¡Qué suerte tiene el cubano! (+Video)

El estreno de la película en unos once teatros fue grandioso, del 30 de abril al 6 de mayo de 1951. Como propaganda se presentó una gigantografía del negrito Enrique Arredondo. Catalogaron la película como un sainete criollo, hilvanado con alicientes festivos, música agradable, canciones, bailes, sin otra pretensión que hacer pasar un buen rato a los espectadores.

Leer más
Ir a la barra de herramientas