Piti Rivera: una voz que no se irá

¿Te Gusta?

Por: Bruno Suárez Romero

Desde el 13 de febrero de 2011 se celebra el Día Mundial de la Radio, a partir de la solicitud que hiciera a la UNESCO la Academia Española de Radialistas. En este 2018 la conmemoración hace un énfasis especial en las transmisiones deportivas, que en Cuba despiertan un notable interés para el público y se considera han marcado pautas a nivel internacional.

Por esas casualidades del destino este día 13 de febrero de 2018 dejó de existir uno de los narradores-comentaristas deportivos con mayor arraigo en la audiencia cubana: Ramón Piti Rivera. Tras ingresar en el curso de la especialidad, organizado por el entonces Instituto Cubano de Radiodifusión y el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, comenzó a intervenir en espacios de la emisora C.O.C.O., tanto en noticieros como en programas variados y transmisiones, donde ejercía como narrador. En 1968 fue designado oficialmente al staff de dicha planta radial.

En ocasión de efectuarse la Serie Nacional de Béisbol de 1968-1969 laboró en las transmisiones de la Cadena Occidental de Radio, hoy Radio Guamá, en Pinar del Río. En el campeonato de 1969-1970 trabajó en Radio Cadena Agramonte, de Camagüey; en CMHW, de Santa Clara, y en Radio Caribe, en la Isla de la Juventud.

Esta experiencia en las diferentes plantas del país irían sentando las bases para lo que sería su labor definitiva en Radio Rebelde, la emisora nacional cubana especializada en la emisión de eventos deportivos.

Desde su inauguración en 1987, formó parte del programa Deportivamente como uno de sus conductores, realizando colaboraciones para otros medios como Prensa Latina y Radio Reloj.

Piti Rivera participó como narrador en múltiples eventos nacionales e internacionales. Su estilo de comunicación lo llevó a ser reconocido entre sus colegas y el público como uno de los mejores profesionales dentro de la historia de esta especialidad en el país.

Se recuerda su voz acompañando los triunfos de Cuba en el atletismo, ciclismo, natación y el beisbol, deporte que narraba con especial pasión. Su preparación le permitía encontrar siempre la palabra adecuada para construir la imagen radial de cada jugada.

Muchos son los jóvenes narradores que han reverenciado su estilo y se asumen como sus admiradores. El público sin dudas extrañará su presencia en Olimpiadas, Panamericanos y Series Mundiales, pero especialmente en cada emisión reposada donde los temas deportivos necesitan del análisis agudo que él sabía brindar con todos sus saberes acumulados.

Con certeza, las emisiones de Radio Rebelde mantendrán en el aire su impronta, y a pesar de su ausencia su voz permanecerá en el éter recordando que vivió y dejó su marca en una especialidad a la cual engrandeció.


¿Te Gusta?

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas