Tres películas cubanas hacia el 40 Festival de Cine de La Habana

¿Te Gusta?

La edición 40 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, a celebrarse del seis al 16 de diciembre próximo, rinde homenaje al cineasta cubano Tomás Gutiérrez Alea (Titón), de cuyo filme Memorias del subdesarrollo se celebra el aniversario 50

Autor: Mireya Castañeda

Fuente: Granma Internacional

Tres nuevas películas cubanas se encuentran en diferentes estadios de producción, y sus directores esperan que puedan ser seleccionadas para competir en el 40 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, que se celebra en La Habana cada diciembre.

Dos de las cintas abordan hechos históricos cubanos del siglo XIX y la tercera tiene, dentro de la propia dramaturgia, continuos desplazamientos por diferentes épocas del siglo XX.

Inocencia es el título de la primera película. Dirigida por Alejandro Gil, está inspirada en el inhumano fusilamiento de ocho estudiantes de Medicina, en 1871, por las autoridades coloniales españolas.

Los estudiantes, Alonso Álvarez de la Campa, José de Marcos y Medina, Carlos Augusto de la Torre, Eladio González y Toledo, Pascual Rodríguez y Pérez, Anacleto Bermúdez, Ángel Laborde y Carlos Verdugo, tenían tan solo entre 17 y 21 años de edad.

Según se ha explicado, la cinta narra dos historias en paralelo, la acontecida en 1871, en la que se evidencia el fusilamiento, y luego dará un salto temporal, 16 años después, cuando Fermín Valdés Domínguez, quien también fuera acusado y cumpliera prisión, lucha por demostrar la inocencia de aquellos jóvenes, al encontrar una nueva pista que lo coloca cerca de descubrir la clave para desentrañar la verdad oculta.

Gil ha comentado que realizaron una laboriosa investigación de textos, cartas y prensa de la época, entre otros documentos, pues, aunque se trata de una película de ficción que le permite algunas libertades creativas, está basada en hechos reales.

Inocencia, asumida íntegramente por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) tiene, entre los aspectos técnicos, guion de  Amilkar Salatti, fotografía del experimentado Ángel Alderete, y música de Juan Antonio Leyva y Magda Rosa Galbán, quienes han acompañado al director en sus largometrajes anteriores: La pared (2006) y La emboscada (2015).

De alguna manera, Alejandro Gil vuelve a acercarse al Apóstol José Martí. Lo hizo en 1989, en el documental Piensa en mí, cuyo título surge de una frase que se repite en las cartas de Martí a María Mantilla, y después en Desde la ausencia, donde vuelve desde el Ismaelillo, obra que el Héroe Nacional escribiera para su hijo. Ahora lo busca desde su amigo y compañero de lucha, Fermín Valdés Domínguez.

EL MAYOR

El cineasta Rigoberto López (Yo soy del son a la salsa, documental de 1996 y los largos de ficción Roble de Olor y Vuelos prohibidos), ha rodado, según su propia consideración, uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos 30 años, el largometraje El Mayor, una obra de ficción que recrea hechos reales de mediados del siglo XIX.

En este filme, se destaca la niñez y juventud del mayor general Ignacio Agramonte Loynaz, el inmenso amor por su esposa Amalia Simoni, su actuar como jefe de la caballería y las épicas hazañas que protagonizó hasta su muerte, a los 32 años de edad, en el combate de Jimaguayú.

Agramonte, también conocido como El Bayardo, combatió en el Camagüey (540 kilómetros al este de La Habana) contra el ejército colonialista español a mediados del siglo XIX, y el realizador ha asegurado que aunque la película contiene algunos elementos de ficción, no traiciona la rigurosa investigación histórica en la que se fundamenta.

El personaje de Agramonte es interpretado por el actor Daniel Romero Pildain, y lo acompaña la actriz Claudia Tomás Fuentes en el papel de Amalia. En el elenco figuran, además, los actores norteamericanos Michael Redford (The surface, 2015) en el papel del brigadier Henry Reeve (el Inglesito), quien combatiera bajo el mando de Agramonte,  y Jonathan Burton (Yes Mum, 2012), como el general Thomas Jordan,  quien se desempeñó durante algún tiempo durante la llamada Guerra de los Diez Años (18681878) como  jefe del Estado Mayor del Ejercito Libertador.

El director de producción Santiago Llapur adelantó que en la extensa llanura de Camagüey se grabaron seis batallas en las que se emplearon hasta 200 caballos y 500 figurantes, y, en la propia ciudad, se filmaron las escenas en los inmuebles que tuvieron que ver con la vida de Agramonte, hoy sitios patrimoniales en perfecta conservación.

El dramaturgo Eugenio Hernández Espinosa, premio nacional de Teatro (María AntoniaMi socio Manolo) acompaña a Rigoberto López en el complejo guion. La dirección de fotografía es de Ángel Alderete y la música de Silvio Rodríguez y José María Vitier.

NIDO DE MANTIS

El nuevo filme de Arturo Sotto (Pon tu pensamiento en mí, 1995; Amor Vertical, 1997 y Boccaccerías Habaneras, 2013), ha sido producido por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), Ítaca Films (México) y Cottos Producciones S.R.L. (República Dominicana), en colaboración con el Programa Ibermedia. Se trata de Nido de Mantis, que, según el realizador, se mueve en los límites del drama y la tragedia y tiene continuos desplazamientos por épocas del siglo XX cubano.

De acuerdo con la sinopsis, la película cuenta la historia de un triángulo amoroso entre dos hombres y una mujer en un pequeño batey azucarero. Una mañana de agosto de 1994 aparecen muertos. Al parecer, la presunta homicida de ese singular homicidio es el fruto del triángulo, una muchacha de veinte años, la única persona que estaba en la casa cuando ocurrieron los hechos. La joven se declara inocente y para demostrarlo cuenta, ante el fiscal y la abogada que investigan el caso, la odisea emocional de sus padres, una historia de amor que duró más de 40 años.

Yara Massiel, Armando Miguel Gómez y Caleb Casas son los protagonistas del filme que cuenta con música de Beatriz Corona, dirección de fotografía de Ernesto Calzado, edición de Osvaldo Donatién y el propio Sotto, y diseño de vestuario de Vladimir Cuenca.

Tres nuevas películas cubanas  que esperan ser seleccionadas para competir en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano a celebrarse  del seis al 16 de diciembre próximo. Esta edición 40 rinde homenaje al cineasta cubano Tomás Gutiérrez Alea (Titón), de cuyo filme Memorias del subdesarrollo se celebra el aniversario 50.

 


¿Te Gusta?

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas