La Cadena de la Libertad

Por: Bruno Suárez Romero

Es tradición en Cuba recordar, cada enero, los disímiles acontecimientos que acompañaron el triunfo de la Revolución en 1959. Desde cada sector de nuestro país se cuenta una parte de la historia, pues lo profundo y complejo del suceso, ha repercutido en una pertenencia general de los cubanos hacia el recuerdo de ese momento hito de la nación.

La radio ha servido, más de una vez, como vehículo transmisor de ese rico anecdotario, y, además, las propias historias que se cuentan, evidencian un especial protagonismo del medio en las circunstancias que llevaron al triunfo del movimiento revolucionario.

Entre los hechos notables está la salida al aire por Radio Progreso de la noticia: “Batista ha huido. Hay un gobierno provisional en Columbia”…Con esa información se rompía el llamado “Pacto de silencio” que el gobierno había hecho con los dueños de los principales medios de comunicación del país, en las primeras horas de 1959.

Esa noticia determinó que la dirección del Movimiento 26 de Julio, a través de Radio Rebelde, se enfocara en evitar el golpe militar y se materializara, definitivamente, el triunfo revolucionario.

Radio Rebelde, emisora fundada el 24 de febrero de 1958 por el legendario Che Guevara, en las montañas de la Sierra Maestra, hizo lucir su presencia en cada instante de ese proceso dentro de la llamada “Cadena de la Libertad”. Era la suma de diversas plantas radiales que se iban  incorporando al paso de las columnas rebeldes por los poblados y ciudades que se liberaban.

La “Cadena de la Libertad” tuvo un nacimiento casual. En las primeras transmisiones de Radio Rebelde el equipamiento técnico no permitía que las emisiones se escucharan en Cuba. Se había llevado a la Sierra un transmisor de 20 metros y los saltos de onda sacaban la señal fuera de nuestras fronteras.

Miembros del Movimiento 26 de Julio en el exilio, en Venezuela, grabaron la emisión y la retransmitieron hacia Cuba. Se estableció como mecanismo el grabar y replicar la señal, pero no solo hacia Cuba, sino también hacia Norte y Suramérica. Vinculando a emisoras como La Voz de los Andes, Radio Caracol y Radio Continente. Así la señal de Radio Rebelde se podía escuchar en diferentes latitudes.

El principio o concepto de “Cadena de la Libertad” estuvo estrechamente ligado al avance del Ejército Rebelde por el territorio nacional. Las distintas plantas radiales de las columnas guerrilleras funcionaban como eslabones de esa gran Cadena, que iba sumando emisoras y plantas territoriales, como la emisora CMKC, de Santiago de Cuba, y hasta la planta del Cuartel Moncada, al rendirse definitivamente esa fortaleza militar.

Por Radio Rebelde y su “Cadena de la Libertad” se escuchó la voz de Fidel Castro, llamando a la Huelga General Revolucionaria. También se escucharon las voces de Camilo Cienfuegos y del Che Guevara.

En materiales de archivo se conservan las voces de los locutores Orestes Varela, Ricardo Martínez y Violeta Casals, entre otros, haciendo el llamado para crear en el aire la virtuosa Cadena: “Aquí, Radio Rebelde, formando su Cadena de la Libertad…”

Al triunfo revolucionario, Radio Rebelde llega a la Habana como parte de la Caravana de la Victoria. La emisora se instala entonces en los locales de una radio conocida como: Circuito Nacional Cubano (CNC), en P y 23, Vedado, una planta que pertenecía al dictador Fulgencio Batista, pero que estaba inscrita a nombre de uno de sus parientes.

Ya en la Habana, Radio Rebelde comienza a escribir una nueva historia como parte del sistema de difusión nacional, aunque la epopeya de la Sierra y su papel en el momento del triunfo, han marcado para siempre la imagen de esta radio conocida como “La Emisora de la Revolución”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas