Alberto Alonso: Un hombre de la Televisión y el Espectáculo

Por: Rafael Lam

Conocí a Alberto Alonso: bailarín, coreógrafo, director artístico, coreógrafo por excelencia de la escuela cubana de ballet. Reconocido como el primer bailarín cubano de Ballet profesional que viajó al extranjero. Maestro del Ballet Nacional de Cuba. Ya en 1948, junto con su hermano Fernando Alonso y su cuñada Alicia, fundó el Ballet Alicia Alonso (hoy Ballet Nacional de Cuba), del cual fue primer bailarín, director artístico y coreógrafo. En 1979 acepta que me integre en el Conjunto Nacional de Espectáculos en el teatro Karl Marx.

Lo apoyaba nada menos que el productor del Icaic Miguel Mendoza, nacido en 1942, un artífice de muchas películas del Icaic: El solar (LM Ficc.). 1964, Dir. Eduardo Manet, donde Alberto Alonso era el director artístico. Había nacido en 1917, la misma fecha que Dámaso Pérez Prado y falleció en el 2007, justo a los 90 años. En 1979 Alberto venía de vuelta, contaba ya con 62 años y una trayectoria gloriosa, era un verdadero hombre de la cultura, una experiencia a toda prueba, en muy poco tiempo encontré en Alonso una verdadera escuela, solamente con   observar su trabajo diario, junto a su inseparable Sonia calero que todavía vive. Alberto me brindó su casa en Miramar, allí ideamos muchos espectáculos que se malograron por la necesidad de atender en el exterior a su hijo, sin apoyo familiar. De mis conversaciones con Alonso poseo varias entrevistas.

¿Alberto, hablemos del cabaret cubano?

-Yo alternaba mi trabajo del Ballet Nacional con el de coreógrafo en la naciente televisión cubana y en los cabarés Montmartre, Sans Souci y Riviera, y en las variedades del teatro Radiocentro, entre otros centros nocturnos y teatrales.

¿Cómo eran los espectáculos en los cabarets de Cuba?

-Cuba eta una meca del cabaret, los espectáculos eran muy costosos, apoyados por los casinos, ahí tienes a Tropicana, el mejor ejemplo en aquellos tiempos.

-Pasemos a la televisión, ¿cómo fueron esos inicios?

Aquella primera etapa fue histórica, yo no me quise perder ese acontecimiento. Unión Radio se aparece con un soberano espectáculo, un gran musical, la competencia obligaba y cada cual intentaba hacer lo mejor.  Unión Radio pertenecía a Gaspar Pumarejo, un empresario carismático de inteligencia natural, era locutor y, a pesar de ser gago, pero en los programas resolvía ese defecto. Tenía mucho entusiasmo y con ese entusiasmo saco la televisión para competir con Goar Mestre, zar de la televisión.

¿Cómo era Mestre?

Fue el que construyó Radiocentro, ese edificio que está en 23 y M, precedido por el cine del mismo nombre. Fue el pionero de la televisión. Era un empresario gran negociante, metódico, organizado, de mucho glamour. Aparece con el famoso Canal 6 del que todavía se habla en Cuba, creó todo un sistema de radio y televisión con varios locales, estudios nuevos. Fue el inventor de Radio Reloj y canales de TV.

¿Continuamos con  la obra de Alberto Alonso?

-En 1973 me uno al Teatro Musical de La Habana, creado por el mexicano Alfonso Arau. de estaban los músicos Leo Brouwer, Chucho Valdés, Paquito D´Rivera. Bobby Carcassés. Coreógrafo invitado de las compañías cubanas: Conjunto Folklórico Nacional y Ballet de Camagüey; y de compañías extranjeras en Bulgaria, Hungría, Japón, Italia, Alemania, México, España y los Estados Unidos, país donde vivió a partir de la década de 1990 hasta su muerte.

¿Alberto de dónde procedes?

– Soy hijo de una pianista concertista que no ejerció la vocación por los prejuicios de la época, y de un contador de una empresa norteamericana. De pequeño estudió violín; la enseñanza primaria la desarrolló en un colegio católico, y la secundaria la inició en Alabama, Estados Unidos. En 1932 interrumpió estudios debido a la crisis económica norteamericana, y regresó a La Habana. Animado por la puesta e interesado en buscar entrenamiento físico para mantener la forma de jugador de Baloncesto, campo y pista, clavados y Fútbol americano, matriculó en dicha escuela en el año 1933, para convertirse en el primer cubano que estudiara ballet. Cuando visitó La Habana el Ballet Ruso de Monte Carlo, su maestro solicitó que se le contratara como aprendiz, eso fue en 11940, ellos fueron los que inician en Tropicana los grandes shows, el de 1940 lo hacen con Rita Montaner, Chano Pozo y Bola de Nieve. De esta forma, Yo me integro a ese ballet, compañía heredera del legado de los Ballets Rusos de Diaghilev, me convierto en el primer bailarín cubano de ballet profesional.

¿Alberto quisiera una definición de los artistas en el espectáculo?

-El espectáculo, en diversos momentos menospreciado e incomprendido, era lo mejor pagado en Cuba y en el mundo. Hacer el espectáculo es un arte, una magia y, pocos artistas saben hacerlo con todo el talento que requiere. Esas aparentes frivolidades obligan a tener un oficio muy grande y de muchos años de experiencia.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas