Desbloquéame, un reclamo tan cubano como universal (+Video)

Por: Taissé Del Valle Valdés

Fotos: Tomadas de Granma y Cubadebate

Los daños acumulados durante casi seis décadas de aplicación del bloqueo a Cuba alcanzan la astronómica cifra de 138 mil 843, 4 millones de dólares. Tan solo en el periodo comprendido entre abril de 2018 hasta marzo de 2019, dicha política ha causado pérdidas en el orden de los 4 mil 343, 6 millones de dólares, de acuerdo con el más reciente Informe de Cuba sobre la Resolución 73/8 de la Asamblea General de las Naciones Unidas “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

La mano negra del cerco económico, comercial y financiero se cierne sobre todos los sectores del país, siendo la cultura cubana uno de los más afectados.

En cifras: El Bloqueo a la cultura cubana es real

Según destaca el Informe algunas de las afectaciones registradas en el sector de la cultura, durante abril de 2018 hasta marzo de 2019, son:

  • De 37 unidades artísticas que pudieron haber promocionado su trabajo en el territorio de los EE.UU., solo 24 obtuvieron el permiso de entrada a este país, lo que denota un decrecimiento en 13 proyectos con respecto al año anterior. No obstante, se debe destacar el positivo impacto promocional que tuvo el Festival de Artes de Cuba realizado en el Kennedy Center de Washington, que contó con la presencia de 104 músicos.
  • A pesar de que varias compañías estadounidenses han manifestado su interés en negociar con la agencia BIS MUSIC, por temor a las restricciones del bloqueo se han negado a enviar su documentación legal para efectuar los contratos correspondientes. Como consecuencia, se han registrado pérdidas de más de 100 mil dólares por este concepto.
  • Varias agencias de Colombia, Perú y Francia desestimaron acciones de negocios concertadas con la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), por temor a no poder realizar transferencias a Cuba como pago por los servicios. Por este concepto, se dejaron de ingresar aproximadamente 200 mil dólares.
  • Empresarios que tradicionalmente realizaron los trabajos de promoción de agrupaciones del catálogo de la EGREM en el mercado de los EE.UU. y otros países, se negaron a continuar sus labores en 2018, debido al endurecimiento de las medidas del bloqueo.
  • Como resultado del recrudecimiento de esta política, se impidió la celebración del Tercer Encuentro de editores, distribuidores y agentes literarios de Cuba y los EE.UU., previsto a realizarse en Cuba durante la Feria Internacional del Libro 2019. También se imposibilitó la participación de Cuba en exposiciones, eventos editoriales y literarios, así como en ferias del Libro de los EE.UU.
  • El bloqueo impacta severamente la Enseñanza Artística Profesional (elemental, media y superior) al imponer limitaciones para la adquisición de los insumos necesarios, como los instrumentos de música y los accesorios para las artes plásticas, el ballet y la danza.

Año tras año, Cuba asiste a la Asamblea General de las Naciones Unidas para discutir la necesidad de poner fin al bloqueo y es respaldada por la gran mayoría de los Estados allí presentes. A pesar de esta contundente victoria, la administración estadounidense de turno no solo mantiene, sino que adopta medidas que recrudecen, cada día más, dicha ley de carácter extraterritorial. Mientras se hace justicia, Cuba sigue en pie, reclama, lucha, innova, busca alternativas.

Desbloquéame, estreno de Raúl Torres en coordinación con el Ministerio de Cultura

Desde el arte, nuestros artistas, consecuentes con el espacio-tiempo que les tocó vivir, se integran a este reclamo. Y justamente porque el bloqueo afecta a todos, en todos los sentidos, el cantautor Raúl Torres -a quien debemos la autoría de El regreso del amigo dedicado a Hugo Chávez  y Cabalgando con Fidel, en homenaje al líder histórico de la Revolución Cubana, entre muchas otras- halló el impulso para escribir Desbloquéame, una canción que compuso mientras vivía el día a día de un cubano “bloqueado”.

El cantautor cubano Raúl Torres. Foto de Cubadebate.
El cantautor cubano Raúl Torres. Foto de Cubadebate.

El cese del bloqueo a Cuba es un reclamo tan cubano como universal. ¿Cómo surge la idea de escribir la canción Desbloquéame?

La música cubana le debía una canción al tema del bloqueo. Ese clamor de nuestro pueblo y del mundo, creo que en algún momento debía convertirse en una canción, sobre todo en un país conocido por su historia musical. Sobre el bloqueo se ha hablado mucho desde la prensa y es un tema conocido por todos.

¿Qué es el bloqueo para Raúl Torres?

Es una de las pesadillas más grandes de este siglo, que impide a los cubanos desarrollarnos y proyectarnos. El bloqueo nos limita muchísimo.

En el sentido, digamos, más vivencial, ¿cómo lo afecta el bloqueo?

De forma general, me (nos) afecta mucho. Por ejemplo, los medicamentos a los que no podemos acceder y que son parte del tratamiento de enfermedades que estamos padeciendo en estos momentos. Me indigna y, sobre todo, me entristece. Esta es la parte que más me estremece, pero económicamente también nos ahoga. Tenemos que estar inventando soluciones con recursos y tecnologías que nos cuestan el triple, que de otra forma resolveríamos y de manera más eficaz. Creo que me afecta como cubano y como ciudadano del mundo.

Una canción así hacía falta y yo desde hace tiempo venía escribiendo esta canción. Una canción se escribe desde que tienes el problema y sientes lo que está pasando. Desde hace años compongo está canción. Lo más importante no es desde cuándo, sino el lanzamiento del tema. Se trata de una sonoridad contemporánea. Es un latín house, digamos que, es una mixtura entre house y timba cubana, además, tiene guaguancó. He defendido nuestra identidad con esta sonoridad que puede llegar a cualquier voz en cualquier lugar del mundo.

¿Hablemos del videoclip de la canción Desbloquéame, como sucedió esta filmación?

Cuando tuve la canción terminada, vino a mi mente la idea del videoclip. Fui al Ministerio de Cultura, les mostré mi canción y hablé del videoclip. Accedieron inmediatamente y sintieron como yo la necesidad de esta canción. Entonces llamé a mi pianista que es realizador también. Su nombre es René Rodríguez. No soy justo, si no te digo que la primera implicada fue mi esposa Camila Fernández. Ella me dio las primeras ideas y escogió las locaciones. A estas ideas se sumó René y ayudó a complementarlas. Luego escogimos las imágenes y los invitados.

¿Cómo se seleccionaron los invitados del videoclip?

Creo que es el mismo criterio de los cubanos. De ahí es este enlace con la gente. Cuando conectas con la gente, piensas como pensaría un cubano. Escogimos rostros de varias edades, gente que el cubano quisiera ver en ese escenario de un videoclip. Por ejemplo, el Doctor Francisco Durán, hombre tan entrañable que tanta calma y bondad ha dado al pueblo cubano en estos días, no podía faltar.

¿Qué significado tiene el baile de señas que vemos en el videoclip?

No sé si tiene algún otro significado. Simplemente lo soñé y cuando lo hicimos me di cuenta que transmitía esa sensación de desbloquéame. Es fácil de identificar.

Estamos afrontando una pandemia, ¿cómo es la experiencia de grabar un videoclip en la situación excepcional en que vivimos?

Para mi sorpresa, no hubo ninguna negativa. Tuvimos en cuenta todos los cuidados posibles que hay que tomar durante la visita a lugares, el distanciamiento social y cubriéndonos bien. Todos los que participaron estaban muy felices de estar en este videoclip. Eso nos llenó de fuerza. Ellos nos dieron tanto apoyo y solidaridad con nuestro trabajo. Me di cuenta que este tiempo sirve para unir a los cubanos. Es lo que estoy tratando con esta canción, que se unan más todos los cubanos del mundo, no solo los que están en Cuba. Para, una vez más, burlar ese bloqueo que tanto daño nos hace y por tanto tiempo hemos aguantando.

Teniendo en cuenta que vamos a ganar este reclamo de tantos años, ¿cómo sería un mundo sin bloqueo para los cubanos?

Sería un mundo maravilloso. Es algo que nos merecemos los cubanos. Esa felicidad de tener el mismo acceso que cualquier otro país. Es una deuda que tiene el mundo con nosotros y tiene que pagarla quitándonos el bloqueo. Tenemos que luchar para hacerles entender a esos trogloditas, a esos salvajes que nos imponen este injusto bloqueo, que están cometiendo un acto fascista contra un pueblo. Y no solo el bloqueo a Cuba, el bloqueo a Venezuela, a Irán. Ninguna nación tiene derecho de bloquear a ningún pueblo del mundo.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *