El derecho de nacer

Un acercamiento a esta obra en su aniversario 70

Rafael Lam

El derecho de nacer, es una radio novela cubana escrita por Félix B. Caignet basada en el acontecer de una tradicional familia de la capital cubana de principio del siglo XX. Primero fue radiada en Cuba en 1948, por el Circuito CMQ, y luego, ha sido versionada y llevada al cine en varios países.

La novela original escrita por Caignet, narra la historia de la familia del Junco, contada por el único nieto, el Dr. Alberto Limonta, una de las más ricas de La Habana de principio del siglo XX que en la figura de Don Rafael del Junco, hace lo imposible para tapar la deshonra de la primogénita, María Elena, quien ha quedado embarazada y ha sido abandonada por Alfredo. Este joven sin escrúpulos al enterarse de que María Elena le dará un hijo le pide que aborte, lo mismo que quiso hacer Don Rafael, que envía a la hija a una alejada hacienda.

La joven deshonrada lucha por el derecho de nacer del ser que lleva en las entrañas, y da a luz alejada de la madre Clemencia y de la hermana Matilde, pero recibe los cuidados de la nana María Dolores hasta que nace Alberto, a quien el abuelo Rafael, desea ver muerto y por eso intenta matarlos mediante el capataz Bruno.

La nana logra salvar al bebé justo segundos antes de que lo matara el capataz y huye con el recién nacido. El capataz le dice al patrón que los mató a él y a la negra María Dolores y la verdad quedará oculta por años para la familia.

María Elena a partir de entonces está completamente desgarrada y llena de rencores hacia el padre y la sociedad, desesperada por encontrar al hijo y con la esperanza de que la nana cuide de él, como se lo había jurado antes de que pasara todo.

Pasaron los años y María Elena, ha sufrido la pérdida del novio que murió el día anterior a la boda y resignada cambia de actitud hacia Don Rafael, quien le pide perdón. Más tarde se refugia en Dios e ingresa al convento del pueblo creyendo así sacar del alma atormentada los recuerdos y rencores hacia su padre.

En el convento aprenderá que ella no es la única que tiene problemas y así abrirá el corazón y la mente hacia los demás, en especial a una hermana religiosa que le confiesa los pasares propios y le hace comprender que el Convento no es un lugar para ella.

Pasan los años, y Alberto se convierte en un reconocido médico, el destino le hace una mala jugada a los del Junco, cuando Don Rafael sufre un derrame cerebral será atendido por el propio nieto que meses antes regresa con Mamá Dolores a la ciudad para abrir un consultorio.

Al final Mamá Dolores dice la verdad y se descubre todo, gracias a Jorge Luis Armenteros, un antiguo amigo de la familia del Junco que propicia los encuentros del nieto con el abuelo y de la madre con la nana.

Así la familia del Junco arrepentida celebra la boda religiosa de Cristina y Alberto junto con el compromiso de Isabel Cristina con  Jorge Luis que, al final, después de años se saben amar, en una sociedad donde las apariencias y los prejuicios no pudieron con la verdad.

 El Derecho de nacer fue filmada en 1952. Fue una película mexicana con escasos exteriores cubanos y el nombre de Eladio Novo no figuró en ningún crédito de producción, como tampoco de ningún técnico auxiliar, asistente o actor cubano.

Solo aparecieron el de Félix B. Caignet, compositor además de la canción Diente de coco y Sindo Garay por su versión de La bayamesa.

La producción  de la película fue de Galindo Hermanos S.A. Incluso tuvo agradecimientos de la Asociación Cubana de Actores y a la Agrupación de Técnicos Cinematográficos.

El directorio fue Zacarías Gómez Urquiza, nacido en México en 1910. El reparto estuvo integrado por Gloria Marín (María Elena), Jorge Mistral (doctor Alberto Limonta), José Baviera (don Rafael del Junco) y Lupe Suárez (Mamá Dolores), debidamente maquillada como una negra. Fue la única mexicana que había trabajado en la versión original de la radio.  En representación de Cuba figuró, sin acreditar entre los  intérpretes, Faustino Brindis de Salas, sobrino del violinista. La película alcanzó 200 mil dólares las ganancias. El derecho de nacer hizo historia.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas