A Churrisco: artista del humor y de la radio

Por: Bruno Suárez Romero

El Premio Nacional del Humor, Octavio Rodríguez Fernández (Churrisco), falleció este 8 de abril dejando en el recuerdo del público la impronta de su trabajo en el teatro, el cine, la televisión y, de manera muy especial para nosotros, en la radio.

Muchas veces nos contó de sus incursiones en las hijuelas del estelar de Radio Progreso Alegrías de Sobremesa y de cómo adecuaba sus monólogos al lenguaje radiofónico al sustituir la dramaturgia de la gestualidad por tonos, énfasis e intencionalidades con la voz. Al respecto decía haber observado el desempeño en el humor radial de Aurora Basnuevo y recibido consejos del maestro Alberto Luberta.

Logró Churrisco establecer una línea de trabajo para la radio que lo llevó a presentarse con sus monólogos en varios shows de diferentes emisoras. En los archivos de estas se guardan con celo algunos de esos espectáculos.

Otro de los espacios radiales donde Churrisco tuvo una participación sistemática fue en el gigante humorístico de Radio Rebelde, Humor Mix. En diversas ocasiones actuó junto al elenco habitual, integrado entre otros actores por Orlando Manrufo (Mariconchi) y Ernesto González (El Flacomímico).

En este programa Churrisco hizo gala de su capacidad para improvisar en el intercambio hilarante con otros actores. Sabía cuidar desde la palabra la calidad humorística de lo que expresaba, interpretando con profesionalidad el cuándo decir, qué decir y en qué momento dejar decir a su contrapartida.

Esa notable marca de su trabajo quizás venía del linaje familiar que siempre reverenciaba, el hecho de ser sobrino de Leopoldo Fernández (Tres Patines), principal figura del antológico humorístico radial, La tremenda corte.

En el año 2005 Octavio Rodríguez Fernández, se estrena como conductor de un programa especializado en Radio Taíno al que él mismo bautizara como, El gusto es mío. Era un espacio de entrevistas a personalidades cuya obra tuviera vínculos con el humor. Entre una gran gama de invitados estuvieron: María de los Ángeles Santana, Rosita Fornés, Carlos Ruiz de la Tejera y en una ocasión muy especial Luis Carbonell, emisión que fuera laureada en el Festival Nacional de la Radio 2006.

Era Churrisco un ferviente militante del activismo cultural y con frecuencia hacía uso de la radio con ese objetivo. Muy valiosos fueron sus aportes a la Estación de la risa, de la revista Estaciones, de Radio Rebelde para la cual donó importantes archivos sonoros que conservaba gracias a otra de sus pasiones, el coleccionismo.

Churrisco parodió en alguno de sus monólogos los rituales asociados a la muerte, siempre con un fino humor, ética y profundo asentamiento filosófico.

Su decisión personal fue la de irse silencioso y sin pompas, pero sabemos que no pasará como estrella fugaz a un firmamento lejano. Octavio Rodríguez Fernández (Churrisco), estará siempre presente en la memoria del público cubano y de sus compañeros, quienes lo recordaremos como uno de los artistas del humor más entregado y culto de todos los tiempos.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas