La radio joven se reúne en el Oriente (+Spot)

¿Te Gusta?

Por: Bruno Suárez Romero

Un hálito de inspiración radial enciende velas en el oriente cubano. En este mes de septiembre dos ciudades del levante antillano han fungido como sede de eventos de la Asociación Hermanos Saíz, dedicados a la radio. El primero de ellos, Punto Cero, desarrolló su edición fundadora entre los días 6 y 8 del presente, en Guantánamo. El segundo, es el Festival y Concurso de la Radio Joven Antonio Lloga in memoriam, el cual celebra su aniversario 30 en Santiago de Cuba y concluye el 23 del mes en curso.

Ambos encuentros tienen como objetivo el fomento de noveles radialistas, al procurarles espacios para el ejercicio intelectual, donde se movilice el pensamiento creativo en torno a temáticas inherentes al medio. La diferencia de edad entre los dos certámenes permite apreciar intereses divergentes que afloran como elementos tipificadores de cada una de estas citas.

El naciente Punto Cero centró sus preocupaciones en los derroteros de la experimentación creativa. El Lloga, apunta desde sus ponencias a la salvaguarda del patrimonio sonoro y la importancia del mismo en la conservación y protección de la identidad. Un enfoque adecuado de estas temáticas permite complementarlas de manera integradora en la formación cultural de los hacedores radiales.

Los cambios tecnológicos actuales van determinando una relación diferente entre individuos y medios de comunicación. No son pocos los que avizoran el fin de la radiodifusión. En este contexto, resulta estimulante apreciar el interés que poseen muchos jóvenes en utilizar la radio para expresarse en ideas y formas artísticas.

La asistencia a estos foros de profesionales de larga data laboral permite el cruce de criterios generacionales y eso puede enriquecer de forma notable el espectro radial del país a partir de un intercambio constructivo que nos deje comulgar experiencia y audacia. No obstante, la agenda de estos eventos debería adecuarse de forma tal que se dispusiera de más tiempo para la escucha colectiva de programas, promoviendo así un intercambio superior entre los radialistas participantes.

Este tipo de escenario resulta ideal para la confrontación entre jóvenes que llegan al medio desde disímiles ramas del saber. La fusión de sus conocimientos debe favorecer la construcción de un entorno radial contemporáneo acorde con las necesidades de estos tiempos.

Sin lugar a dudas, la radio continúa siendo, a nivel local, un medio propicio para el ejercicio laboral de jóvenes recién egresados en carreras como: Periodismo, Informática, Historia, Psicología, Comunicación Social y Audiovisuales. A partir de la confluencia de cada una de esas especialidades se debe ir conformando el discurso radial que demanda la nueva era.

Algo que caracteriza mucho de estos encuentros que reúnen a jóvenes radialistas de diferentes provincias del país es el contacto con la historia y la cultura del sitio donde se realiza el evento. Eso permite que cada uno de los participantes regrese a su espacio radial con nuevos referentes culturales y con la motivación de transmitirlos a sus audiencias.

La radio sigue siendo en este siglo XXI un medio ideal para expresar formas y contenidos creativos. La existencia de estos eventos así lo demuestra. El lograr que se conserven y formen parte de un sustancial movimiento cultural es una responsabilidad de todos y trasciende el límite generacional.

En la clausura del evento santiaguero se premiarán las especialidades en concurso: dirección, libreto o guion, grabación y edición, diseño sonoro o musicalización, locución y actuación. Asimismo, el jurado otorgará el Premio Especial en Programa Musical, Premio Especial por Valor Patrimonial y el Gran Premio Antonio Lloga In Memoriam. Importantes instituciones del territorio como la Fundación Caguayo, el Consejo Provincial de Patrimonio y el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, concederán premios colaterales.


¿Te Gusta?

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas