Museo Nacional de la Música: un tesoro nuestro

Por: Taissé Del Valle Valdés

Fotos: Juan Carlos Borjas

A la entrada de La Habana Vieja, en la calle Capdevila No. 1 entre Habana y Aguiar, se erige majestuoso el Museo Nacional de la Música. Sobre la historia de este inmueble y los pormenores de su actual restauración, la prensa conoció hoy durante el recorrido realizado por el Ministro de Cultura Alpidio Alonso junto a otros directivos.

Se trata de un palacete del siglo XX que perteneció a la familia Pérez de La Riva y Pons, rico comerciante criollo de la época. El arquitecto José Ramón Linares, más conocido como Pepe Linares hurga en su memoria de 56 años al servicio de la cultura. Y es que Pepe, Dr. en Ciencias sobre el Arte por la Universidad de Las Artes, ha permanecido cerca del museo desde el lejano 1971.

“Este edificio perteneció al Ministerio de Gobernación durante el Machadato, lo que hoy es el Ministerio de Relaciones Exteriores. Con el triunfo revolucionario pasó a ser para los guardafronteras del Ministerio del Interior. Hasta que en 1971 la musicóloga María Antonieta Henríquez lo recupera como lo que es hoy. De ahí fue dirigido por otra entrañable musicóloga cubana, la Dra. María Teresa Linares, hasta la actualidad a cargo de Jesús Gómez Cairo.

“Por su emplazamiento y valores arquitectónicos el edificio eclético es uno de los más importantes de La Habana. Cuenta con una majestuosidad extraordinaria. Nuestra intención es volver a rescatar lo que ya estaba, es decir, la esencia del edificio. Insisto mucho en la climatización del lugar, sobre todo para preservarlo del ruido ambiental”, apuntó Pepe Linares.

Esta es la segunda restauración del museo en la que participan el Ministerio de Cultura (MINCULT), el Fondo Cubano de Bienes Culturales, el Instituto Cubano de la Música y la Oficina del Historiador de La Ciudad.

En total serán siete salas, agrupadas en tres pisos y que responderán a los siguientes ejes temáticos: Antecedentes, Pianística, Instrumentos mecánicos de música, Música de concierto, Música Popular, Cancionística y Guitarra.

Se atesorarán un aproximado de medio millón entre documentos y grabaciones y, más de 6883 bienes muebles. Además, se logró incluir como parte del propio museo la casa natal de Julián del Casal, ubicada frente a uno de los laterales del lugar.

En el edificio el visitante podrá encontrar muebles arquitectónicos que pertenecieron al primer Conservatorio de Música, reproductores mecánicos, instrumentos arará, radá haitianos, congos o bantú, españoles, así como el fondo de la familia Hubert de Blanck.

Durante la visita, el ministro expresó: “en medio de todas las carencias es un acto heroico asumir la restauración de esta obra que integra el gran programa dentro de las prioridades del MINCULT. Creo que sería difícil encontrar una manifestación más poderosa que la música dentro de la espiritualidad de este país”.

De igual forma, ratificó el compromiso con la conservación del patrimonio musical cubano desde la gran colección de tambores Fernando Ortiz y las salas dedicadas al folclor que forman parte de nuestra historia cultural.

“Este museo tendrá vida cultural propia, sala de conciertos, biblioteca y un centro de información, puestos al alcance de nuestro pueblo y de los investigadores. Valoramos mucho cómo los músicos cubanos se encargaron de proteger nuestro patrimonio musical, desde antes del triunfo revolucionario. No se ha escatimado esfuerzos, a pesar del injusto bloqueo. Esta es una de las áreas que más sufre por la imposición del bloqueo. Creo que este sería un regalo extraordinario para los 500 años de la ciudad”, concluyó Alpidio Alonso.

Una vez concluida su restauración que se prevé sea para 2019, el Museo Nacional de la Música se convertirá en un sitio de obligada referencia para los interesados en el desarrollo histórico de la música y los instrumentos musicales desde el siglo XVI hasta la pasada centuria en Cuba.

Con información del sitio web del Ministerio de Cultura de Cuba.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas