Cultura y sociedad

Crear nuevos públicos  

Texto y foto: Valia Valdés

El interés por el cine renace cuando un cineasta como Kiki Álvarez hace posible el acceder a la obra poco conocida de jóvenes realizadores, en la modesta sala Oasis de la calle Prado, entre Ánimas y Trocadero.

Álvarez tiene la intención, en Oasis Cine Club, de recuperar el espacio y la sala de cine como el lugar de los espectadores, y de trabajar para crear nuevos públicos. La primera exhibición del Cine Club, curada por El Observatorio, presentó una muestra de seis documentales fechados, casi todos en 2018: El cementerio se alumbra, Ejemplo #35, El peso de la quietud, Me and my others Selves, Metatrón y Lino.

Estos filmes, de los realizadores Luis Alejandro Yero, Malandro-Saucedo, Manuel Ojeda, Yamil Orlando, Alejandro Alonso, Josué G. Gómez y Marcos A. Yglesias, se acercan al documental por medio de la reinterpretación y fragmentación de la narración, otorgando mayor peso a la imagen y dejando al margen la improvisación fotográfica, hasta rozar el lenguaje del videoarte.

Los directores se deslindan del costumbrismo e insisten en no buscar un diálogo con el espectador, sino mostrar códigos visuales que inciten al debate interior provocado por una manera experimental de asumir el cine.

A veces, el sonido aparece divorciado de la imagen. En otros casos, complementa el discurso o genera extrañamiento. Estos modos de creación devienen desahogo y asunción del yo. No son obras perfectas. A los cineastas les cuesta decir adiós a algunos planos en el cuarto de edición. Sin embargo, provienen de esa cantera experimental de donde emergen nuevos lenguajes, que intentan quebrar el estatismo y la monotonía visual que prevalece en nuestras pantallas.

Esa avidez por hacer, por expresar las contradicciones de una generación artística formada en las escuelas de cine, artes plásticas o teatro, trae a la pantalla de “Oasis Cine Club” búsquedas formales e interrogantes urgentes en el audiovisual cubano. Renace también la cultura cuando accede a nuevos modos expresivos.

Las propuestas de los cineastas emergentes dinamitan la reiteración formal y temática, mientras dirigen su atención hacia problemáticas y personajes presentes en la sociedad, pero invisibilizados con frecuencia.

Cada sábado en Oasis, a las 6:30 p.m., se hace la magia cinematográfica. Cubanow lo recomienda Están todos invitados.

¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *