La fiesta del Icaic

Por: Rafael Lam

El Icaic celebró su aniversario 62 con la nueva apertura del cine Chaplin del histórico 23 y 12, en El Vedado.

En la Televisión Cubana pudimos disfrutar de la restaurada versión de la película emblemática Memorias del subdesarrollo, del director Tomás Gutiérrez Alea, basada en el libro de Edmundo Desnoes.

Memorias del subdesarrollo, es un reflejo de una época, de una manera de vivir en una etapa inédita de Cuba, con todo lo que conlleva de heroicidades, incomprensiones y hasta de un surrealismo criollo.

Tanto Desnoes con su libro como Titòn con su genialidad, supieron plasmar (en momentos de muchas incomprensiones y tragedias), una obra, verdadero reflejo de una era que parece muy lejana y olvidada.

Fue un momento de recuento con algunos de los iniciadores del Icaic y otros que, han hecho historia en toda esta saga del cine cubano.

“El cine cubano –dijo el Comandante Fidel Castro en el 1er. Congreso del PCC de Cuba, en 1975- ha logrado crear obras y todo un movimiento artístico que ha pasado a formar parte de nuestro patrimonio cultural”.

Los inicios fueron, en buena medida, empíricos; pero la inteligencia natural y la audacia de los creadores cubanos, supieron abrir los caminos de un nuevo cine que hoy es escuela internacional. Cuba logró, en el cine, al igual que en muchas artes, un salto cualitativo y monumental. Todo ello apoyado en la alta escuela de arte, academias y universidades.

Resumir la trayectoria del cine cubano es imposible en un artículo. Es un arte que se ha introducido dentro del gran público como actor y actuante, de alguna manera. Me parece errado, la posición de algún que otro crítico o comentarista del cine, pensar que se trata de algo perteneciente a un grupo élite. Nada de eso, el cine es masivo y popular, la gente lo hace suyo con sus comentarios, sus gustos personales, su asistencia a las salas y su participación de una manera o de otra en muchas de sus películas, documentales y demás. El cine con sus películas cubanas es un fresco de la vida nacional en todos estos largos años de batallas y triunfos. El cine, como la música y como todo arte es fruto del pueblo.

El cine del Icaic, que ha sido sede de la Cinemateca de Cuba y de eventos trascendentales en estrenos de películas, festivales del Nuevo Cine Latinoamericano, conciertos como los del Icaic y de Leo Brouwer; es parte de la historia de la cultura cubana.

De aquel documental El Mégano, realizado en difíciles condiciones por un grupo de cineastas revolucionarios, hay una extensa historia de verdaderas proezas, como la alcanzada por Santiago Álvarez y por todos los cineastas que, con pocos recursos han dejado una huella de alto valor y de premios y condecoraciones internacionales.

            A la hora de hacer el recuento del Icaic hay que escribir muchos libros y mucha historia. Es una verdadera proeza cultural.

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

  • Tenemos una newsletter en la que te actualizamos de lo noticioso de la semana. Si deseas suscribirte envíanos un correo a revistadigitalcubanow@gmail.com con el Asunto: Quiero suscribirme
  • También puedes suscribirte a Zona Podcast y escuchar nuestros contenidos ????.

 

¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *