Masculinidades en transformación en Los hijos de Pandora

Por: Maya Quiroga

Fotos: Página de Facebook @hijosdepandora

El lunes 22 de agosto, en el horario estelar, será el estreno por Cubavisión de la telenovela cubana Los hijos de Pandora, bajo la dirección general de Ernesto Fiallo, con 50 capítulos de 45 minutos de duración.  El argumento y guion es de Ariel Amador Calzado, con la colaboración de Nubia Viera Destrade.

Los hijos de Pandora es una idea original de Amador Calzado cuya génesis fue una obra radial que vio la luz hace cerca de ocho años. El título hace alusión al mito de la caja Pandora que, al ser abierta, fruto de la curiosidad de una mujer, afloran todos los males y se dispersan por el mundo. En declaraciones de CUBANOW, el guionista explicó que a través de la trama van apareciendo rencores, odios, envidias y se agrietan relaciones interpersonales.

Según la sinopsis, cuenta la historia de Raidel y sus tres hermanos mayores, los cuales han sido criados por su abuela Petra porque su madre falleció cuando eran niños y el padre está desaparecido hace veinte años.

Raidel es el más peculiar de los hermanos: abandonó los estudios para ayudar a la economía familiar. Sin embargo posee una gran inteligencia y es un excelente mecánico automotriz. Siempre se ha resistido a tener hijos y no se ve en el rol de padre. Recibe la noticia de que tiene una niña de cinco años, fruto de una antigua relación. Se enfrenta al dilema de asumir la paternidad. El contacto con su hija va transformando poco a poco su carácter y sus prioridades en la vida. Conoce a Adis, la mejor amiga de la madre de Amaya. Al principio no se llevan bien pero juntos enfrentan el cuidado de la niña cuando la madre, Katia, va a realizar estudios de postgrado en el extranjero. Así va naciendo el amor entre Raidel y Adis.

Otra de las historias, advierte la sinopsis, es la de los hermanos (médico, deportista y bartender). El regreso sorpresivo del padre, que ellos creían muerto, transforma sus vidas y destapa la caja de los secretos familiares.

Al decir de Tania Alarcón, una de las asesoras de la telenovela junto a Eunice Peña, esta obra tiene un significado especial porque en ella se muestra a cuatro cubanos de hoy que, de alguna manera, representan masculinidades en transformación. Los hombres y sus familias son el centro de las historias. Tienen conflictos, expresan sus sentimientos y a veces cometen errores. Se trata de una mirada especial de los escritores que se ha cuidado desde la asesoría, recalcó.

“Creo que la novela va a ser portadora de muchos valores de la familia cubana, en la diversidad, y mostrará la capacidad de dirimir los conflictos familiares desde la cultura de paz”, expresó la asesora.

En la telenovela se reflexiona además sobre la importancia de asumir, de modo empático, los retos que la vida nos presenta para cultivar nuestra capacidad de crecimiento ante las adversidades.

Sobresalen en el elenco: Paula Alí (la abuela Petra, centro de la familia), Osvaldo Rojas, es el padre Máximo; Mario Rodríguez Tarife, Rodrigo Gil (Raidel), Yohandris Aballe, Roxana Broche, Raquel Rey, Giselle Sobrino, Alejandro Cuervo, Yudexi de la Torre, Roly Chiong, Tamara Castellanos, Luis Carreres, Damián Alonso, Iris Pérez, Omar Alí, Roque Moreno, María Eugenia Barrios y Laura de la Uz.

En las actuaciones especiales se destacan: Grissell Monzón, Robin Corrales, Beatriz Viñas, Delvis Fernández, Martha Montalvo, Sandra Anabel Espinosa, Leo Santiesteban, Raúl León, Orlando Manrufo y Eduardo Rode.

Ernesto Reyes se encargó de la edición, Ernesto Aguilar de la fotografía y el productor general fue Oigres Suárez.

El director repite con algunos de los actores y parte del equipo técnico que lo acompañó en Vuelve a mirar, su entrega anterior. Porque, en su opinión, eso le facilita la comunicación, la armonía y las buenas relaciones de trabajo entre todos.

Por vez primera vez, Fiallo incluye en el elenco de una de sus telenovelas a Alain Aranda y a las jóvenes actrices Rosalí Suen, Darianis Palenzuela y Yeney Bejerano.

Del casting infantil se encargó la experimentada directora de televisión Mariela López. Fueron seleccionados los niños: Salet Ibáñez, Ronaldo Montoro, David Mantilla, Jassiel Moreno, Erika Llano, Jean Marco, Anthony Morales, Marlon Casas, Carlos A. Fernández y Darío Mantilla.

Raúl Paz compuso el tema de presentación y despedida. Mientras que en el cuerpo del audiovisual se utilizó música de la autoría de Ray Fernández e Isis Flores, puntualizó Fiallo.

Agradeció de manera especial la colaboración de organismos estatales como: el Instituto Nacional de Deporte y Recreación (INDER), el equipo Industriales de pelota, la dirección del Estadio Latinoamericano, Empresa Deportiva Batos así como el Centro de Investigaciones Pesqueras, con sus laboratorios y salones que sirvieron para recrear un hospital.

La telenovela se grabó en locaciones de los municipios Plaza de la Revolución, Playa y en la comunidad de Santa Fe, un lugar al que regresaron por la tranquilidad y el apoyo de los vecinos a la grabación.

Carlos Tabares fue el asesor de béisbol quien brindó sus conocimientos técnicos al actor Faustino Pérez en su rol de manager de Industriales.

Un acercamiento a algunos personajes

Giselle Sobrino le da vida a Yohana, una profesora de gimnasia, casada con Reynaldo y madre del adolescente Cristian. Es una familia muy feliz.

Alain Aranda (Reynaldo), uno de los cuatro hermanos de la trama principal. Es un pelotero jubilado que en su momento gozó de reconocimiento pero abandonó el deporte y cuando decide retomarlo tiene que enfrentar varios problemas. “Como a todo cubano la pelota me encanta y fue una experiencia muy buena. Me sentí muy bien. Tuvimos la asesoría de Carlos Tabares y de muchas personas del equipo de Industriales. Todos aportaron su granito de arena. Me ayudaron bastante a conocer la técnica y espero que haya quedado lo mejor posible”.

Alejandro Cuervo encarna a Saúl, un bartender. “Es uno de los personajes más lindos que he tenido la posibilidad de hacer. Es muy positivo. Me identifiqué desde el primer momento con este. Para él son muy importantes los amigos y la familia, Tiene cosas peculiares que van a traer debate y polémica, quizá algún sector de la población no quiera verme en un personaje así pero lo disfruté muchísimo. Defiendo su identidad, sus pensamientos y propósitos”.

El personaje de Raquel Rey se llama Carmen. Es una madre de dos niños. Con un matrimonio estable y arquitecta de profesión. Es una especie de mediadora de los conflictos que empiezan a surgir dentro de la trama. Después de encarnar a Gretel en Vuelve a mirar ahora interpreta a una mujer pacífica, tranquila, muy medida, muy alejada del personaje anterior.

La joven Rosalí Suen, es una actriz que forma parte del grupo Impuso Teatro. Actualmente estudia actuación en la universidad de las Artes. Llegó a la telenovela luego de trabajar en la serie Promesas donde hizo de hija de Raquel Rey. Se presentó para el casting del personaje Irene. Una veinteañera estudiante de Cibernética. Es una muchacha que vive sola con su mamá (actriz Yudexi de la Torre), con quien tiene fuertes conflictos de convivencia. “Fue un proceso de conocerme como actriz. Lo disfruté cantidad porque tiene muchos puntos en común conmigo. Fue una experiencia súper linda. Lo agradezco y espero que los televidentes lo disfruten tanto como yo”.

Más información sobre la telenovela en su página de Facebook, su canal de Telegram y en Instagram (@hijosdepandora)

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

En Youtube

¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.