Leo Brouwer y la música en el cine

Por: Rafael Lam

Como uno de los iniciadores del ICAIC, Leo Brouwer  encontró dentro de este espacio todo el apoyo deseado. Desde octubre de 1960 hasta fines de 1962, con solo 21 años, fue el primer director del Departamento de Música del ICAIC.

Muy pronto Leo fue llamado para que musicalizara algunas de las primeras películas, ya emblemáticas. De esta manera sentó las primeras relaciones con los cineastas Tomás Gutiérrez Alea, Julio García Espinosa, Oscar Valdés, Jorge Fraga, Eduardo Manet, José Massip, Roberto Pandiño, Manuel Octavio Gómez, Fernando Villaverde y otros.

“Tú eres el músico que necesitamos aquí”, le expresó la dirección del organismo.

Según lo planteado por él mismo, su  identificación con el cine viene de mucho antes, en su etapa de juventud temprana, cuando era miembro fundador del Cine Club Visión de la Víbora, y del Grupo creativo de la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo, integrada por figuras que después abrieron el camino del cine cubano de la Revolución.

Leo le debe al séptimo arte algunas formas composicionales de su música: “en general el cine es mi cuna; se trata de un arte que me ha sido enormemente útil desde el punto de vista de la creación. Todos sabemos que el compositor de música para cine necesita una cultura muy vasta que le permita ampliar el campo visual. Escribir música para cine me llevó a cambiar patrones en la manera de componer. El que compone música para obras de concierto, lo hace sobre la base de fórmulas estrictamente musicales. A mí nunca me ha interesado hacerlo así, hago analogías en forma geométricas, estructuras arquitectónicas, formas biológicas de la naturaleza o estructuras novelísticas. El cine me permite todo eso.”

El compositor  estima que la utilización de la música contemporánea en el cine es muy efectiva, aunque este no es definitivamente su campo, a pesar de que se diga lo contrario. “El cine como arte polidimensional necesita de todos los estilos, aún en las élites, el compositor debe manejar todo este repertorio sonoro para el cine”.

Existe en el libro La música, lo cubano y la innovación, un capítulo dedicado a “La música en el cine cubano”, un material de estudio para los investigadores de la música en el cine.

Espero que si algún día se hace la historia del cine cubano, se dedique un  capítulo especial a la música escrita por compositores para la banda sonora de los filmes . Donde sin dudas no faltaría la figura de Leo Brouwer, quien ha publicado diversos trabajos en torno a esos dominios en la revista Cine Cubano y Pensamiento Crítico.

Además de sus creaciones musicales en muchísimas películas y documentales, especialmente para Santiago Álvarez, el músico se destacó  el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC (GESI).

 

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas