La televisión ante el desafío de los tiempos

Por: Rafael Lam

            Si algún medio de difusión de la cultura es importante es la televisión, sin dudas, la principal fuente de recreación e información masiva, según palabras de la especialista Mirta Muñiz Egea.

De la televisión se espera todo, uno de sus directores de años atrás decía que “el espectador de la televisión compra un aparato y cree que compró toda la televisión. Si analizamos, es el gran público quien sostiene ese medio y es para quien se trabaja y se crea.

Por ese motivo, todo el pueblo debe participar, de una manera o de otra, en los cambios y en la creación de la programación televisiva; para eso están los centros de encuesta.

Tampoco hay que ser muy especialista para comprender que la televisión es un medio de recreación, para después de la intensa jornada de trabajo, disfrutar: deleitarse espiritualmente con un concierto, un programa humorístico y hasta un noticiero interesante.

Se sabe, en alta voz, que la televisión va a tener una Revolución, aunque, verdaderamente todos los años este medio debe revolucionarse. Es un medio de tanta velocidad, de tanta exigencia que obliga a un cambio constante, casi diario. Véase las telenovelas internacionales (la de Brasil), como manejan la estructura de acuerdo a la opinión pública.

Desde luego, la TV es una industria y una industria costosa, es para el mundo entero, porque ya ese medio se trasmite hasta por Internet y llega hasta la luna. Entonces, a falta de recursos, está la idea, el ingenio, la inteligencia.

Todo eso, está en abundancia dentro del pueblo, dentro de más de millón y medio de graduados universitarios. Antes de 1959, los profesionales en Cuba eran contados; sin embargo, para su tiempo, la TV Cuba ya era de las mejores en el continente. Desde aquí partió la telenovela y los musicales espectaculares. Cuba siempre ha sido una potencia del espectáculo musical.

La Uneac con miles de asociados en todas las artes, la Upec con periodistas emblemáticos, pueden dar nueva vida a la TV. Los directores musicales y guionistas del teatro, del humor, pueden inyectar de modernidad y renovación a la TV.

¿Están creadas las condiciones para el acceso de este talento grande a la TV? Lo primero es lo primero, sin el acceso, la viabilidad de esos talentos hacia la TV nada puede esperarse. Hasta estos momentos, el camino es intransitable.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas