Nido de Mantis: historia, amor con elementos de thriller

Por: Maya Quiroga

Ya se exhibe en el circuito nacional de estrenos el largomentraje de ficción Nido de Mantis (2018, 118 minutos) con guion y dirección de Arturo Sotto, producido por Francisco Álvarez, en representación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), con aportes de entidades como Itaca Films (México) y Cottos Producciones S. R. L (República Dominicana).

Nido de Mantis se centra en un triángulo amoroso entre dos hombres y una mujer que duró más de cuarenta años. Una mañana de 1994 los tres aparecen muertos. La presunta asesina es una muchacha, hija de esa relación y la única que estaba en la casa cuando ocurrieron los hechos. La joven solo tiene diez días para demostrar su inocencia ante el fiscal y la abogada que investiga el caso. Para defenderse narra la odisea emocional de sus padres, una tormentosa historia de amor que involucra al pequeño pueblo donde ocurrió el crimen.

Según explicó el director en un encuentro con la prensa empezó a escribir el guion hace unos veinte años y dada su formación en el cine de 35 mm no concibió grabar casi ningún elemento pensando en un proceso posterior de postproducción.

El filme, rodado con muy pocos recursos materiales en locaciones como el Malecón de La Habana, Artemisa y Mayabeque (Central San Felipe de Quivicán), ofrece un recorrido por la historia de Cuba desde los años 50 hasta los 90, contado a través de la visión de sus protagonistas: Yara Masiel, Armando Miguel Gómez y Caleb Casas. Así el texto va transitando por momentos cumbres como la Victoria de Girón y la Zafra de los 70 hasta llegar al llamado Período Especial o Crisis de los 90.

Uno de los aspectos más destacables de esta cinta con elementos de thriller es la dirección de fotografía, a cargo de Ernesto Calzado. Originalmente se filmó en blanco y negro y Julián Betancourt se ocupó de la postproducción para realizar las correciones de luz y color tal como lo había concebido Sotto.

Entre los años 50 y 70 el filme es en blanco y negro, con colores más contrastados. La época de los 80 recuerda las fotos de familia con colores lavados y pardos mientras que en los 90 se hace énfasis en los claro oscuros para transmitir sentimientos trágicos.

Otra especialidad que sobresale es la dirección de arte, a cargo de Carlos Urdanivia quien realizó una compleja labor para recrear ambientes y épocas pasadas desde la concepción del vestuario y el maquillaje (Magali Pompa y Magdalena Álvarez) así como la selección de locaciones. En ese sentido vale resaltar el aporte brindado por los co-productores para el acceso a tejidos y materiales como el látex, indispensable en el proceso de envejecimiento de un personaje dentro de un audiovisual.

Con música original de Beatriz Corona –Sotto compuso una guajira para el largometraje y es el co-autor de un bolero–, la obra posee pasajes sonoros con elementos de carácter acústico muy complejos. Interviene en la banda sonora del filme la Orquesta Sinfónica Nacional.

El largometraje Nido de Mantis fue editado por Osvaldo Donatién y el propio Sotto mientras que del diseño de sonido se hizo cargo Diego Javier Figueroa.

Intervienen como actores de reparto en esta obra coral: Yadier Fernández, Claudia Álvarez, Luis Alberto García, Amelia Fernández, Patricio Wood, Néstor Jimenez, Osvaldo Doimeadiós y Mario Guerra.

El más reciente estreno de Producciones Icaic ya se presentó como parte de la selección oficial de los festivales de Guadalajara, México y Taormina, en Italia. Ha tenido muy buena aceptación en esos dos países y en los Estados Unidos.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas