Hablando de Cuba en la radio

Por: Bruno Suárez Romero

La emisora Radio Taíno lleva más tres décadas acompañando a los cubanos en el dial. Su programación en un principio se enfocó hacia el turismo internacional que visitaba nuestro país pero, en los últimos años, se ha dirigido a promover nuestros valores culturales.

Dentro de sus espacios, probablemente, el más emblemático sea: “Hablando de Cuba”, en el aire desde el 3 de noviembre de 1985, justo el día de la primera transmisión de la entonces Tur-emisora de Cuba.

El programa, conducido por los primeros actores Obelia Blanco y Alden Knight, desarrolla diversas temáticas relacionadas con la historia, la cultura y el costumbrismo cubanos.

Veintisiete minutos Hablando de Cuba, el programa insignia de Radio Taíno. De esa forma se presenta ante sus oyentes, de lunes a sábado a las nueve ante meridiano.

Con un estilo de comunicación llano ambos actores llevan el hilo conductor alternando los textos. El tono coloquial y las pausas intencionadas tipifican el decir del espacio. El montaje favorece el uso de diversos recursos expresivos del medio, como son los ambientes sonoros y el silencio.

Las cualidades actorales de ambos conductores ofrecen la posibilidad de disfrutar de pasajes entrañables con la presencia sonora de disímiles personajes. Ejemplo: los literarios Cecilia Valdés y Mario Conde, los históricos Condesa de Merlín y Don Luis de las Casas, o celebridades como Rita Montaner y Kid Chocolate.

El pentagrama nacional se presenta como parte complementaria del tema central. La música es utilizada tanto de forma incidental como radiada en piezas completas. Muchas veces es la música quien lleva el hilo conductor, al tratarse como eje la historia de composiciones o la vida de un intérprete afamado.

En “Hablando de Cuba” se logran transmitir esencias culturales y desempolvar relatos. Se hace culto a la oralidad con la recreación de leyendas ancestrales. Se defiende la historia con la reproducción cuidadosa del hecho.

El objetivo del espacio es hablar de la Cuba que hemos construido a lo largo del tiempo, esa categoría existencial que deja marcas que se guardan en la memoria.

Desde “Hablando de Cuba” se reflexiona acerca de la condición insular de nuestro país y el impacto que esto tiene en la idiosincrasia de los cubanos. Quizás sea por eso que trasciende al siglo XXI como parte de una isla radial donde se guardan tesoros no fáciles de encontrar en otros entornos.

Haber hecho de este espacio una parte imprescindible del universo sonoro de nuestra nación ha llevado esfuerzos y no pocas noches de desvelo.

A lo largo de estos años han participado en la realización de “Hablando de Cuba” varias generaciones de radialistas y algunos nombres se pierden del recuerdo.

El ser anónimos es un estado natural para los hombres y mujeres que hacen la radio, pero, para ellos, esa circunstancia queda compensada con la presencia eterna en el éter de un programa como “Hablando de Cuba”.

 

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas