cubana volverá a ocupar un lugar protagónico en los hábitos de consumo de nuestra población que, como cada año, espera encontrar en pantalla propuestas atractivas y novedosas como parte de la programación de verano de Cubavisión.

Enlaces relacionados:

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas