Agenda informativadestacado

Díaz-Canel y el jazz, un presidente sensible a la música

Por: José Dos Santos

Su asistencia a la clausura del XVII Festival Jazz Plaza y el encuentro con parte de sus protagonistas confirman el gusto y el aprecio del actual principal dirigente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez por el arte sonoro al que se le define como música.

No fue casual ni coyuntural ese reciente contacto con la familia del género que se dio cita en La Habana en el primer gran encuentro musical del año 2022 en tierras cubanas.

Sus palabras no obedecieron a fórmulas protocolares de agradecimiento. Reflejaron profundas convicciones y sincero convencimiento. Así se constata en su expresión, muy reproducida estos días: “gracias por la espiritualidad en tiempos difíciles”.

Mi colega Alina Perera reseñó el encuentro del Primer Secretario de Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, sostenido en el Palacio de la Revolución con talentosos artistas que tomaron parte en el 37 Festival Internacional Jazz Plaza, a cuya clausura asistió.

Fue un encuentro “sin protocolos”, que tuvo mucho que ver ”con la energía, con el ánimo, con las emociones que nos dejó el recientemente clausurado Festival de Jazz”, reportó.

Para Díaz-Canel ese Festival –y cito el texto de Alina– “tiene mucha importancia, mucha significación”: “era para nosotros necesario –enfatizó- el gesto de agradecerles a ustedes, al Comité Organizador, a las instituciones, y a todos los artistas que participaron, por ese aporte”.

En tiempos muy difíciles (pandemia, presiones yanquis, situación económico-social sumamente complicada) dijo que “nosotros tenemos que trabajar no solo en lo económico, tenemos que trabajar en la espiritualidad de nuestra gente”.

 Subrayó el valor de “proporcionar alegrías, emociones; que la gente pueda renovar sus aspiraciones”.  Y acotó que todo resultaba retador: “sabíamos que para amigos nuestros que estaban en otros lugares iba a ser difícil venir, iban a tener presiones como están teniendo presiones ahora cuando regresan”.

 Su valoración conclusiva dio información adicional: “Creo que el Festival fue excelente: excelente por lo que entregaron, excelente por la calidad, excelente por el virtuosismo. Yo pude estar en dos conciertos, así que esto no es un cumplido; estuve en dos conciertos que disfrutamos en familia tremendamente, y pudimos apreciar la calidad”. 

Adicionalmente, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, al referirse al Festival de Jazz, fue “toda esa unidad entre figuras ya establecidas y gente joven, con unos valores tremendos”. En su entender, esa confluencia “demuestra mucho la fuerza de la cultura, del arte”.

Otra afirmación relevante fue: “somos: amigos, hermanos, y con el interés común de defender la cultura, defender nuestra identidad, defender nuestras raíces”. Jazz Plaza se realizó en un contexto marcado por la pandemia de la COVID-19, pero la adversidad no impidió regalar al público la virtuosa ejecutoria, en vivo, de importantes agrupaciones.

Al evaluar el episodio que tuvo por eje al pianista Nachito Herrera, salvado de la pandemia por una colaboración internacional de especialistas médicos y científicos,  apreció que “la música es el puente perfecto para los buenos sentimientos, para la solidaridad, y para lo mejor del alma humana”.

 Antecedentes 

Para quienes seguimos la trayectoria de la actual principal autoridad en Cuba no resulta sorprendente los recientes episodios que le relacionan con la música, en general, y el jazz en especial.

 Ese es mi caso: cuando le conocí como Primer Secretario del PCC en Villa Clara, en la década de los 90, en momentos en que yo era vicepresidente primero de la Unión de Periodistas, nos relacionamos también a través del jazz, materia en la que él era entusiasta.

 Así lo confirmé años después, cuando él estaba al frente del Partido en Holguín y me pidió colaboración para una misión en desarrollo: crear un sitio para el jazz en la periferia del céntrico parque que tenía al centro cultural La Periquera como edificio relevante.

 Con dos de sus hijos músicos profesionales y él, a su vez, aficionado a una de las llamadas Bellas Artes, es natural que sus pensamientos también le den lugar preferencial a expresiones como las reproducidas ahora.

 Se debe recordar que en 2018, en visita a Naciones Unidas, aprovechó para conversar con reconocidas figuras del mundo de las artes y la cultura en Estados Unidos, con quienes abordó la importancia de esos ámbitos para construir puentes entre los pueblos.

El encuentro con ellos tuvo lugar en el histórico edificio Dakota de la ciudad de Nueva York, por invitación del actor Robert De Niro y la productora Jane Rosenthal.

En ese momento, según reportó la agencia Prensa Latina, se refirió a “los nexos en el jazz” que vinculan históricamente a artistas de los dos países.

 Estos pasajes prueban que las expresiones y acciones actuales tienen firmes basamentos en criterios del mandatario cubano para hacer crecer la imprescindible espiritualidad con la que también se debe construir el futuro de la sociedad cubana.

Estamos en redes sociales:

Facebook

Twitter

Telegram

Youtube

  • También puedes suscribirte a Zona Podcast y escuchar nuestros contenidos
¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *