cinema

Proyecto Palomas aboga por la dignidad humana

Por: Maya Quiroga

Fotos: Tomadas de la página del Proyecto Palomas

Como parte de la sección Latinoamérica en Perspectiva (cortometrajes), del recién concluido Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, tuvo lugar la presentación del documental Todos los días son 8 de marzo (36’ | color | 2023, dirigido porLizette Vila, Ingrid León y Sergio Cabrera).

Se trata de un nuevo producto del Proyecto Palomas, casa productora de audiovisuales para el activismo social. El audiovisual, con fotografía de Humberto Mayol, edición de Esteban Vázquez y sonido directo de Lizette Vila junto a Javier Machado, recoge el testimonio de veintitrés mujeres que, desde diversas realidades, asumen sus múltiples conflictos, sus demandas y la reparación necesaria y urgente para edificar una vida digna.

Para conocer más detalles sobre este documental conversamos con la también fundadora de Unidas, Red de mujeres de América Latina, el Caribe y Alemania, quien ha recibido numerosos reconocimientos nacionales e internacionales, como el Premio Iberoamericano de Ética Elena Gil y la Medalla de Oro Mundial de la Educación Especial.

“Las motivaciones esenciales de los audiovisuales del Proyecto Palomas surgen de esa práctica cotidiana y de ese acompañamiento al dolor de muchas mujeres y de muchos hombres, y también de ese sentido de vida que tiene Palomas, que convoca a la reparación, a la sanación”, afirma Lizette. Y agrega: “Este documental es el resultado de todas esas ideas que no solamente se mueven en Cuba, sino también en el resto del mundo: cómo nace el 8 de marzo, las mujeres socialistas y sus reivindicaciones hacia otras mujeres. Creo que el proyecto social cubano se merecía una obra así”.

La joven actriz y directora de teatro y televisión Liliana Lam va narrando, en off, los textos de Sara Mas y Teresa Díaz Canals en el contexto cubano actual, signado por el Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres y una Estrategia Integral de Prevención y Atención a la Violencia contra las Mujeres y en el ámbito familiar.

“Sobre el Nuevo Código de las Familias digo con orgullo que es un documento, una letra de vanguardia, pero estos programas tienen que vibrar más en las comunidades y en las personas que las habitan”, comenta Lizette.

Precisamente el Proyecto Palomas está insertado en la comunidad donde radica, en el habanero municipio Plaza de la Revolución. “Es un vínculo de vecinas y vecinos. No sabes cuánto me place comentarte esto. Conocí esa vecindad hace 50 años atrás. Todavía hay personas de esa época que viven ahí. Eso para mí ha sido muy hermoso, además yo escogí ese lugar. Tenía otras oportunidades. Es el barrio La Corea. Las casitas que están frente al Proyecto eran diferentes distribuidoras americanas. Dicen que ahí traían las películas sobre la guerra de Corea”.

Acerca del proceso de selección de las testimoniantes para el documental explicó que esas mujeres llegan hasta la sede de Palomas a pedir que las acompañen y las escuchen: “Necesitan que alguien las oiga. Por eso dan sus rostros y de ahí viene la credibilidad de Palomas. Lo que hacemos en nuestros audiovisuales es mediar hacia las políticas públicas, hacia las agendas sociales. Es nuestra contribución, nuestro compromiso, nuestra responsabilidad creativa, ciudadana y cívica”.

Para la directora de Palomas, la Casa Productora responde al concepto de la interseccionalidad (diferentes mujeres, diferentes colores de piel, origen y situación de discapacidad) que, en su opinión, no es más que la democracia humana; “ahora cuando el Papa Francisco se reúne con la comunidad LGTBIQ+, habla de que hay que identificar a las personas desde lo sustantivo. Y eso me llamó tanto la atención”.

En esta obra incluye a una persona no-binaria cubana (que no se siente ni como hombre ni como mujer y entiende el género como algo mucho más diverso). “Pero es tan hermoso borrar los adjetivos…, y lo estoy diciendo por primera vez. Ya vamos por esa dignidad humana, por esa libertad humana”.

Sobre su vínculo con el locutor Marino Luzardo acotó: “Lo conocí cuando empezó y me gustó desde el punto de vista profesional. Y esa relación de trabajo se convirtió en una relación familiar. Es un hombre extraordinario que también clama por la igualdad de género. Y entonces siempre está en Palomas. La protección integral de los derechos humanos tiene un lenguaje inclusivo y nuestras obras son también para esos públicos en situación de discapacidad auditiva y visual. Marino ha sido narrador de algunos de los textos de los documentales de Palomas”.

Lizette fue precursora de la celebración en Cuba del Día del Hombre, el 19 de noviembre: “Creo que es importante decir que la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades ha tenido su camino y no acaba de vibrar en Cuba. No sé por qué no nos hacen caso si para hablar de igualdad de género hay que tener en cuenta a los hombres. La fecha nace para llamarles la atención sobre la poca atención hacia la salud de sus cuerpos y después para que se involucren en todos estos temas de luchas contra la violencia y las desigualdades que ellos sufren muchísimo”.

La documentalista, profesora y asesora musical de cine, televisión y teatro, recalcó que para materializar este audiovisual el Proyecto Palomas tuvo la cooperación del Centro Félix Varela, la Embajada de Canadá, CARE Internacional, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la Empresa de Grabaciones Musicales (Egrem) y el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos. Todos los días son 8 de marzo, producido por Claudio Garzer, María de los Ángeles Vilavoy y Marcos Herrera, se alzó con el Premio Lucía al Mejor Cortometraje Documental en el XVII Festival Internacional de Cine de Gibara, celebrado entre el 1ro y el 5 de agosto de 2023 en esa ciudad de la provincia de Holguín. De igual manera, en el mismo certamen mereció el premio colateral del Jurado Joven como mejor documental.

Por otra parte, en este mes de diciembre de 2023, Lizette Vila presidió el Jurado del Premio Coral Arrecife que, desde el Festival de Cine de La Habana, reivindica los derechos sexuales de la comunidad LGTBIQ+, como derechos humanos. El jurado, integrado igualmente por Clarisa Navas (Argentina) y Cote Romero (Uruguay), decidió premiar con el Coral Arrecife al documental colombiano Transfariana (2023), dirigido por Joris Lachaise.

Según el sitio web Filmaffinity, de España, el documental relata la inesperada historia de amor entre una ex trabajadora sexual trans y un rebelde de las FARC, que comienza en una prisión colombiana y desemboca en una alianza de solidaridad entre activistas trans y militantes de ese grupo guerrillero que han depuesto las armas.

¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *