La crítica en Lucas: un espacio muy necesario

¿Te Gusta?

A siete años del fallecimiento de Rufo Caballero, la dirección del proyecto Lucas no ha podido encontrar a otro especialista que realice la labor de análisis del video clip cubano

 

Por: Maya Quiroga

Hace veinte años nació el proyecto Lucas, la obra mayor que soñó y ha logrado materializar, contra viento y marea, Orlando Cruzata. Nada le ha puesto frenos a la imaginación de la tropa comandada por Cruzata, un hombre culto, amante del cine y de la música, un creador visionario que ha sabido granjearse el cariño de quienes lo conocen.

Muchos han sido los colaboradores de este proyecto cultural que tuvo como génesis a los programas musicales Video On y Hecho en casa. Uno de esos fieles colaboradores fue el crítico Rufo Caballero quien, en 1996, apareció por vez primera en el espacio Video On desde donde emitía sus criterios, acerca de los videos clip de factura internacional y del entonces incipiente movimiento audiovisual en la Mayor de las Antillas.

Ya en el 2004, la sección de Rufo se consolida con su nombre definitivo: El Caballete de Lucas. Allí el especialista desentrañaba los invisibles tejidos que iban conformando lo que llegaría a ser el boom del video clip nacional, un proceso que ha ido in crescendo si se tiene en cuenta que en 2017 concursaron en la gala de Los Lucas más de 326 videos en comparación con la treintena de clips presentes en las competencias de la década de los 90.

Durante seis años Rufo ejerció el ejercicio de la opinión con valor, sin hacer concesiones ni compromisos y poniendo en alto su concepto de la ética. Dejaba así un legado que ha marcado a las nuevas hornadas de realizadores, y, por qué no, también en los noveles críticos que en los últimos tiempos han llegado al proyecto Lucas en calidad de jurados.

Desgraciadamente, el 5 de enero 2011, Rufo partió definitivamente. Han pasado siete años  y la dirección del proyecto Lucas no ha podido encontrar a otro especialista dispuesto a continuar la labor de “abogado del diablo” que Rufo llevaba magistralmente desde El Caballete

Con el nacimiento del Canal Clave se han multiplicado los programas musicales con algunos presupuestos similares a Los Lucas pero que se limitan solamente a la parte promocional de los realizadores y músicos.

Desde la prensa escrita, digital, radial o televisiva tampoco se le dedica mucho espacio al análisis a los videos clips ni nacionales ni foráneos lo cual pudiera ir en detrimento de la formación de los nuevos realizadores cubanos y de los públicos más jóvenes.

Como escribió Cruzata en el libro Lucas. 15 años (editorial enVivo, 2012), las grabaciones de El Caballete mantienen una vigencia total, “son clases magistrales de estética y filosofía, con un amplio sentido democrático de apreciar la vida, lo cual guarda estrecha relación con el proyecto”.

En cierta ocasión, me acerqué al creador de Lucas y le comenté que sería interesante rescatar en un DVD algunas de esas grabaciones de El Caballete para poder socializar los tantos saberes que Rufo compartió con los “teleluqueños”, durante un período fecundo de su existencia.

Otra variante podría ser publicar un libro donde se recojan las transcripciones de esa sección que acompañaron las tardes de domingo entre 2004 y 2010.

El mejor homenaje a Rufo, en el cumpleaños veinte de Los Lucas, sería crear un nuevo  Caballete, quizá con otro nombre y otras características, pero que como su precursor sirviera de brújula para que los públicos pudieran decantar los videos artísticos de los que, verdaderamente, no lo son.

 


¿Te Gusta?

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas