Documentales sobre Pintores. Bienal de La Habana

En ocasión de las festividades de la XIII Bienal de La Habana, es bueno recordar que sobre muchos de los pintores cubanos se han realizado documentales que ayudan a conocer mejor a esos artistas del pincel y la huella dejada en las artes plásticas.

Humberto Solás en la década de 1970 realizó un documental en la residencia de Wifredo Lam, en Marianao, donde se cree que pintó La Jungla. Es un valioso material sobre la vida del artista de Sagua la Grande, en el cual podemos verlo en su trabajo creativo en una de sus residencias en Italia.

En continuas visitas a la Isla exhibió pinturas, dibujos y grabados en galerías y museos entre 1962, 1963, 1966 y 1977. En 1967 fue uno de los artífices del traslado del Salón de Mayo de París a La Habana. Una selección excepcional de su imaginario se ha mantenido de modo permanente en el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana. De esa experiencia el Icaic conserva muy buenos materiales.

En 1989, Senobio Faget le dedica un documental a Carlos Enríquez Gómez. Pintor cubano de grandes cualidades naturales, nacido en Zulueta, el mismo pueblo del cantante Ñico Membiela. Carlos fue un rebelde del pincel que formó parte del grupo de pintores que por los albores de 1925 rompieron con todo el academicismo para crear un estilo nuevo dentro de la pintura cubana. Considerado como uno de los más grandes artistas de la plástica cubana de la primera mitad del siglo XX.

Su desbordada sensibilidad lo lleva al ejercicio literario y publica su primera novela Tilín García. Por esta fecha comienza a vivir en su finca de las afueras de La Habana que bautizara con el nombre de Hurón Azul. En la década de 1940 escribe otras novelas: La Vuelta de Chencho y La Feria de Guaicanama publicada después del Triunfo de la Revolución.

Sobre René Portocarrero varios realizadores dedicaron algunos documentales de los cuales no encontramos los datos. En 1923 Portocarrero expone por primera vez un paisaje en el Salón de Bellas Artes de la Asociación de Pintores y Escultores de La Habana.

En 1924 recibe algunas clases de pintura en la Academia Villate de La Habana. En 1926 matricula la asignatura de Dibujo elemental en la Escuela Nacional de Bellas Artes de San Alejandro. Es en la década del 30 que comienza a darse a conocer en los medios artísticos. En 1934 realiza su primera exposición personal en la sociedad Lyceum de La Habana. Al año siguiente participa en la Exposición Nacional de Pintura y Escultura, primer salón oficial convocado por una dependencia estatal, en el que también participan pintores de vanguardia como Víctor Manuel, Amelia Peláez, Carlos Enríquez y Fidelio Ponce. En 1936 expone en la sociedad Lyceum una colección de dibujos, a los que se dedica con preferencia durante estos años. Posteriormente, expone otra colección, esta vez de 13 dibujos, en la Exposición de Arte Moderno, resumen de diez años de trabajo de los artistas de la vanguardia cubana. Colabora junto a Mariano Rodríguez en el Estudio Libre para Pintores y Escultores dirigido por el pintor y caricaturista Eduardo Abela, que pretendía transformar los métodos tradicionales de enseñanza artística de San Alejandro.

En 1940 realiza las viñetas para los catálogos de dos importantes exposiciones de arte cubano en la Universidad de La Habana: El Arte en Cuba y 300 años de Arte en Cuba; ilustra dos libros: Enemigo rumor, de José Lezama Lima y Solo de rosa, de Brull. Además, realiza las viñetas del catálogo de la exposición Arte Cubano Contemporáneo celebrada en el Capitolio Nacional. En 1942 colabora con las revistas literarias Nadie Parecía y Clavileño.

En 1950 realiza un mural al temple en un edificio en La Habana y comienza a practicar la cerámica junto a Wifredo Lam, Mariano Rodríguez, Martínez Pedro y Amelia Peláez en el taller de Santiago de Las Vegas. Hará pequeños murales y losas, vasijas y vajillas.

En 1957 realiza el mural en cerámica Historia de las Antillas para el Hotel Habana Libre y un mural en mosaico veneciano para la iglesia de Baracoa. En 1958 viaja por Francia, Italia, Inglaterra y Holanda.

En 1960 trabaja en el mural en duco sobre hormigón Figuras de teatro, en el vestíbulo de la Sala Covarrubia del Teatro Nacional, en La Habana. Se organiza la primera exposición retrospectiva de Portocarrero (1933-1960) en la Biblioteca Nacional José Martí. En 1961 comienza su serie de Paisajes de La Habana.

En la actualidad se graban spot, entrevistas, reportajes, documentales de muchos pintores de los miles que hoy tiene Cuba.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un comentario sobre “Documentales sobre Pintores. Bienal de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas