Música en la radio

Por: Bruno Suárez Romero

La producción de programas musicales ha sido uno de los ejes fundamentales de la radiodifusión a lo largo del tiempo. En un enfoque histórico del asunto, la radio se asocia al éxito de los cantantes y a la trascendencia de piezas musicales.

Es nuestro país una tierra fértil para el desarrollo de corrientes, géneros y ritmos, por ende, la radio cubana ha funcionado como plataforma para el lanzamiento de una gama amplia de intérpretes y melodías que han recorrido el mundo, a pesar de los intentos imperialistas de aislarnos en todos los terrenos.

La política cultural cubana se proyecta a favor de la divulgación de la obra artística sin mediaciones comerciales. En la radio nacional se procura difundir las variantes musicales representativas de lo mejor de las expresiones culturales de Cuba y el mundo.

Para ese menester se han establecido, durante muchos años, metodologías y estrategias, que pudieran revisarse y perfeccionarse periódicamente, pero que siempre han tenido como objetivo la protección del patrimonio musical.

A nivel internacional la radiodifusión de música está especialmente marcada por las Listas de Éxitos (Top, Hits o Music chart) dominadas por grandes emporios. Entre estos podemos citar a la BBC Radio, del Reino Unido, Los 40 Principales, de España y la WRMI de Miami, EE.UU.

Cada una de esas entidades difusoras tiene su historia particular de nacimiento y desarrollo. En la actualidad se les legitima no solo como mediadoras en la relación producto musical y aceptación del público, también se le atribuye una marca de calidad a lo que sus listas divulgan.

El escenario resulta complejo y hay que percibir, con agudeza cultural, donde está lo auténtico y donde pudiéramos estar cayendo en una trampa de mercado o dominados por acomodamientos coyunturales.

En muchos espacios radiales se publican opiniones especializadas sobre esta problemática. Los criterios se socializan y eso favorece la reflexión colectiva.

Desde algunos programas de la radio de nuestro país se emiten también listas de éxitos, que los oyentes siguen y reconocen como es el caso de los Súper del espacio Juventud 2000, de Radio Progreso. En este caso se alternan temas de producción nacional con una selección de piezas internacionales.

La radio puede ofrecer a los públicos la posibilidad de una escucha dirigida hacia el análisis sistemático del fenómeno. Como ningún otro medio pone sobre el tapete los diferentes matices del asunto.

El ejercicio coherente de la crítica y el activismo cultural deben ser las herramientas de abordaje hacia este tema que tiene a la radio con sus Listas y estrategias, pero contiene, además, al mercado del disco, los concursos, el video clip, la televisión, las redes sociales y otras formas alternativas de distribución.

Enlaces relacionados:

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas