Asociación Cubana del Audiovisual en un nuevo contexto

Por: Maya Quiroga

Desde su fundación en el mes de julio de 1988, como resultado del acuerdo 7938, vio la luz la Asociación Cubana del Audiovisual (ACAV), organización que agrupa a realizadores del cine, la televisión y los medios audiovisuales en la Mayor de las Antillas.

La ACAV ha fungido como una entidad que les brinda ciertas facilidades a los realizadores como la tramitación de permisos de filmación, dentro y fuera del país, y la posibilidad de ser representados, fundamentalmente, a través de la Empresa RTV Comercial.

A lo largo de su historia, los Encuentros Nacionales de la Asociación –celebrados cada mes de julio en el Pabellón Cuba, el centro recreativo El Castillito, el Centro de Prensa Internacional, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), entre otras instituciones– han constituido un espacio para analizar las problemáticas más acuciantes que ocupan y preocupan a los 1415 realizadores que integran la membresía de la ACAV.

De igual manera sucedió durante la celebración del 32 Encuentro Nacional –organizado por su actual presidente Ricardo Miranda– en el cine La Rampa con la presencia de Waldo Ramírez, director general de la televisión cubana; Rafael Yaech, director de RTV Comercial y Tania Delgado Fernández, vicepresidenta del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic).

Uno de los temas que motivó la atención durante la primera parte del encuentro fue el recién aprobado Decreto Ley 373 del Creador Audiovisual y Cinematográfico Independiente que, según explicó la abogada Delgado Fernández entrará en vigor a partir del 24 de septiembre con la apertura de las oficinas del Registro y Atención a los Creadores y de la Comisión Fílmica, en el octavo piso del Icaic –para los cineastas– y en la sede de RTV Comercial, para los teleastas. Igualmente se abrirán oficinas de representación en cada provincia.

La intervención de Delgado Fernández suscitó un amplio debate entre los asistentes al encuentro donde los realizadores plantearon interrogantes como: cuál será el monto mínimo para abrir una cuenta bancaria de trabajo auditable a nombre de una productora audiovisual o a título de un proyecto específico, una vez aprobada la solicitud de registro de estos colectivos de producción independientes integrados por tres creadores.

Otras temáticas de interés estuvieron relacionadas con la capacidad para contratar personal proveniente de países extranjeros, la personalidad jurídica de los colectivos, la posibilidad real de importar equipamientos destinados a las producciones audiovisuales –incluidos medios de transporte–, y la seguridad social de los creadores ahora que tendrán la obligación de registrarse en la Oficina de Administración Tributaria (ONAT), como contribuyentes, y pagar impuestos solo sobre los ingresos personales.

En otro orden se debatió sobre la necesidad imperiosa de contar con una sede propia para la ACAV pues desde hace varios años Miranda tiene una modesta oficina prestada por la presidencia del Ministerio de la Construcción.

Durante las últimas tres décadas la Asociación ha itinerado por varios sitios entre ellos: una oficina ubicada en 26 y 21 donde radicaba el Departamento de Relaciones Internacionales del Icrt; luego, en la productora Mundo Latino hasta llegar al lugar donde laboran hoy los nueve integrantes de la Junta de manera totalmente voluntaria.

La falta de sede incide en una mayor proyección nacional e internacional de la Asociación al verse su presidencia imposibilitada de organizar acciones de capacitación tal como plantean sus estatutos. Lo anterior ha repercutido negativamente en la sistematización y auto financiamiento del Festival Vitral donde pueden participar miembros o no de la Asociación con obras en todos los géneros audiovisuales una vez que paguen su cuota de inscripción.

Un punto especial del encuentro se dedicó a RTV Comercial. En opinión de varios realizadores en los últimos meses el trabajo de representación artística no ha cumplido con sus expectativas debido a la dilación en la aceptación de nuevos representados, la demora en los pagos, el exceso de documentación a presentar y los horarios poco flexibles de quienes trabajan en sus oficinas. Algunas de esas cuestiones fueron respondidas por Rafael Yaech, desde el 14 de enero al frente de esa empresa que se auto gestiona sus ingresos.

Miranda explicó que ahora la Asociación tiene el reto de buscar mecanismos para orientar y asesorar a los creadores sobre las nuevas legislaciones vigentes. En lo adelante la ACAV deberá convertirse en vocero de las dudas que puedan surgir durante la implementación del Decreto Ley. El Presidente –que fue ratificado en el cargo durante el encuentro– manifestó su compromiso con los realizadores a los cuales representa.

De manera unánime se aprobó celebrar los encuentros nacionales y el evento Vitral a partir de la segunda quincena de enero y realizar las próximas elecciones del Buró Ejecutivo en enero del 2022.

Waldo Ramírez, quien atiende la ACAV por el organismo de relaciones, recordó que queda pendiente retomar un programa de televisión para exhibir –luego de una adecuada curaduría– algunas de las obras premiadas en el Vitral en los últimos 30 años.

Como parte de la intención de visibilizar el trabajo de la ACAV el pasado 24 de julio de 2018 se fundó una filial de Asociación en la provincia de Ciego de Ávila, que cuenta con personalidad jurídica. Ya existe una sede en Villa Clara y hay interés de aprobar otras en Holguín, Granma y Pinar del Río.

En los últimos años una representación de la ACAV ha entregado reconocimientos en eventos como el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y algunas de las obras de los miembros de la Asociación se han exhibido en la Muestra Joven Icaic.

Ya se confeccionó el nuevo Manual de Identidad de la organización y se encuentra en proceso la puesta online del sitio web de la ACAV, que se alojará en un servidor del Icrt, y contará con una base de datos actualizada donde aparezcan los nombres y currículos de todos los asociados.

Con la aprobación del Decreto Ley 373 se abre un nuevo panorama para los realizadores independientes que lleva a replantarse si es necesaria o no hoy la permanencia de la ACAV y las representaciones artísticas a través de RTV Comercial y la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales. Solo con el tiempo y la puesta en marcha de la nueva legislación se podrá decir la última palabra.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas