Franco Carbón: la voz de Banes

Por: Rafael Lam

            Conocí a Franco Carbón desde aquellos tiempos en que iba a ver el Estudio donde se trasmitía en vivo el programa Caravana por Radio Liberación sobre el año 1970, más o menos, cuando yo quería entrar, como fuera, a la radio.

Quiso el destino que, 20 años después estuviera muy cerca de Franco, en colaboraciones y comentarios que hacía en Radio Rebelde. Cada vez que podía, aprovechaba su experiencia de tantos años en la radio. Un día, mientras hacía tiempo para comenzar su programa Así (dirigido por Albertico Fernández) en Radio Rebelde, en un minuto me hizo un análisis directo sobre los directores musicales de programas de la radio.

“Hay directores que tienen mucho conocimiento técnico-artístico y musical; pero no tienen la más mínima gracia para hacer radio, son verdaderos ladrillos. Incluso, los hay de esos muy elaborados, con alto nivel, que, a los cinco minutos ya estás dormido. Para el arte hay que nacer. Entonces hay otros que son caóticos, sin alta cultura, pero tienen gracia para poner su programa en el hit parade, en la preferencia. Están en sintonía con el oyente, tienen garra. Entonces te encuentras con otro tipo de realizador que es de oficio, que conocen los truquitos de la radio y van tirando; pero son más publicidad que otra cosa. Pero, gente con verdaderas condiciones para la radio, ha habido muy pocos en todos estos años en que yo he trabajado. La mayoría se han agarrado al vivió y se han mantenido vitalicios; por eso, muchas veces la radio se ha estancado; porque no mueve el dominó. Es lo mismo con lo mismo. Las mismas caras, con los mismos vicios”.

¿Quién fue Franco Carbón?

Franco nació en 1935, en el campo, en un lugarcito llamado Vega de Samá, en el municipio Banes. Montaba caballo y hacía trabajos en el campo. Un buen día llega a su casa un radio, algo sensacional para aquellos tiempos. Ese aparatico le causa curiosidad y por ahí le fue entrando la vocación.

Tiempo después acostumbraba a visitar los alrededores de la emisora de Banes, conoce por casualidad al locutor Alfredo Varona Pérez. Ya Franco estudiaba bachillerato y, entonces lo invita a que podía ser locutor por su voz apropiada. Franco va a ensayar a la emisora y a los pocos días ya lo reconocían entonces comienza haciendo cosas los domingos por la tarde, hace entrevistas, comentarios, programas musicales.

Franco llega a la capital en 1956 con las intenciones de estudiar medicina, pero las condiciones políticas no le permitieron ese objetivo. Aprovecha y estudia inglés, contabilidad y taquigrafía, oficios muy útiles para trabajar donde quiera, en aquellos tiempos. Entonces logra trabajar en bancos y compañías de seguro.

“Mi gran momento llega con la Revolución en 1959; primero comienzo a trabajar en el Banco Nacional de Cuba, hasta 1966, entonces localizo una convocatoria en Radio Reloj y apruebo. Conozco en esa emisora a César Arredondo y, desde eso momento cabalgamos juntos por la radio. En Radio Reloj me mantengo haya 1968, comienzo a tener problemas de la vista”.

Pasado estos avatares de la salud, al poco tiempo llega a trabajar a Radio Liberación, hacía algo en Radio Progreso y Radio Rebelde. Esta es la etapa en la que lo conozco en programas públicos Amanecer cubano con Los Compadres, Caravana, Fiesta en el aire, Sorpresa.

            Ya en 1984 se unen Radio Liberación y Radio Rebelde y Franco es la voz de plantilla que identifica a la emisora que tiene un despegue de alta calidad técnica y alcance internacional.

En Radio Rebelde trabaja en el programa Haciendo radio, con el uruguayo Ibarra. Hace entrevistas en la calle hasta que en 1986 comienza el programa cultural Así, con personalidades de la cultura.

Franco tenía una voz muy radial, vibrante, con una velocidad asombrosa. “Yo hago una locución con mucho ritmo, como se exigen en los tiempos modernos”.

Con ese estilo llegó a ser animador en un festival de la Canción Popular Varadero, y lo invitaban a muchos eventos en los que interesaba una voz como Franco Carbón, un hombre de la radio.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *