El día mundial de la televisión

Por: Rafael Lam

El Día Mundial de la Televisión se celebra  todos los  21 de noviembre. Fue proclamado en 1996 por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el objetivo de promover el intercambio mundial de programas sobre paz, seguridad, desarrollo económico, cuestiones sociales y culturales. En estos largos meses de pandemia la televisión, en que ciudades enteras tuvieron que confinarse por cierto tiempo y, la televisión era el mejor medio de conectarse casi todo el día con las personas que se pasaban la jornada en gran soledad. Esta vez, como nunca comprendimos el valor que tiene la televisión entre los pueblos para todo tipo de intercambio en las comunicaciones masivas.

La televisión sigue siendo la mayor fuente de consumo de vídeo. Aunque los tamaños de pantalla han cambiado y las personas crean, publican, transmiten y consumen contenido en diferentes plataformas, el número de hogares con televisores en todo el mundo continúa aumentando.

La interacción entre las formas emergentes y tradicionales de transmisión son una oportunidad para crear conciencia sobre los problemas importantes que enfrentan las comunidades y nuestro planeta.

Es por ello que las Naciones Unidas proporcionan un conjunto de productos y servicios multimedia que cubren el trabajo de la Organización alrededor del mundo, ya sea para el consumo del público en general o para apoyar el trabajo de los medios de comunicación internacionales

Gracias a su gratuidad como también a su fácil acceso permite que millones de personas de todo el mundo puedan recurrir a él inmediata y fácilmente. La televisión es en muchos casos criticada por considerarse que ha reemplazado el interés de las personas por otras formas de comunicación que pueden requerir más tiempo, que pueden parecer más aburridas o más lentas, etc. Sin embargo, la televisión permanece aún hoy en día (con el gran desarrollo de internet) como un medio de comunicación mundialmente accesible y cuya importancia radica en el hecho de que permite conocer noticias, entretiene y utiliza lenguajes accesibles para miles de personas en todas partes. Antes que llegara el internet y todos los adelantos masivos de hoy día, ya la televisión estaba en todos los rincones del planeta.

 Todavía hay muchas personas en el mundo analfabetos, en términos culturales: para acceder a un periódico era necesario saber leer y escribir mientras que para ver televisión no. Además, la televisión se maneja con lenguajes mucho más informales, accesibles y visualmente atractivos o dinámicos, por lo cual su llegada es mucho mayor que otros medios como la radio o el periódico, ciertamente limitados a un solo tipo de soporte.

Téngase en cuenta que una obra de televisión que tenga éxito llega hoy en Cuba, a más público que se represente más de treinta años seguidos en la misma sala. Esto ocurre casi todos los días y, en ciertas ocasiones, varias veces durante una misma noche.

Por supuesto que, el desafío de nuestro tiempo se debate entre la cantidad y la calidad; es por eso que la televisión se ha convertido desde hace mucho tiempo en una de las industrias más poderosas del arte y la cultura mundial.

La televisión es un medio que influye muchísimo en la forma de pensar y actuar del ser humano, tal vez no nos demos cuenta ya que actúa en nuestro subconsciente, pero afecta también las acciones que acostumbramos a hacer.

Saber qué es lo más indicado para los televidentes, saber qué es la verdadera calidad, qué es lo verdaderamente adecuado es una tarea bien  compleja todavía no resuelta. Es por eso que la televisión tiene que estar compuesta por las inteligencias más competentes de la cultura de un  país. Nada hoy día puede hacerse en la televisión sin el concurso y el consenso de un gigantesco equipo. Todo resulta costoso; pero siempre sería poco lo que se haga por la televisión un medio para todos.

A veces un simple evento cultural resulta más costoso para cientos de personas que lo que cuesta un  espacio de la televisión. Hay que saber qué es lo más conveniente, sigo pensando que la masividad merece todo el respeto por encima de las élites. Hay que pensar en aquellas palabras del poeta español Antonio Machado: “Pueblo es Don Miguel de Cervantes Savedra, Skakespeare, Mozart, Picasso, Chaplin y todos los demás”.

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

En Youtube

  • Tenemos una newsletter en la que te actualizamos de lo noticioso de la semana. Si lo deseas puedes suscribirte aquí
  • También puedes suscribirte a Zona Podcast y escuchar nuestros contenidos
¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *