Rescatan obra de cine clubismo cubano revolucionario

Por: Maya Quiroga

En la década de los 70, el entonces joven actor Patricio Wood gestó desde su hogar, en una localidad al este de La Habana, la productora independiente Cojímar Film. Justo en esa época tuvo la posibilidad de dirigir y actuar en el cortometraje de ficción El homicida, junto al actor Pablo Marsán Pujol.

Este corto de apenas 8 minutos de duración, filmado en el año 1977, se inspira en un cuento de Onelio Jorge Cardoso. El audiovisual se conservó por varias décadas hasta que 42 años después se pudo editar.

El productor Santiago LLapur encontró oídos receptivos en el Instituto Cubano de Radio y Televisión gracias a la Ley del Creador Audiovisual y Cinematográfico Independiente. La producción ejecutiva fue asumida por Rafael Pérez Insua, director del Canal Cubavisión.

De la asesoría se encargó Luciano Castillo, Director de la Cinemateca de Cuba, y de la edición final Armando Alba, Director de Producción de Animados Icaic. El diseño de sonido y mezcla de estudio corrió a cargo de Glenda L. Martínez, Irina Carballosa y Velia Díaz de Villalvilla.

Según recordó el crítico Castillo, durante la presentación especial del cortometraje, en el Cine 23 y 12, en los años 70 y 80, la cinematografía aficionada cubana estaba representada por varios colectivos, que trataban de llevar adelante sus proyectos, liderados entre otros, por Patricio Wood y Jorge Luis Sánchez, quienes en aquella época soñaban con hacer cine grande desde el pequeño formato.

La obra de Onelio, el Cuentero Mayor, apenas ha sido llevada a la pantalla grande en Cuba, a pesar de que el escritor tiene argumentos interesantísimos, historias y personajes verdaderamente reveladores, dijo Castillo y agregó que los cineastas tienen miedo de acudir a las fuentes originales de este autor.

Acotó que Patricio buscó un relato muy tentador que, presumiblemente, es el primero de este escritor, más tarde jefe de redacción del noticiero cinematográfico Cine-Revista, donde se formaron Iván Nápoles, Tomás Gutiérrez Alea, entre otros creadores que después integraron el grupo fundacional del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic).

Quien le diera vida al personaje de El Brigadista, filmó esta obra con solo dos caracteres principales (Juan y Lico, a cargo de Patricio y Pablo, respectivamente). Además, aparecen brevemente la Muchacha (Olga Teresa Pérez Berra) y el Campesino (Alfonso González Muñoz).

“Éramos grupos aislados, apenas nos conocíamos, pero desde 1973 estábamos haciendo cine, precisamente a partir de que pusieran a disposición de nosotros cámaras silentes de 8 milímetros y así nos fuimos entrenando. En ese entrenamiento tropiezo con un grande de la literatura cinematográfica que es Kuleschov on Film, un libro que da el ABC del Séptimo Arte, porque todo este movimiento fue un ejemplo de autodidactismo interesante.

“Kuleschov daba un consejo: Es muy bueno acudir a la literatura para aprender a hacer cine. La primera vez que tuve en mis manos una cámara de 16 milímetros dije: ‘si la literatura es buena, voy a hacer algo sobre Onelio Jorge Cardoso’, porque era uno de mis amores. En mis venas estaba el amor por su literatura y todavía no he podido dar el paso de hacer un cine más allá de las fronteras de mis afectos”.

Patricio explicó que el cortometraje fue filmado con una sola cámara. “Esta escuela del cine aficionado me enseñó a poner mi sueño en función de las posibilidades”. Como utilería el equipo de trabajo solamente contaba con una piedra y un machete. Es una obra súper minimalista y casi naíf que en el momento de su filmación no tenía sonido.

El Homicida, Patricio Wood
El homicida, ahora telecineado por Marlén González y Leonardo Martínez, directora y editor respectivamente del Archivo Fílmico de la Televisión Cubana, será transmitido próximamente por Cubavisión.
Cartel: Juan Carlos Borjas

Su mayor valor es que rescata una de las primeras piezas del cine aficionado revolucionario de los 70, a cuya historia contribuyó, sin dudas, la productora Cojímar Film.

A finales de los 80, Patricio formó parte del Taller de Cine y Video de la Asociación Hermanos Saíz y posteriormente de la Federación Nacional de Cine Clubes de Cuba (FNCCC), constituida oficialmente el 5 de mayo de 1985.

La asamblea constitutiva se celebró, un año antes, en la Casa de la Cultura de Calzada y 8 durante la primera edición del Festival Cine Plaza. El primer presidente de la FNCCC fue el documentalista Santiago Álvarez. Mario Piedra era el secretario general, Jorge Luis Sánchez el tesorero, Félix Álvarez y Amado de la Rosa, los vicepresidentes. Mientras que los vocales fueron: Rolando Packard, Concepción Calá, Noel Buchillón, Miguel Secades, Alfonso Bandera y Víctor Peix.

Estamos en redes sociales:

Facebook

Twitter

Telegram

Youtube

¿Te Gusta?
 
 
   

Un comentario en «<strong>Rescatan obra de cine clubismo cubano revolucionario</strong>»

  • el 23 de septiembre de 2022 a las 11:31 AM
    Enlace permanente

    Acaben de reconocer q el primer cine club independiente existió en la década del 70 y lo dirigió Raymundo Torres
    Tuvo Miles de seguidores lo q paso q al ICAIC no le agrado quedarse fuera de esa existencia
    Ahora hay muchos q se autotitulan creadores de eso

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.