La Cadena Nacional de Radio

Por: Bruno Suárez Romero

Dentro de las funciones del medio radial está el brindar cobertura a los eventos públicos oficiales que concentran a un grupo numeroso de personas. Como referencia tenemos: discursos, revistas militares y desfiles.

En este tipo de trabajo los realizadores parten de la existencia de un suceso social el cual  se debe amplificar a través de la radio, sin ensayo previo.

Podría pensarse que la radio no es un medio ideal para transmitir alguno de estos eventos, llenos de colorido y fuerza, desde la imagen, pero, por el contrario, se hace indispensable incluirlos como parte de una programación al servicio de la comunidad.

Tal inclusión está en estrecho vínculo con el alcance que aún posee la radio y la posibilidad de que esa información se traslade a largas distancias, una condicionante tecnológica que es aprovechada, además, por el resto de los medios que toman a la radio como fuente.

El lenguaje radiofónico se constituye de varios eslabones de una cadena que tipifica una forma exclusiva de expresarse con la palabra y de exponer el resto de los recursos del medio.

En este tipo de eventos la radio busca poner en antena las voces de los presentes en la concentración. Esa es la fórmula radial de mostrar el colorido y la imagen del suceso. El acompañamiento de los ambientes sonoros ofrece la profundidad de los entornos.

Publicar estos eventos en la radio ofrece una alternativa en la búsqueda de información, además de ser una variante económica en la proyección oficial del hecho. Es habitual en nuestro país que estas transmisiones se realicen formando cadenas radiales, o sea, enlaces entre dos o más emisoras a nivel provincial o nacional.

La realización de una Cadena Nacional de Radio implica una alta responsabilidad para los profesionales que laboran en ella. En primer lugar los técnicos, que garantizan la presencia de la señal en los distintos puntos, junto a locutores y periodistas, responsables de describir, crear imágenes con la palabra y llevar al aire los criterios de los participantes.

Un ejemplo cercano a este comentario es el desfile del Primero de Mayo. La transmisión se genera en un espacio amplio que incluye varios kilómetros. La radio coloca sus puntos de emisión a lo largo del recorrido, en cada uno de estos puntos un periodista o un locutor comunica a la audiencia lo que es capaz de percibir.

En nuestro país la Cadena Nacional de Radio se realiza tomando a Radio Rebelde como planta matriz. A ella se pueden sumar tantas emisoras como sea necesario en dependencia de la intencionalidad del mensaje.

La Cadena ha resultado, a lo largo de los años, el escenario sonoro de grandes acontecimientos sociales de nuestro país. Al conformarse proyecta hacia el éter un acontecimiento trascendental.

Su condición de patrimonio es innegable, aunque pocas veces hayamos reparado en esto, al apreciarla solo como el soporte y no como parte de la génesis y conservación del hecho histórico.

 

 

Foto: Omara García Mederos/ACN)

 

 

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas