Una lección de periodista a periodista…

Por: Yeline Osorio

Fotos: Cortesía de la autora

Como periodista nunca se me hubiera ocurrido lanzarme a pedirle personalmente una entrevista a tan grande figura de la literatura universal. Ni a ninguna otra personalidad de la cultura cubana; solo porque siempre llevo en mi mente la anécdota del cuento del gato…que ya muchos conocemos el final.

Un NO sería muy desgarrador y desmotivador y más si lo escojo como tema para mi trabajo de tesis. Pero siempre hay quien te enseña que el triunfo de la vida lo saborean los osados. La recién graduada en Licenciatura en Periodismo Náyare Menoyo, una joven cubana muy sencilla me dio esta lección de vida desde su documental Leonardo Padura: una historia escuálida y conmovedora.

¿Por qué Leonardo Padura?

“Primero surge como para satisfacer un gusto personal. Yo estudié periodismo, recientemente me gradué el pasado mes de julio y Padura siempre fue para mí ese escritor favorito y era muy referencial en toda la carrera. Sin embargo, es una figura que está un poco ausente de la agenda de los medios. Entonces por ahí fui encausando mi gusto por el audiovisual y mi preferencia literaria; y bueno salió este documental bibliográfico. Además, sabía que Padura era un filón y que este tema era prácticamente virgen, solo estaba como antecedente un material hecho por su propia esposa Lucía, donde resalta la figura de Leonardo Padura como literato.”

¿Cómo llegas a Leonardo Padura el afamado escritor y filólogo cubano. El Premio Nacional de Literatura 2012 y Premio Príncipe de Asturias 2015? 

“…{risas} bueno lo busqué en la base de dato de Etecsa. Había muchas personas que se llamaban Leonardo Padura, porque en esa zona de Mantilla abunda ese apellido. Fui llamando persona por persona y calculé el rango de edad hasta que finalmente di con él. Le expliqué, le dije que era estudiante de tercer año de periodismo que estaba en un proyecto de tesis y accedió a abrirme las puertas de su casa, de su intimidad. Estuvo presente su madre, su esposa Lucía, sus amistades, me empapé de toda su historia de vida, hasta la de sus perros. Yo estuve casi dos años preparando el audiovisual, entre el tiempo de entrevista, las grabaciones y la planificación del guión.”

¿Qué resultados te han arrojado a ti como profesional?

“Primero me demostró a mí misma que me gusta la realización audiovisual y segundo me ayudó a sentirme como que estaba dando un paso muy importante y que ojalá sea el inicio de esa idea de terminar con el silencio de muchas otras personalidades no solo de la literatura sino también de la cultura, la ciencia y el deporte en Cuba. Que lamentablemente por alguna u otra razón están ya en el olvido”.

¿Qué aspiras con este gran logro que alcanza mayor valor al tratarse del primer documental dedicado a la vida y obra del escritor cubano Leonardo Padura?

“Yo ni siquiera sabía que sería expuesto mi trabajo en el Festival Internacional de Cine de La Habana. Para mí es un evento que prestigia y promueve lo mejor de lo audiovisual en Cuba y Latinoamérica. Ha sido una sorpresa participar en esta edición 41 del Festival y ver cómo el público responde a sala repleta cada una de las proyecciones que hemos tenido durante estos días. Y de aspirar…aspiraría a que el documental pudiera ponerse en otros festivales para expandir la historia no contada y romper el silencio.”

¿Consideras tu producto final un trabajo periodístico llevado al cine o un documental audiovisual tratado desde un género periodístico?

“Este trabajo más que periodístico le atribuyo un carácter audiovisual aunque hay recursos y estéticas del cine que hay que ir adquiriendo con la práctica. Desde el periodismo tiene herramientas como las entrevistas que pudiera convertirlo en un gran reportaje como bien lo aprendemos en la academia. Pero en realidad mi propuesta es un documental que viene del periodismo.  Aunque desde mi opinión el periodismo desde el audiovisual es un largo camino por recorrer y muchas veces poco explotado desde la Facultad. Por lo que quedan entonces algunas fisuras en ese sentido. Y sería muy bueno que se creara una simbiosis entre cine y periodismo.”

La joven periodista que se estrenó como documentalista en la 41 edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, más que un título, lleva en su haber la osadía de romper el silencio y el demostrar a los demás colegas que la profesión y los deseos de hacer están por encime de los miedos.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas