Agenda informativadestacado

 Eugenio Hernández Espinosa. Un Buen Cubano

Por: Valia Valdés

Foto Portada: Cubarte

 El teatro ha sufrido otra puñalada artera debido al inesperado fallecimiento del Premio Nacional de Teatro 2005,Eugenio Hernández Espinosa. El pasado viernes su gente se reunió en el Centro Cultural Bertold Bretch para rendir tributo a uno de los más grandes dramaturgos de nuestro país.

Parte del equipo que lo acompañó en tantas puestas reprimió tristezas ,honrándolo con las memorias más alegres, al evocar a aquel muchacho que se iba a los bailes junto a su amigo Mario Balmaseda, con el cual vivió la experiencia del Seminario de dramaturgia del Teatro Nacional y al que dirigió en montajes como “Mi socio Manolo” y “Alto Riesgo”. Sabemos que la pérdida reciente de amigos cercanos como Martínez Furé y Balmaseda contribuyeron a devastar su añejo corazón.

El elenco reunido bajo su dirección en numerosos proyectos escénicos creció con nombres como:Trinidad Rolando,Mirta Ibarra,Nelson González,Bárbaro Marín,Estrella Borbón y Monse Duany.Los que llegaron a su vera siendo muy jóvenes evocan a ese padre espiritual que,sin complacencias,resultó el maestro necesario que los introdujo en los cantos y bailes yorubas por medio de un entrenamiento exigente,sin faltar el apoyo personal y el sabio consejo.Del esfuerzo grupal surgieron montajes que trascendieron nuestras fronteras como: “El León y la Joya”, “Lagarto Pisabonito” y otros títulos antólogicos, dirigidos por el artista.

 La Dra Yana Elsa Bruga,teatróloga e investigadora acuciosa del teatro cubano, ofrece su valoración sobre el texto cumbre de Hernández Espinosa:

“Maria Antonia fue una obra trascendental,no solo por el impacto que representó en la escena de los años 60 y el montaje de Roberto Blanco junto al Conjunto Dramático Nacional.Fue un texto extraordinario porque supo unir las tradiciones afrodescendientes y los patakíes en una estructura aristotélica que unió la cultura negra y la española,sobresaliendo por los diálogos,la caracterización de los personajes,el sentido trágico y ser un retrato de lo marginal dentro de la sociedad cubana”.

Su dramatización de los patakíes estuvo presente en  el repertorio de Teatro de Arte Popular,el Conjunto Folklórico Nacional y Teatro Caribeño,además de dedicar parte de su creación dramática a la temática contemporánea e histórica,la cual trascendió también al cine como libreto cinematográfico,aliado a Julio García Espinosa y Rigoberto López.

Al referirse al importante legado del también Premio Nacional de Literatura 2020,el escritor Alberto Curbelo,director de “Teatro Cimarrón” y cercano colaborador de Eugenio,compartió con Cubanow:

 “Eugenio Hernández no solo situó al negro en la escena como sujeto dramático sino que, además,encontró las formas literarias y artísticas en que el negro vive lo suyo,su cosmogonía. Tuve la oportunidad de recoger su quehacer y su memoria en varios libros editados por la Editorial Letras Cubanas,algunos de ellos publicados en la 29 Feria del Libro,dedicada a su obra.Entre esos volumenes se encuentran: “La pupila negra”,obra biográfica que mezcla testimonio y ficción,y dos antologías sobre su producción teatral: “Los peces en la red”,con obras suyas de pequeño formato y  “Algo rojo en el río”,referido a una parte de su teatro inédito pues fue un escritor muy prolífico”.

Al Premio Nacional de Teatro,dramaturgo y director,Gerardo Fulleda León,le tocó el triste deber de despedir al entrañable amigo,al hermano mayor,al Papi:

“De forma magistral hizo su entrada en la dramaturgia de nuestro país una voz de alcance artístico semejante a la de un Lope de Vega contemporáneo por su carácter eminentemente popular y su amplia producción literaria, para ayudarnos a clarificar ,desde la escena,en profundidad,las pasiones,encrucijadas,y ensueños de una amplia porción significativa de nuestra sociedad”.

Gerardo Fulleda León despide al Premio Nacional de Teatro y Literatura, Eugenio Hernández Espinosa. Foto de la autora.

Las cenizas de Eugenio Hernández Espinosa reposarán por siempre junto a las palmas del Teatro Nacional de Cuba, lugar donde se fraguaron sus anhelos intelectuales y dio rienda suelta a mil imaginerías. ¿Quién fue Eugenio Hernández?: un Artista, un Buen Cubano.

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

En Youtube

¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *