destacadotv

 “Échale salsita” llega al videoclip

Por: Valia Valdés

El Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro ha sido aplaudido internacionalmente como representante de la época dorada del son desde 1927 y su influencia es reconocible en el surgimiento de otros ritmos y géneros de esa manifestación artística pues su fundador logró la exitosa fusión de la guajira con el son, la transformación del son montuno a la música bailable y la creación de títulos preferidos por distintas generaciones. “Échale salsita” y “Esas no son cubanas” resultan títulos distinguidos dentro de la riqueza musical que atesora Cuba.

Cuenta la historia que “Échale salsita” surgió como respuesta al pregón de las sabrosas butifarras del Congo del poblado de Catalina de Güines y fue esta la composición de Piñeiro elegida por Carlos Eduardo Maristany como protagonista del video clip y making off que estrenará próximamente la televisión cubana.

Maristany, quien ha dirigido cortometrajes de ficción y realizado videoclips dedicados a diversos artistas, de los que puedo mencionar:  Raúl Paz, Yoyo Ibarra, Osdalgia y a agrupaciones como: Elito Revé y su Charangón y Gerardo Piloto y Clímax, manifiesta la intención de homenajear a figuras y obras emblemáticas de nuestro patrimonio musical y audiovisual, al incluir en el video clip “Échale salsita”, la interpretación del Septeto Nacional Ignacio Piñeiro e imágenes de “Nosotros, la música”, documental dirigido por Rogelio Paris en 1964, el cual reconoce como una de las joyas del cine nacional  debido a los aportes formales  que lo convierten en precursor del género video clip en nuestro país.

Al recrear la participación del equipo de rodaje que acompañó al documentalista, Carlos Eduardo se propuso alcanzar la veracidad histórica, por lo que investigó sobre la fisionomía de los cineastas y de Ignacio Piñeiro en la filmación del año 64. Indagó en el tipo de cámara empleada por París, utilizó las mismas locaciones, la tipografía de los créditos y replicó con la mayor exactitud posible, el orden de las secuencias del documental.

La propuesta de Maristany invita a enaltecer el quehacer de Rogelio París, guionista, director de televisión, prolífico cineasta, Profesor de Mérito del Instituto Superior de Arte y merecedor de numerosos premios, entre los que se halla el Premio Coral en la categoría documental en el IV festival del Nuevo Cine Latinoamericano (1982).

El director del video clip se vale del cine dentro del cine para acercar la obra fílmica y el antológico tema musical a las generaciones actuales. Después de algunos años de intentarlo, logró concretar su proyecto gracias al apoyo de la Dirección Provincial de Cultura de La Habana, el Instituto Cubano de la Música, Producciones Colibrí y el ICAIC.

La acción se sitúa en un concierto del Septeto que transcurre en un área recreativa playera donde una pareja se dispone a bailar. El poder embriagador de la música y el baile hace que los bailadores olviden todo a su alrededor y se transporten a un ámbito idílico en el que solo ellos existen. Regresan a la realidad del espacio inicial y aparecen otros asistentes, mientras se escucha “Échale salsita”. El video clip utiliza una nueva grabación del tema, realizada especialmente por la agrupación para este proyecto y es de destacar como el Septeto Nacional Ignacio Piñeiro no ha quedado detenido en logros pasados y acumula varios premios Cubadisco y nominaciones a los Premios Grammy, anglosajón y latino.

El making off recoge la intervención del creador del video clip y valoraciones de algunos músicos: el contrabajista Shama Milán, el percusionista y actual director Frank Oropesa (el matador) y el guitarrista Dagoberto Sacerio, quienes enfatizan en los valores que defiende la orquesta con respecto al estilo, timbre y repertorio que siempre la identificaron, además de reconocer el legado de Piñeiro y el carácter de “Échale salsita” como himno distintivo. Los bailarines Jane Aveille y Harold Ferrán también aparecen en el making y recuerdan a los bailadores que intervinieron en el documental de Rogelio París, Hada y Silvio. La joven pareja de baile resalta el orgullo de formar parte de este propósito que les exigió reproducir la coreografía y aprender de sus antecesores, cuyos movimientos quedaron fijados en la película de cine hace 59 años. La intervención de la joven diseñadora de vestuario Rosángela Acosta constituye un llamado de atención acerca de la desaparición del vestuario de época, aspecto que afecta las producciones audiovisuales de manera reiterada.

Carlos Eduardo Maristany, responsable de la idea original, la dirección, el guión y la dirección de arte, invitó a conformar el equipo de realización a la productora Amanda Prats, el director de fotografía Luis Alberto González y Rosángela, acompañados de un amplio staff. Solo resta esperar la reacción de los espectadores ante el próximo estreno y su making off. “Échale salsita”, el Septeto Nacional, Ignacio Piñeiro y la obra de Rogelio París son parte de la cultura cubana que pervive, merecen su atención.

Estamos en redes sociales:

Facebook

Twitter

Telegram

Youtube

¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *