Sonando + en Cuba: nuevo proyecto audiovisual

Por: Maya Quiroga

Hace dos años no sale al aire el programa televisivo Sonando en Cuba y su público fiel lo está demandando. Ahora regresa con un nuevo nombre y la intención de convertirse en un proyecto cultural.

La edición del 2019-2020 contará con la producción del músico Paulo Fernández Gallo y el grupo Alternativo Art, liderado por el realizador Asiel Babastro, a cargo de la dirección del audiovisual del proyecto.

Además, se suman como patrocinadores la Empresa de Promociones Artísticas y Literarias (Artex), con su Agencia Clave Cubana, y la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem), que aportará parte de su patrimonio sonoro para la recreación de las obras a interpretar por los concursantes. Como aliado internacional está el Festival Fiesta de Italia que ofrecerá la posibilidad a uno de los ganadores de participar en su próxima edición.

Entre el 1ro y el 4 de octubre en la Casa de la Música de 31 y 2, del habanero municipio de Plaza de la Revolución, se harán las audiciones para el audiovisual Sonando + en Cuba. Podrán presentarse cantantes cuyas edades oscilen entre los 16 y 40 años aunque, de manera excepcional, se valorarán talentos comprendidos fuera de ese rango, anunció en un encuentro con la prensa Paulo FG, director general del proyecto.

Se mantiene el formato habitual del programa en sus temporadas anteriores lo que ahora Haila María Mompié, Mayito Rivera y Paulo FG no representarán a las regiones occidental, central y oriental sino que serán los mentores de tres equipos, cada uno con ocho concursantes.

Al respecto se ha pensado en otro diseño para las mesas de evaluación y selección de los finalistas con un jurado integrado por otros artistas: “Nosotros nos encargaríamos de darles instrucciones a los concursantes y prepararlos lo más posible para cuando tengan que enfrentarse al jurado”, anunció Paulito.

Acerca de la estructura del espacio informó que puede estar presente una sección donde se ofrezcan temas antológicos de otras culturas que han influido en nuestra identidad. “Por ejemplo, pudiera llamarse el Escenario internacional y ese día habría que cantar en inglés o en portugués”, acotó.

En esta ocasión el certamen llegará hasta las plazas públicas y los Centros Culturales de Artex y la Egrem para insertar a los nuevos talentos en el panorama musical nacional e internacional y en los principales circuitos de promoción.

Un anfitrión interactuará con varios conductores. Durante todas las noches habrá un invitado con el objetivo de potenciar a otros presentadores de televisión. “Pensamos en alguien con la dinámica de ese grande de la locución que fue Germán Pinelli y nos nutrimos de grandes programas de los años 60 y 70”, señaló Babastro.

A lo que agregó: “Vamos a revisitar estructuras de la televisión cubana tradicional y que constituyeron grandes éxitos. Además, los concursantes estarán inmersos en otras dinámicas pues tendrán que enfrentarse a la producción de un video clip durante el programa, a cómo se diseña la imagen del artista en función de esa puesta en escena y al final van a contar con su propio material promocional aunque no queden como ganadores”.

Ante la necesidad de grabar un disco con los contenidos que emanan de las acciones del programa, Paulo FG acudió a los sellos discográficos que contaban con la posibilidad de producir un fonograma.

Para esta nueva temporada los gestores del proyecto se han propuesto ofrecer un espectáculo diferente y más actualizado y luego adaptarlo a las diferentes necesidades, entre ellas las de la Televisión Cubana. “Este producto, principalmente es un espectáculo para el pueblo de Cuba. Esa es la esencia del programa”, sentenció Paulito.

Por último Babastro aclaró: “Es un placer tremendo asumir este programa que va a llevar la música cubana a países del área y de Europa. Lo más importante es defender la tradición en un escenario, acorde con los tiempos que corren, a las dinámicas y velocidades con que se consume hoy el audiovisual. Vamos a producir contenidos en 4K –en Cuba se transmite en HD–, con el standard visual de otras televisoras, pensando también en la puesta en escena internacional para salirnos de los márgenes locales”.

Una mirada a Sonando en Cuba

En opinión de Paulo FG, Sonando en Cuba ha devenido rampa de lanzamiento para la carrera de muchos jóvenes interpretes que hoy pertenecen a diferentes agrupaciones de música popular bailable como: Pupy y los que Son Son, Adalberto Álvarez y su Son, Bamboleo, Haila y su orquesta.

“Y realmente para nosostros es un orgullo, desde el punto de vista como creadores, encontrar que esas voces nuevas se conviertan en portadoras de un legado. Se llama Sonando en Cuba porque el mayor contenido que abunda en materia de repertorio es cubano y les trasmitimos a los concursantes todo ese acervo cultural que nos dejaron otros músicos.

“Se ha convertido también en una plataforma para creadores audiovisuales porque en este proyecto han trabajado diferentes directores: Rudy Mora, Manolito Ortega y Nelson Alomá. Ahora asume el reto el realizador Asiel Babastro, con el cual me he identificado mucho a partir de su trabajo en la música popular cubana con una estética muy particular”, concluye Paulo FG.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas