Agenda informativadestacadoradio

Contenidos y formas más atractivas en la comunicación audiovisual

Texto y fotos: Maya Quiroga

¿Cómo construir un show radial y televisivo?, se tituló uno de los paneles del programa de actividades del Concurso Caracol 2022 que se desarrolla, hasta el 28 de octubre, con el auspicio de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

En la sala Villena de la Uneac tuvo lugar un conversatorio, moderado por la periodista y crítica Soledad Cruz, que contó con la participación de Ismael Rensoli, Premio Nacional de Radio, la guionista Lil Romero así como los directores de televisión Víctor Torres y Orlando Cruzata.

Soledad promovió el debate a partir de una primera reflexión: la aparición de las redes sociales ha hecho que los públicos se fragmenten cada vez más debido a que hoy las personas se relacionan en grupos virtuales y se comunican a través de ellos. Sin embargo, la radio y la televisión todavía tienen una influencia en los públicos de mayor edad, dijo la crítica a manera de introducción.

Lil Romero, quien ha tenido la fortuna de ser guionista de espacios musicales producidos por RTV Comercial como: Sonando en Cuba, Bailando en Cuba y el Concurso Adolfo Guzmán, la telenovela Tan lejos y tan cerca y más recientemente, de la serie Valientes, entre otros, señaló que la sociedad actual se mueve por la lógica del entretenimiento.

“Estamos en una etapa de la televisión en la cual ya casi no existen los géneros puros. La Televisión Cubana puede ser profunda pero, generalmente, las personas dicen que es aburrida. Hay que explorar nuevas formatos a partir de dos tipos de promesas: ontológica (que se rige por ciertas leyes como en el caso de los concursos donde la gente espera conocer quién compite y quién gana) y una promesa pragmática”, indicó.

Lil acotó que muchas veces no se les presta mucha atención a los públicos y estos se sienten defraudados: “La gente está buscando unirse y hacer comunidades de sentidos alrededor de los programas. Y lo otro que siento: la gente está buscando afectividad, en un mundo globalizado, donde cada vez estamos más solos”.

Insistió en que no se puede pensar en un programa sin contar con una Estrategia 360 (propuestas diferentes para Instagram, Twitter y Facebook sin repetir lo que ya se concibió para la televisión tradicional).

En opinión de Rensoli, la cuestión no está tanto en la forma como en el contenido: “Somos muy malos contando historias. Me estoy refiriendo a las interioridades de nuestra historia, no necesariamente a los hechos heroicos. Puede haber historia en el campo del arte y la ciencia. Tenemos héroes anónimos que se nos escapan todos los días ante los ojos”.

El Premio Nacional de Radio acotó que lamentablemente algunos piensan solo en hacer malas copias de espacios de emisoras foráneas.

“Todo pasa por la cultura de quienes hacemos los productos audiovisuales que consumimos. Debemos estar cada vez más actualizados con los sonidos contemporáneos de nuestra juventud para hacer programas más atractivos y con más solidez en nuestro oficio. Me gustaría conocer los resultados de investigaciones sobre los problemas de la juventud para poder interactuar con ellos”.

El radialista manifestó que se puede construir un show sobre muchos temas, amén de la lectura superficial que se le da a ese término.

“En el año 1988 tuve la posibilidad de dirigir un noticiario que se llamaba Exclusivo. Su méritofue que convirtió el acontecer nacional en un espectáculo, partiendo del punto de vista que no se tocaba en otros medios: quiénes participaban, a quién se le ocurrió determinada iniciativa. El punto de atención rompía con lo tradicional”.

Rensoli recordó igualmente la experiencia del programa Ya Amaneció que dirigía Víctor Torres, quien llevaba las cámaras de televisión al informativo Haciendo Radio, de Rebelde. En su opinión fue una muestra muy interesante de la interacción entre dos medios que no son iguales pero lograban complementarse de manera muy atractiva.

Por su parte, el avezado director de espacios musicales señaló que en Ya Amaneció se hablaba de noticias culturales, deportes, se daba el parte meteorológico, los horarios de salidas de los trenes. Y todo eso a la vista de las personas que caminaban por la calle 23.

Torres agregó que los realizadores deben investigar y conocer los géneros televisivos y defender un punto de vista. A manera de comercial destacó que hoy en los sitios de redes sociales se pueden encontrar audiovisuales con diseños muy atractivos.

Se sumó al diálogo Cruzata, director del proyecto Lucas, un espacio que a lo largo de su vida se ha tenido que reinventar constantemente para lograr mantenerse en la preferencia de los jóvenes y adolescentes, interesados en los videosclips de sus artistas favoritos.

Cruzata explicó que el programa se vale de la ironía y el pastiche. Desde sus orígenes, el espacio rompió moldes al vestir a los locutores de negro, con gafas oscuras, con una determinada psicología y forma de hablar, algo que no tiene nada que ver con nuestra idiosincrasia y nuestro clima.

“El reto siempre ha estado en que los espectadores se diviertan. Por eso las entrevistas cada día tienen que ser más rápidas. Todo está sobre la base del show dirigido a los adolescentes. Estamos obligados a buscar fórmulas más cercanas a sus lenguajes. Otro reto es incluir todo tipo de músicas desde la folklórica hasta el reggaeton, siempre que no se incumpla con la política de programación de la televisión cubana”.

Luego de la intervención de Cruzata, Lil advirtió que los formatos actuales tienen mucho de aproximación a la visión del DJ, tal y como funcionan los Lucas que tiene unos rasgos de identidad clarísimos. “En el diccionario no existe la palabra teleluqueño pero todo el mundo sabe que son quienes ven el programa”.

Según la guionista, los formatos de entretenimiento deben proveer a los públicos de una plataforma de cocreación, con modos de participación real, porque los espectadores también se expresan y piensan.

“Debemos insertarnos en los medios, con las lógicas de la cultura pop, pero experimentando nuevos formatos desde una construcción colectiva de sentidos, ideológica, social y familiar”.

Lil confesó que el primer capítulo de Valientes tiene exactamente la misma estructura de La casa de papel, una exitosa serie española de Netflix, muy seguida por la juventud: “Si yo vacío de símbolos esa estructura, la puedo llenar con otros sentidos que nos interesa posicionar”, concluyó.

Estamos en redes sociales:

Facebook

Twitter

Telegram

Youtube

¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *