Buen impulso para el cine cubano en 2022

Por: Maya Quiroga

Uno de los momentos más esperados cada año, como parte de las celebraciones por la fundación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), es la entrega el 24 de marzo del Premio Nacional de Cine que en esta ocasión lo recibió el director Manuel Herrera.

Al decir de Rubén Ricardo Infante, especialista del Centro de Información del Icaic, el 2022 fue de grandes retos para el sector audiovisual, debido fundamentalmente al aislamiento provocado por la pandemia de la Covid-19. No obstante, se materializaron nuevas obras que incluyen disímiles perspectivas, lenguajes y formas de hacer.

En ese sentido, manifestó que a través del Fondo de Fomento del Cine Cubano (FFCC) y la Oficina de Atención a la Producción (OAP) se brindó apoyo a varios creadores independientes. La cuarta Convocatoria del FFCC benefició a 10 proyectos en la modalidad de desarrollo y dos en post producción. Al mismo tiempo, la OAP contribuyó a la materialización de 24 proyectos, de los cuales, 14 que comenzaron en este año 2022.

Por otra parte, Audiovisuales Icaic concluyó la producción de Oscuros amores, de Gerardo Chijona (estrenada recientemente) y El mundo de Nelsito, de Fernando Pérez. Mientras que Animados Icaic estrenó su octavo largometraje: La Súper, del destacado realizador Ernesto Piña, donde se aborda la temática de la violencia de género contra las mujeres y las niñas.

En las salas cinematográficas se estrenaron además: La caja negra, de Kiki Álvarez, La espuma de los días, de Fernando Timossi, los documentales La vida que ha quedado atrás, del Premio Nacional de Cine, Manuel Pérez Paredes; Esa es la vida Octavio, de Patricio Wood; Charo Guerra y Georgina Herrera. Otra vez ante el espejo, de Rebeca Chávez; La gente del documental, de Inti Herrera, Sueño de isla (sobre la vida y obra del cantautor Gerardo Alfonso) y Contra el tiempo, ambos bajo la dirección de Rolando Almirante.

Dentro de los programas priorizados, se avanzó en la conservación y recuperación del patrimonio cinematográfico, en particular, de obras filmadas por Nicolás Guillén Landrián y Sara Gómez.

Se comenzó la recuperación de las salas del cine del país, con el diagnóstico de la situación en cada provincia, la elaboración de varios proyectos de restauración y se culminaron las salas del Cine Regla, Glauber Rocha y las de vídeo del Liceo de Guanabacoa y de la comunidad de Cocosolo.

En cuanto el séptimo arte internacional, el público cubano tuvo a acceso a las propuestas del Festival de Cine Francés, Orizzonti Italia-Cuba, Festival de Cine Europeo, la muestra de cine mexicano y varias semanas dedicadas a las cinematografías de otros países.

Durante los meses de julio y agosto, se organizó el Festival de Cine de Verano con una variada programación para todas las edades que incluyó 146 películas, 23 ciclos, 75 estrenos y 17 filmes cubanos. En el caso de la programación infantil se proyectaron 28 películas, 6 ciclos y 16 estrenos.

¡Volver al cine! fue el eslogan del 16 Festival Internacional de Cine de Gibara celebrado del 2 al 6 de agosto, con 45 obras en competencia, 9 largometrajes de ficción y 11 cortos. Presentaciones especiales, foros teóricos de distintas temáticas, encuentros con la prensa y personalidades invitadas así como muestras de festivales internacionales enriquecieron el programa de tan importante evento.

Cuentos de un día más, película que marca el comienzo de las producciones conjuntas entre el Icaic y varias productoras independientes se alzó con el máximo galardón en el Havana Film Festival de Nueva York.

El proyecto Palomas estrenó el documental Mujeres sobrevivientes de dos pandemias. Covid- 19 y desigualdades de género, obra que registra las experiencias de cubanas durante el periodo de aislamiento y las brechas de género. También desarrolló talleres, participó en proyectos comunitarios y otros eventos.

La Cinemateca de Cuba coauspició el Encuentro de la Crítica Cinematográfica Pensar el cine y la presentación, en el Festival de La Habana, de los documentales restaurados de la obra de Nicolás Guillén Landrián.

Casi al finalizar el año, del 1 al 11 de diciembre tuvo lugar la edición 43 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano que se distinguió por sus propuestas estéticas, la elevada calidad técnica de las proyecciones y la alta respuesta del público.

El evento incluyó encuentros con realizadores, el Sector Industria, espacios teóricos, presentación de las novedades editoriales del sello Ediciones Icaic y su nuevo Catálogo digital con más de 30 libros electrónicos, en versiones Epub y PDF interactivos.

Enlace relacionado: ¿Cómo va el cine en 2021?

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

En Youtube

¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.