Tropicana en el cine

Por: Rafael Lam

Foto: Tomada de Internet

El cabaret Tropicana, un paraíso bajo las estrellas, celebra su cumpleaños 79, justo el 31 de diciembre y se prepara para su aniversario 80, en el V Centenario de La Habana. En agosto de 1956 comenzó el rodaje en locaciones seleccionadas de La Habana, del filme mexicano Te sigo esperando, dirigido por Tito Davidson. Entre las locaciones se seleccionó el cabaret Tropicana. Aunque esas secuencias fueron breves, es un material histórico porque se trata de escenas del mítico cabaret cubano.

¿Qué sucedía en el cabaret Tropicana y en La Habana en ese momento de agosto de 1956?

Para ello acudo al libro Tropicana, un paraíso bajo las estrellas de este redactor y compruebo que el 30 de agosto de 1956 se estrena la revista En serio y en broma, con temas del teatro Alhambra, del Barrio Chino, con la vedette Blanca Varela y el cantante Wilfredo Fernández, Las Hermanas Lago, El cuarteto Los Faxas y la pareja de Ana Gloria y Rolando. Como plato especial se presentaba en un recital el pianista famoso Liberace.

Carlos Faxas me contaba que, en esa fecha, los cuartetos habían alcanzado mucha popularidad, ya eran famosas Las D´Aida y muchos grupos vocales. No olvidemos que, en esta fecha, la música cubana estaba en su cenit, había llegado a su máxima expresión. Durante esos días andaba por La Habana nada menos que el monstruo del cine Marlon Brando, Edit. Piaf, Maurice Chevalier, Nat King Cole. Ninguna ciudad del planeta tenía a esta constelación de estrellas en sus cabarets. Otras figuras eran María Félix, estrella del cine mexicano, Pedro Vargas, José Mojica, Jacqueline Francois, Katerina Ranieri y Billy Daniel.

Volviendo a la película Te sigo esperando, diremos que el equipo técnico-artístico fue traído expresamente desde los estudios San Ángel de México, también el team completo de cámara según datos de Luciano Castillo. A la cabeza del grupo estaba el director de fotografía Agustín Solares. El productor Gregorio Walerstein a nombre de la compañía Folmex estaba en contacto directo con Octavio Gómez Castro, gente de distribución la Distribuidora Continental. Ellos consideraban que era de gran importancia filmarla en La Habana tomando en cuenta la importancia de reunir dos figuras tan luchadoras por la superación fílmica mundial: Libertad Lamarque y Arturo de Córdova, unidos en el afán de interamericanizar el cine mexicano.

Para esta película se contrató a figuras cubanas como María Antonieta Pons, Carmen Montejo, Dalia Iñiguez y el editor Mario González, que tenía un lugar conquistado en el cine mexicano.

La propaganda comercial del estreno de la película Te sigo esperando apareció en la portada de Cinema y la anunciaron como una película cubano-mexicana. Se presentó por gestiones de la Continental, a través de los cines Fausto, Reina, Cuatro Caminos, Santo Suarez, Olimpic y Atlantic.

El conflicto argumental de la película giraba en torno al amor que perdura en una pareja madura, separada durante años cuando él para escapar de la persecución de unos maleantes, se ve obligado a refugiarse en Cuba. Con la finalidad de mantener a sus hijos, su esposa trabaja como cantante. Un aliento optimista recorre la historia de este hombre abatido y desorientado carente de fuerza moral para retomar el amor puro que no supo apreciar oportunamente.

Aunque Arturo de Córdova intervino en varias filmaciones en La Habana, la mayor parte de las secuencias fue solucionada en estudios mexicanos con la socorrida back proyection de imágenes de la capital de la Isla a través de la ventana.

Para terminar, recordamos que en los tiempos más recientes se filmó en Tropicana la película Kleines Tropicana (1997), escrita por Eduardo del Llano, música de Edesio Alejandro, dirigida por Daniel Díaz Torres. La trama está dedicada a una historia policiaca de espionaje cuyo origen se remonta al cabaret Tropicana.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas