Consumo audiovisual y creatividad en tiempos de Covid 19

Por: Maya Quiroga

Justo cuando el distanciamiento social parece ser la alternativa más viable para salvar a la especie humana, en medio de la pandemia de la Covid 19 y en un escenario marcado por la convergencia entre la televisión analógica y la digital terrestre, ha cobrado un papel protagónico el escenario de la llamada red de redes.

En condiciones normales mantener una programación estable en las parrillas de programación de cualquier televisora resulta siempre una inversión tecnológica y económica costosa, no solo por la cantidad enorme de técnicos y especialistas encargados de poner en el aire una señal audiovisual televisiva sino también debido a su carácter institucional, su lenguaje propio (basado en la combinación de imágenes y sonidos) y la importancia de llegar a la mayor cantidad de audiencia posible.

Cada vez es más común ver esa convergencia entre la televisión digital terrestre y la internet a través de páginas web de un producto televisivo que cuenta, además, con varias redes sociales donde es posible encontrar merchandising, juegos online, videos, entrevistas, foros de discusión, la banda sonora de una serie y otros contenidos más, todo en función de capturar a las audiencias.

En los últimos años se ha dado el fenómeno de que la generación de los millennials consume cada vez más audiovisualidad en la computadora y en internet y cada vez menos a través del televisor de su casa. Así se han diversificado las pantallas para distintas situaciones, contextos de la cotidianidad y grupos poblacionales. Por el momento, el televisor, la tableta, la computadora y el celular son las pantallas más conocidas.

Otro fenómeno que no se puede perder de vista es que, con la democratización de los medios tecnológicos, cualquier usuario, dotado de un teléfono inteligente, una cámara HD o 4K, está en condiciones de producir sus propios contenidos –incluidas las películas, realizadas por los llamados fan film– para las redes sociales o canales de youtube.

Esa nueva mentalidad contribuye a abaratar los costos de producción al reducirse el personal que trabaja en la realización de una obra audiovisual, lo que pudiera convertirse en una alternativa, en tiempos de crisis, para enriquecer las parrillas de programación de la televisión tradicional.

En estos días de vacaciones obligatorias que nos ha impuesto la pandemia de la Covid 19 ha florecido la creatividad y el espíritu solidario de los intelectuales, escritores y artistas cubanos.

Una herramienta como la aplicación de mensajería multiplataforma WhatsApp Messenger – que permite enviar y recibir mensajes de audio, imágenes y videos a partir del plan de datos móviles para internet y sin otros costes adicionales–, ha facilitado la realización de entrevistas y reportajes a los periodistas del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

De esa herramienta se han valido igualmente varios artistas que mantienen en alto la ética y el sentido del compromiso social y que, fundamentalmente por esa vía, envían sus mensajes de esperanza y solidaridad al popular programa televisivo Al Mediodía.

En las últimas semanas han visto la luz numerosos videos clips, grabados con infinidad de cámaras y celulares con el solo propósito de rendir homenaje al personal de la salud, los verdaderos héroes de esta contienda contra la Covid 19.

Organizados por el Instituto Cubano de la Música y con el equipo La Rueda Producciones y Lía Producciones se han ofrecido conciertos online, vía streaming, o a través de canales de youtube y otras redes sociales, entre ellas la página de Facebook de la revista digital CUBANOW. Como resultado de las alianzas establecidas entre el Instituto Cubano de Radio y Televisión y el Ministerio de Cultura han llegado a las parrillas televisivas y radiales muchos de esos recitales.

Otras iniciativas han sido las cápsulas animadas de Tito Reacciona, realizadas por el Instituto Latino de la Música en colaboración con la Radio Cubana y Luis Ernesto Producciones, que salen por la televisión nacional con la etiqueta #QuédateEnCasa para hacer un llamado al pueblo a que sea disciplinado y colabore con las autoriadades sanitarias.

En ocasión del Día Mundial del Títere el habanero grupo Teatro La Proa transmitió en vivo por su sitio de Facebook una función de su más reciente estreno titulado Entre quesos y ratones.

Por su parte, Teatro de las Estaciones de Matanzas, transmite cada día, a través de su cuenta de Facebook, un nuevo capítulo de la miniserie Un minuto con Pelusín del Monte con las etiquetas #aprendoencasa #titeresdecuba #estamoscontigo #cubasalva #pelusindelmonte #teatrodelasestaciones #AtenasUneac. De la filmación de esta obra que nos acerca a la historia del títere nacional se encarga, con su celular, el diseñador y director de arte, Zenén Calero.

Como bien afirmaba recientemente el Ministro de Cultura Alpidio Alonso, en el espacio radio televisivo Mesa Redonda, todas esas ideas hay que saberlas integrar en una estrategia de la cultura hacia el futuro. Para ello debe replantearse el papel a desempeñar por el sistema institucional, en su diálogo con los procesos de creación, los artistas y los diferentes públicos, para aportar de manera integral al desarrollo del país y de su economía, a través de las llamadas Industrias Culturales.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas