Enrique Álvarez, la Postproducción y el Festival

Por: Lis Rivas

Junto a los españoles Pablo de La Chica, David Martínez, y el santiaguero Ronald Antonio Ramírez, Enrique Álvarez es otro de los integrantes del jurado de Postproducción de la segunda dosis del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.  

Álvarez, director de cine, quien cursara estudios de Teoría de la Comunicación y Dramaturgia en el campo de la cinematografía, ha participado en ediciones anteriores como jurado y concursante.

Este licenciado en Historia del Arte por la Universidad de La Habana es autor de las primeras obras de videoarte cubano: Espectador (1989), que obtuvo una Mención en el II Encuentro Nacional de Video y Mención Especial del Premio Memoria de la AHS. Por otro lado, Amor y Dolor (1990), Premio de Ficción del III Encuentro Nacional de Video, y Premio Memoria de la AHS en el Caracol 90.

Para el guionista, realizador de cine y televisión, y ensayista, el Festival Internacional de Cine de La Habana ha sido compañero de viaje durante casi toda su vida. Álvarez lo considera una puerta abierta a la creación y una alentadora oportunidad para impulsar carreras artísticas de jóvenes realizadores que buscan visibilizar sus obras.

Sentirse parte no ya de un acercamiento a las diversas perspectivas de creadores como lo es el Festival, sino a pasar a integrar nuevamente el jurado que evaluará las obras, supone un desafío para el cineasta.

En el 2016 fue precisamente Sharing Stela una de los filmes dirigidos por él que fue nominada a Mejor Película (Premio Coral) y ganadora del Premio Postproducción, una cinta que buscaba apoyo financiero para ser finalizada.

La importancia del premio de Postproducción, como lo afirma Enrique Álvarez, radica en la contribución que hace el Festival para darle el acabado final a películas que necesitan un cierre. En el caso de las premiadas, las empresas que colaboran con el Festival, sufragan la terminación de los proyectos que necesitan recursos técnicos para el momento de la postproducción.

«Lo bonito e importante de este premio es que son películas que muchas veces se hacen con muy pocos recursos, se filman, se montan y luego queda pendiente finalizar el sonido, la imagen, hacer copias, y todo lo que requiere una cinta para ser presentada, por lo que un premio como este contribuye a eso».

Enrique Álvarez

En ese sentido el realizador expresa sentirse muy feliz de conformar el jurado que va a ayudar a que una de esas películas tenga un buen financiamiento para su consumación.

«Concurren películas de ficción y de documental, se premia a la película de mejor calidad, que la gente merece ver, aquella que más consenso tenga por parte del jurado».

No obstante, dada la altísima calidad que caracteriza al programa de esta segunda etapa, no será fácil escoger la obra ganadora. La confianza podría depositarse en la experiencia de los jurados y en el justo consenso, validado en el poder de crítica de cada cual. Solo así, las observaciones determinarán la certidumbre del resultado y con este, el impacto esperado en el espectador.

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

En Youtube

  • Tenemos una newsletter en la que te actualizamos de lo noticioso de la semana. Si lo deseas puedes suscribirte aquí
  • También puedes suscribirte a Zona Podcast y escuchar nuestros contenidos
¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *