Gerónimo Labrada: grabador del GESI

Por: Rafael Lam

            Gerónimo Labrada Hernández, grabador del Grupo de Experimentación Sonora (Gesi) del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y Premio Nacional de Cine 2019, fue homenajeado en el Coloquio del recién concluido 35 Festival Internacional de Jazz de La Habana.

El homenaje se ofreció en la Fábrica de Arte, el pasado sábado 18 de enero, con un panel integrado por Leo Brouwer, Silvio Rodríguez, Pablo Menéndez y el moderador Pedro de la Hoz.

Gerónimo es de Holguín, tiene la misma edad que Silvio Rodríguez, uno de los integrantes del Gesi. Comenzó Labrada en 1968 a trabajar en el Icaic. Él era graduado de Telecomunicaciones y Electrónica. Tuvo su valiosa participación en el Noticiero del Icaic, lo cual consideró un taller experimental, una escuela muy grande, una época llena de trabajo.

Entre 1969 y 1973 grabó la mayor parte de la obra del Gesi, al igual que muchos discos de Leo Brouwer, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Sergio Vitier,  Sara González, el pianista Frank Fernández y la chilena Isabel Parra entre muchos otros.

De 1975 a 1985 fue jefe de la Sección de Grabaciones del Departamento de Sonido. En 1980 fue el sonidista del espectáculo musical de la Jornada de la Cultura Cubana en la Unesco.

Realizó proyectos docentes en la Escuela Internacional de Cine y TV donde comenzó como profesor fundador de la Cátedra de Sonido. También participó en el diseño de la Facultad del Instituto Superior de Arte.

En 1990 fue el representante de Cuba en la Federación de Escuelas de Imagen y el Sonido de América Latina en México. Y desde 1992 es miembro del Consejo Consultivo en Sao Paulo, Brasil. Entre 1995 y el 2003 fue profesor de Sonido en los cursos regulares de la Escuela de Cine y Audiovisuales de Cataluña.

Labrada estuvo en momentos muy significativos en la historia de la Revolución y en eventos decisivos como la batalla de Khe Sanh en ruinas en Viet Nam, momentos verdaderamente trágicos y de mucho impacto.

En 1987 Gerónimo publicó un libro titulado El registro sonoro, con varias ediciones. En este homenaje a Gerónimo Labrada Hernández, me dijo de refilón: “Lo que hicimos fue con mucho amor, con audacia de juventud y amor de combatiente que fue lo que realmente éramos”.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *