Agenda informativacinema

Un rescate de la memoria histórica cubana

Por: Maya Quiroga

Este 11 de mayo será la premier de la serie documental Hermanas de Corazón (2021), con guion y dirección de Gloria Rolando Casamayor, y producida por Audiovisuales Icaic. Se proyectarán en el cine 23 y 12 los capítulos 2 y 3 titulados Las Novias de Dios y Ángeles de la memoria.

Mientras tanto, en el cine Riviera se exhibirá el 12 de mayo, el primer capítulo que lleva por nombre El Colegio San José. Los restantes episodios se podrán ver en esa misma sala entre el 18 y el 21 de este mes. En junio se producirá el estreno en el resto de las provincias.

La serie parte del encuentro de un grupo de mujeres cubanas en la ciudad de Cárdenas, Matanzas. En el audiovisual se devela un pasaje de la historia insular totalmente olvidado: la labor del Colegio San José, institución religiosa, católica y educativa, donde se formaban las personas negras, mestizas (y algunas blancas pobres), antes de 1959, en una sociedad caracterizada por la discriminación racial.

Este texto fílmico, conmovedor en varios de sus momentos, revela además hechos desconocidos y muy dolorosos: la salida de las monjas de Cuba, en 1962 y el desconsuelo que reina entonces entre todas las niñas que estudiaron con ellas.

Fue una producción difícil. Se filmó en varias ciudades cubanas como Cárdenas, La Habana, Camagüey y Santiago de Cuba. Después de una gira por los Estados Unidos, Gloria llegó a un convento en la ciudad de Baltimore, en Maryland, y luego contactó con el fotógrafo Oscarito Valdés, que estaba viviendo en Miami.

Varias organizaciones empezaron a colectar dinero para traerlo y pagar su boleto, la cámara y su estancia pero él solo podía estar una semana. Todo fue con una gran tensión y en medio de eso iba organizando la producción porque tenía que dar una imagen muy calmada. Estaba en un convento. No podía estar con tanto arrebato y había que trabajar los días que ellas estaban disponibles. En medio de todo eso iba escribiendo mi cuestionario y viendo cómo ganármelas.

Lo que más me motivó es que ellas me dijeron que en Cuba había antiguas alumnas que las recordaban. Por lo tanto, cuando regresé a mi país lo primero que hice fue buscar a las antiguas alumnas y las evidencias del Colegio.

Rolando Casamayor solo tenía en su poder una foto de su madre, con el uniforme de la escuela religiosa, y en la mente los recuerdos de su infancia. Había escuchado a algunas mujeres decir, con mucho orgullo, que habían estudiado con las Oblatas.

En 2015 comenzó a filmar con su grupo independiente de video Imágenes del Caribe (fundado en 1968), y con él legó para la posteridad, en el final del capítulo 3, la imagen de su progenitora, quien recibe la visita de una monja negra norteamericana, en el barrio habanero de Colón.

El documental parte de la espontaneidad de los testimonios, donde se entremezclan recuerdos, objetos como medallas y fotos, con las alegrías, nostalgias y tristezas de mujeres de bien que posteriormente se formaron como doctoras, alfabetizadoras y maestras.

La realizadora penetra en las ruinas del patio de una de las escuelas fundada en Cuba por las Hermanas Oblatas de la Providencia, una Congregación de monjas negras que se inició en la ciudad de Baltimore, Estados Unidos.

Los sonidos soñados por la cineasta

Gloria confiesa que cuando entra al cuarto de edición ya tiene bien definida toda la sonoridad de su documental. Su hermana, Magaly Rolando Casamayor, compuso e interpretó un tema para piano dedicada a la madre de ambas, una mujer muy noble, orgullosa y entregada a la familia

Algo que me ha ayudado muchísimo es que la música y la danza forman una parte inseparable de mi obra. Voy editando al ritmo de esos cantos y danzas. Mis conocimientos de música claro que me han servido.

En el primer capítulo de la serie tengo como intérpretes a Tony Ávila, Miguelito Núñez y Vocal Baobab. Sin ellos me hubiera sido muy difícil hacer este montaje emocional de la narración.

Gloria le había pedido a Miguelito que la ayudara con la banda sonora del documental y le entonó una cancioncita: Él le hizo un fondo y me dijo que tenía que ir en la película. Me lancé a hacerlo. En el capítulo 3 también hay otro canto mío que se llama Ten fe”.

En el tercer capítulo, donde se hace énfasis en los problemas raciales en Cuba y en el tratamiento de la imagen de la mujer negra, se escucha el rap Mi belleza, interpretado por el grupo Obsesión. En ese episodio se alude a la memoria de la narradora oral Haydée Arteaga, bautizada como la señora de los cuentos, a través del testimonio de su nieto, el Doctor Alejandro.

Precisamente los actores que intervienen con sus voces en of son negros o mestizos: Alden Knight, Menfesi Eversley, Mayra Mazorra y Jorge Enrique Caballero.

La cineasta confiesa que le apasiona estudiar la Historia de Cuba, que es fabulosa, pero a veces está muy mal contada. Todavía podemos hacer más. He estudiado mucho a Martí y la espiritualidad porque este es un país muy espiritual. Es muy importante rescatar esos valores, dijo.

Le puede interesar: Gloria Rolando y sus razones para ser documentalista

Estamos en Redes Sociales:

Facebook

Twitter

YouTube

¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *