Experiencia inédita

Por: José Dos Santos

Pensé que este  año solo disfrutaría a distancia la décima ocasión que en el mundo se celebraría el Día internacional del Jazz, decretado por la UNESCO, tanto leyendo sobre conciertos “on line”, apreciando alguno de ellos mediante internet o el Canal Clave de la televisión cubana y publicando textos en mi sitio dedicado al género… hasta que una llamada telefónica me involucró en una acción inusual: participar en una emisión de “StreamingCuba”.

Uno de mis primeros placeres fue compartir la aventura con mi admirado amigo Joaquín Borges-Triana, con grado científico de doctor del Isa que nunca se le consigna y da dimensión de la profundidad de su pensamiento. Le añadí, de antemano, el tener de anfitrión a Alexis Triana, actual Director del Centro de Comunicación Cultural del ministerio del ramo y cuya labor en dinamizar ese vital frente es de admirar.

Hay que sumarle a esta tarde excepcional del 30 de abril, más aún en pandemia y acompañado por mi esposa, la atmósfera, sencilla pero muy profesional, con pocas personas para una tarea de potencial alto alcance global; un guión bien concebido, dinámico y atractivo contenido; y un tema que me involucra desde hace mucho y, en estos tiempos, me ha dado una inmerecida visibilidad –aunque no es el único que me ocupa: el jazz.

El escenario fue el mini-estudio armado en el vestíbulo de la Sala Abelardo Estorino, en la sede central vedadense del Ministerio, con capacidad para emitir trasmisiones “online” (palabrita muy  de moda en estos tiempos de distanciamiento y ausencia de público) y hacer enlaces, como el realizado, con una especie de subsede en la hermosa Santiago de Cuba, algo que pude apreciar a inicios de año, en ocasión de un novedoso Festival Jazz Plaza virtual.

El temario desarrollado podría habernos ocupado mucho más tiempo del disponible, pero la muy profesional conducción de Triana, primero, y de Dayron Chang, después, permitió mayor síntesis de ideas y que concluyéramos la cita con la satisfacción del deber cumplido para con la el jazz, la música y la cultura cubana.

El inesperado colofón –y broche de oro– sobrevino ya al aire libre, de retirada, cuando fue a saludarnos Roberto Fonseca, uno de los jóvenes (aunque ya con alguna cana sobresaliendo por el lateral del nasobuco) propulsores del género, dentro y fuera de la Mayor de las Antillas.

La relación de mi esposa y mía con el pianista, compositor y hoy personalidad mundial data de  cuando –recluta en el servicio militar– utilizaba sus pases para tocar con Afrojazz, de Bobby Carcassés, en las veladas que organizábamos en la Unión de Periodistas en el naciente Club Cubano de Jazz (segunda temporada), de los años 90 del pasado siglo.

En la noche, gracias al Canal Clave, le vimos tocar y conducir una big band de todos estrellas, en un espectacular concierto de hora y media, con el que se festejó el Día Internacional del Jazz en Cuba, el país que fue sede central de la fecha, en 2017. Fue una jornada memorable.

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

  • Tenemos una newsletter en la que te actualizamos de lo noticioso de la semana. Si deseas suscribirte envíanos un correo a revistadigitalcubanow@gmail.com con el Asunto: Quiero suscribirme
  • También puedes suscribirte a Zona Podcast y escuchar nuestros contenidos ????.
¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un comentario en «Experiencia inédita»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *