¡Qué suerte tiene el cubano! (+Video)

Por: Rafael Lam

Foto: Tomada de Internet

Hay una frase que se acuñó desde la película de 1953, Qué suerte tiene el cubano, el guión es del argumento de Yeyo Arias y José Sanabria, en el que don Perfecto (Armando Bringuier), empedernido jugador, apuesta su casa en una partida de póquer con Rodolfo (Ernesto Gali) y la pierde. El ganador, para devolverla, exige que le permita casarse con su hija Martha (Aidita Artigas), cantante de cabaret. El novio de Martha es llamado Luis (Armando Bianchi). Rodolfo que está locamente enamorada de ella, intenta ganarse por todos los medios su simpatía. Los intentos de Rodolfo no se logran, entonces acude a su chofer Enrique Arredondo para que lo haga por él.

Por otra parte, Luis (Armando Bianchi) busca a una tía rica llamada Tecla (Alicia Rico), la única capaz de solucionar aquel conflicto. A través del investigador italiano Giuseppe (Hugo Monte) logra localizarla como Petronila Pérez, vendedora de perros calientes, que ignora su verdadera identidad por sufrir de amnesia. Después de algunos contratiempos logran recuperar la vivienda, obtenida en una partida con las cartas marcadas de lo cual tiene pruebas. Martha y Luis podrán unir sus vidas en un altar.

Las peripecias de la trama fueron traducidas al guion técnico por el actor y cantante Ramón Gómez Kemp, que regresaba de México con cierta experiencia en esas cuestiones y pronto desempeñó las funciones de director general de televisión en el canal 6 de CMQ.

Enrique Arredondo hace su primera presentación ante las cámaras, pintado de negro del teatro vernáculo. Arredondo pidió como honorario que lo utilizaran en la propaganda de la película, lo cual le escribiría para promover su compañía de teatro.

En el elenco estuvieron además, José Sanabria (el gallego Lanusa), el chino Wong (vendedor de telas), Ángel Vilches, Sandra Haydée, la orquesta de Orestes Satos, el declamador Luis Carbonell quien interpreta Epabílate Mariana, de Rafael Sanabria. También se reconoce a la bailarina Aidita Artigas, aunque no pudo brillar como actriz.

Siete números musicales fueron insertados en la película: Que suerte tiene el cubano de Orestes Santos, Soy puro mexicano de Pablo Galindo, cantada por Pedro Vargas anunciado como el Samurái de la canción, Me voy para Nueva York, de Orlando de la Rosa, Gracias para rumbear de Obdulio Morales interpretada por Aidita Artigas, María Cristina de Ñico Saquito Trío Servando Díaz, Baila mi mambo Caridad Márquez por las Hermanas Márquez, Las chiquitas del Doblar de Obdulio Morales por las Mamboletas y Que rico mambo de Pérez Prado con coreografía de Rodney.

El estreno de la película en unos once teatros fue grandioso, del 30 de abril al 6 de mayo de 1951. Como propaganda se presentó una gigantografía del negrito Enrique Arredondo. Catalogaron la película como un sainete criollo, hilvanado con alicientes festivos, música agradable, canciones, bailes, sin otra pretensión que hacer pasar un buen rato a los espectadores. La película logró una buena taquilla, al menos fue bien compensada económicamente. Era el cine de entretenimiento de aquella época.

 

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas