El noticiero del Icaic y Santiago Álvarez

Por: Rafael Lam           

Santiago Álvarez no era cineasta de formación, pero era periodista, tenía experiencia en los medios, en especial la radio y como periodistas al fin, era un intelectual muy avisado, y poseía dominio de la cultura. Santiago reconocía siempre que sin esa vocación periodística no hubiera sido el documentalista que fue.

Al crearse el grupo fundacional del Noticiero Icaic, Santiago tenía cuarenta años, un trayecto bien aprovechado, tenía una inspiración, había participado en discusiones de películas en la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo.

Cuando Santiago comenzó lo hacía por intuición, no elaboraba guión previo, lo hacía en la marcha. De esa manera sentía el documental como algo más emotivo, creativo y aventurero.

Ese estilo de Santiago era semejante a la forma de hacer cine o documental en etapa de barricada, como era la década de los 60. Cada semana se estrenaba un noticiero de diez minutos, algunos llegaban a 20. Se hacían 48 copias, para unas 500 salas de cine de todo el país, algo casi increíble.

Trataban que el noticiero no perdiera vigencia, algo bien difícil.  Modificaron la estructura buscando cierta semejanza con el documental, profundizaban en la noticia, en su dramaturgia, más estructurada y profunda. El reconocido documental Now nace de un noticiero, como otros documentales que también nacieron de los noticieros, tienen una influencia recíproca.

Santiago contaba con un equipo, cuyo personal después se fue haciendo cineasta: Humberto García Espinosa, Jorge Fraga, Francisco Puñal, Miguel Torres, Rolando Díaz, Fernando Pérez, que ahora es un clásico del cine, entre otros.

Los técnicos de alto nivel: Iván Nápoles, Arturo Agramonte, Raúl Pérez Ureta, Víctor Labrada, Miriam Talavera, Pepín Rodríguez, Jorge Picheux, Julio Simoneau y muchos más.

Santiago Álvarez con su equipo de excelencia divulgó las imágenes de la Revolución, fue un testigo fiel de lo acontecido, la crónica de la vida cubana. Él sabía que no iba a cambiar el mundo con sus documentales, pero ayudaba a reflexionar, a movilizar sentimientos, algo que es elemental en el periodismo.

Enlaces relacionados:

 

 

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas