Los Van Van

Por: Rafael Lam

            Los Van Van arriban a su aniversario 51 este 4 de diciembre. En todos estos años les dedicaron varios documentales, videos y programas de televisión.

El primer documental se tituló Ya comenzó la fiesta, basado en el título de la canción que, en 1997, entre las actividades de la 1ª. Feria Cubadisco, inició el proyecto El son más largo del mundo, Record Guinness, no homólogo por tratarse de un país que no está integrado a  la industria musical de la sociedad capitalista.

Este primer documental fue una alianza Cuba-Argentina, con la conducción de Nathael Mergui y Patricia Ayala “La Peruana”.

El documental fue realizado para la celebración del aniversario 30 de la orquesta, en 1999, en el año en que le entregan su primer Disco Grammy por el CD Llegó Van Van (Van Van is here).

El segundo documental lo produce Bis Music de Artex y lo dirige Ian Padrón.

El tercer documental se titula Maestros, sobre entrevista a Samuel Formell, actual director de Los Van Van. Samuel hace un recuento de la trayectoria de su padre Juan en casi medio siglo de trabajo musical.

El cuarto documental lo dirige Bruno Suárez, en el 2020.

En todos estos documentales se han utilizado entrevistas a los integrantes de Los Van Van y algunos que otros especialistas y conocedores de la orquesta. Como siempre sucede en casi todos los documentales relacionados con la música, los realizadores no son conocedores de la historia musical cubana y se asesoran de algunos que, ni siquiera vieron, en su gran momento, a Los Van Van en la escena de los grandes éxitos, en la “balacera” de la música verdadera, hablando en el lenguaje de los salseros.

Para hablar de música bailable hay que estar en la mayoría de las presentaciones de estas agrupaciones que tocan esencialmente en el Salón Rosado de La Tropical, “Capilla Sixtina de la salsa cubana”.

De todas maneras, hay que decir que estos documentales son de enorme utilidad por los testimonios de sus integrantes y algunos especialistas, que no siempre son los más adecuados, como ya expresé.

Todos estos materiales de Los Van Van permiten captar, en alguna medida, el trabajo creativo de la banda, los conceptos musicales de Juan Formell, los avatares por dónde pasaron en estos más de 50 años.

En algunos momentos podemos observar aquellos primeros tiempos de Los Van Van, cuando César Pedroso ponía su parte esencial en la orquesta, José Luis Quintana llevaba la base ritmática, aunque nunca se ha visto la preponderancia inicial de un José Luis Cortés que tuvo mucho que ver en el despegue de la orquesta, sobre todo en España y zonas de Europa, en las que Los Van Van eran los grandes desconocidos (inicios de la década de 1970).

La vida musical de Juan Formell es digna de estudiarse, y estos documentales, en buena medida sirven para conocer ese mundo de música bailable que es parte del alma de la cultura cubana, aunque muchos, en todos estos años no lo hayan entendido así.

Tomando en cuenta que, Los Van Van han sido la banda líder en buena parte de este medio siglo, es necesario estudiar estos materiales y, decir que todavía la historia no termina.

La música bailable tiene secretos, misterios, historias no contadas. La música bailable no es un arte más, no es una cultura que hay que atender como otras.

La música bailable es parte de la salud, la alegría, el entusiasmo de un pueblo. ¿Hay algo más importante que estas tres palabras que he dicho?

Pero, hay más: La música popular bailable dio a Cuba la unidad, la identidad y la vida al pueblo cubano.

Por eso, cada año, a cada momento, hay que dedicarles documentales a las bandas de música bailable. ¿Qué esperamos para hacerles documentales a las mejores bandas de música popular bailable en Cuba?, ¿Qué esperamos para el gran documental de NG La Banda, creadora del género musical de la timba?

Desde la década de 1980 y antes, Pacho Alonso pedía a gritos que el Icaic dedicara parte de sus documentales a la música popular cubana, nada de eso se atendió a tiempo y hoy día, muchos cantantes, músicos, compositores y agrupaciones musicales se fueron sin penas ni glorias. Si tuvieron penas y glorias, pero no las plasmamos en documentales. Valga que, algunos “luchadores de la música cubana”, dejan en estos tiempos algunos libros para honra de la música y la cultura cubana.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *