Festivales de la radio con impulso del verano

Por: Bruno Suárez Romero

El tema de los festivales es recurrente entre los radialistas de larga data a los que acompaña la nostalgia por aquella cita nacional, que tomaba como sede alguna provincia cada año.

Por razones económicas, ese Festival Nacional de la Radio dejó de realizarse y fue redireccionado hacia otras variantes que dieron como resultado final el nacimiento de la Convención de Radio y Televisión, evento de objetivos múltiples.

La añoranza del gremio radial está fundamentada en las mayores posibilidades de intercambio creativo que ofrecía la anterior organización del Festival.

El jurado, que tradicionalmente era integrado por notables figuras del medio (actores, locutores, periodistas y directores), sesionaba unos días antes en la provincia sede.

Con la llegada de los delegados, la fiesta se extendía incluso al contacto con la población en visitas a las zonas de residencia. Para este fin se contaba con el apoyo de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR).

Era un evento exclusivamente radial y brindaba la oportunidad de apreciar el movimiento cultural que se sustentaba en la existencia de estas citas.

Durante las reuniones pre-congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), se hizo énfasis en el tema de la recuperación del Festival y la Dirección Nacional de la Radio Cubana, anunció su reapertura en un lapso de tiempo breve.

Es importante señalar que, a pesar de la ausencia del Festival, los radialistas han mantenido, en casi todo el país, una chispa encendida y a lo interno de las emisoras, especialmente a nivel provincial, han procurado mantener, aunque de forma muy austera, este tipo de certámenes.

Un ejemplo de esto es el Punto Cero, auspiciado por la Asociación Hermanos Saiz y que ha logrado celebrar dos ediciones en menos de un año en Guantánamo, con presencia de delegados de varias provincias del país, siendo esta última de carácter competitivo.

Para su concreción los jóvenes organizadores han contado con el apoyo de la Dirección Provincial de la Radio, que ha puesto sus locales y a su personal en función de la actividad.

En este evento se ha procurado, como valor agregado, que sus participantes conozcan la cultura de la localidad a partir de recorridos por sitios relevantes del centro de la ciudad y otros espacios fuera de este marco, como es el célebre Zoológico de piedra.

De manera muy especial, los delegados tuvieron su encuentro con la historia al facilitárseles la llegada al Monumento de Playita de Cajobabo, en el municipio de Imías, sitio por donde desembarcaron Martí y Gómez en 1895 para dar inicio a la Guerra Necesaria.

El Festival Punto Cero sesionó durante los días 26 y 29 de junio y fue acompañado por el programa Haciendo Radio, de Radio Rebelde, el cual transmitió simultáneo al evento, con miembros de su colectivo integrando el jurado.

Este concurso laureó las especialidades de locución (femenina y masculina), la realización de sonido, el guion, la realización periodística, la dirección y otorgó el Gran Premio Fidelia Paz Román al espacio: Desde San Luís, de Radio Majaguabo, de Santiago de Cuba, por una singular emisión dedicada a la hayaca (tamal) como patrimonio inmaterial de la localidad.

La experiencia fresca de este encuentro debe ser revisada en la proyección del anhelado Festival Nacional de la Radio.

Al parecer, algunos sucesos concurrentes y la indiscutible combustión del verano han encendido energías. Ahora la radio de Artemisa estará de festival. En los próximos días comentaremos sobre la experiencia que se proyecta desde lo competitivo con pretensiones más abarcadoras.

 

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas