Entrega que dignifica la enseñanza de la Historia de Cuba

Fotos: Tomadas del Portal de la Televisión Cubana

Por: Maya Quiroga

A partir de ayer lunes 23 de septiembre comenzó por la señal del canal Cubavisión la nueva telenovela cubana Entrega, con guion de Amílcar Salatti y dirigida por el realizador Alberto Luberta Martínez.

Entrega cuenta con 72 capítulos de media hora de duración y se trata de la primera obra de su tipo que dirige Luberta Martínez, luego de haber incursionado -con gran éxito de crítica y público- en la realización de la primera temporada de la serie Lucha contra bandidos (LCB): La otra guerra.

Según se conoció en un programa especial transmitido por Cubavisión, Juan Palomino, es el director de fotografía y tuvo el reto de retratar una obra rodada completamente en exteriores, con muchas locaciones, durante siete meses y medio.

En tanto Yolanda Rosario incursionó por vez primera en la producción general de una telenovela. Loysis Inclán asistió a Luberta Martínez en la co-dirección y el experimentado Osvaldo Doimeadiós asumió la dirección de actores, quienes pudieron ensayar bastante en la etapa de pre-producción.

El director se rodeó de un elenco de lujo integrado entre otros por Verónica Lynn, Manuel Porto, Mario Limonta, Nancy González, Fernando Hechavarría, Patricio Wood, Tahimí Alvariño, Jorge Treto, Jorge Martínez (le da vida a Héctor, un Mayor de la policía) e Hilario Peña. Ellos le sirvieron de ejemplo a un grupo de estudiantes de tercero y cuarto año de la Escuela Nacional de Arte, quienes se tomaron muy en serio su trabajo.

Jorge Martínez (le da vida a Héctor, un Mayor de la policía).
Jorge Martínez (le da vida a Héctor, un Mayor de la policía).

Otros actores jóvenes, pero con experiencia en los medios son: Arianna Núñez (co-protagonsita), Kenny Cobo, Alberto Corona, Carlos Gonzalvo, Maité Galván, Eman Xor Oña y Judith Careño.

Ray Cruz, encarna al profesor Manuel, el protagonista de la obra. No es el típico galán de una telenovela. Es un cubano de a pie con vocación martiana y humanista que se preocupa por conocer sus raíces y su identidad.

La telenovela centra la historia en la vida de un profesor de Historia que luego de un tiempo alejado de la docencia decide regresar a dar clases en un pre-universitario. Es un ser de carne y hueso que enfrenta las dificultades de cualquier cubano sencillo e incluso realiza una labor paralela en el sector no estatal para poder mantener a su familia.

“Él se toma su trabajo muy en serio. Nos dedicamos primero como parte de la pre-filmación a mirar profesores de ese tipo. Hay uno en particular, Michel Basterrechea, de la escuela Rosalía Abreu, que nos sirvió un poco de modelo. Sus alumnos disfrutan mucho su clase. Eso fue lo que quisimos llevar a la pantalla.

“Nos dimos a la tarea de mostrarles a profesores y alumnos las imágenes para ver qué pensaban y en sentido general les ha parecido bien y creo que el público lo podrá recibir igual”, explicó el director en el citado espacio televisivo.

Salatti comienza escribir esta telenovela una vez concluido el guion del largometraje cubano Inocencia. Confesó que durante el proceso de investigación para la película descubrió muchos hechos históricos que en las escuelas no se imparten con la profundidad y la pasión que debería ser.

“Me quedé con esa inquietud y decidí empezar a escribir una historia cuyo protagonista fuera un maestro. Recordaba de mi niñez series como Doble Juego y Blanco y Negro ¡no!, que funcionaron bien en su época pero se vieron en otro momento cuando el movimiento audiovisual a nivel mundial era distinto y la gente si consumía muchos productos cubanos. Entonces hacer una serie donde el protagonista es un maestro de por si es un riesgo porque la gente puede aburrirse con las clases de Historia.

“Eran inquietudes que tenía a nivel espiritual. Me pareció imprescindible poner en un espacio tan gustado por el público cubano como es la telenovela este tema de un profesor de una asigtura tan vilipendiada y que logra metérsela en la sangre a los alumnos.

“Creo que también es un homenaje a los profesores que se paran todos los días en un aula ocho horas a educar a nuestros hijos. Era necesario transmitir esas ganas que tiene el protagonista de hacer las cosas diferentes, pero con pasión. Quiza ese es el gran tema de la novela”, concluye el guionista.

Siguiendo la línea de trabajo de Luberta Martínez en la serie Tras la Huella, Salatti creó además una sub-trama policiaca que todos esperamos funcione entre los espectadores no habituados a esa mezcla de géneros dentro de una telenovela cubana.

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas