¿Regresa el Teleteatro?

 Por: Valia Valdés

Dentro de las categorías de la producción dramática en la televisión cubana, uno de los programas regido por los más altos estándares de realización fue siempre el Teatro. Este espacio, que partía de adaptaciones de textos teatrales, enmarcaba en no más de 57 minutos, obras significativas de la escena universal, transitando por diferentes geografías, estilos y épocas. Por sus exigencias dramatúrgicas, siempre contó con distinguidos nombres en la dirección, los cuales llamaban a integrar su equipo, a diseñadores, técnicos de primer nivel y afamados actores, probados en las lides de la interpretación y a talentosos jóvenes que se iniciaban junto a las grandes figuras.

Durante los años 50, “El Gran Teatro del sábado” del Canal 2 trasmitió este género con éxito de audiencia, después de 1962 el espacio se convierte en Teatro ICR. Muchos de los actores que comenzaron el espacio en la televisión, ya tenían experiencia en las salas teatrales; una de esas figuras fue la Premio Nacional de Teatro y Televisión Verónica Lynn. En Teatro ICR, Verónica interpretó numerosos personajes. Años después, el programa se llamó Teatro y la actriz recuerda, entre sus muchas interpretaciones, haber actuado en 3 ocasiones en la obra “Aire Frío” del autor cubano Virgilio Piñera; dos veces en el personaje de Luz Marina y la tercera, interpretando la madre, dirigida por Mirta González Perera en 1999. Por la premiada artista conocí que este espacio exhibía algunos títulos que integraban el contenido académico de la enseñanza por lo que el público joven accedía a la presentación audiovisual de obras importantes del repertorio cubano, latinoamericano y universal. Se televisaban las puestas con un estilo realista, pero también con planteamientos más experimentales; ocasionalmente se introdujo el ciclorama negro como única escenografía y los actores entraban y salían por cámara (sin puertas), evidenciando la época por medio del vestuario y los accesorios.

Sugerencia de la autora: Teatro y Televisión: un matrimonio perfecto

Entre los directores que defendieron este género se destacaron: Carlos Piñeiro, Antonio Vázquez Gallo, Roberto Garriga y su alumna Loly Buján, quien se convirtió en una excelente directora, al encabezar puestas notables de autores rusos y de otras nacionalidades. Pedro Álvarez, Eduardo Moya, Silvano Suarez y algunos otros importantes nombres, conformaron también la reducida lista. Algunos directores trabajaban conjuntamente con un switchman y ese fue el caso del Premio Nacional de Televisión José Ramón Artigas, quien participó en este programa acompañando a Severino Puente en 12 ocasiones. Artigas insiste en la validez de compartir la experiencia, al formar parejas de directores avezados y noveles.

Otra reconocida actriz que colaboró con Loly Buján repetidas veces fue Teresita Rúa, quien se refiere a la importancia del espacio para su carrera pues gracias a él, obtuvo dos premios de actuación y una excelente formación, como resultado de la diversidad de géneros y estilos de dirección que planteaba cada título. Los ensayos duraban 23 días aproximadamente y se grababa en 3 jornadas. La Rúa identifica como una peculiaridad de la realización del teatro en el estudio: la limitación de movimientos físicos, lo cual era resuelto por medio de la dinámica de la puesta en pantalla, la sólida construcción de los personajes y la sobriedad expresiva.

La presencia del programa se vio interrumpida en los años 90 debido a las restricciones económicas y se impuso el teleplay, formato que incentivó la escritura de guiones de temática nacional, los cuales no han alcanzado, con mucha frecuencia, la solidez de los textos teatrales.

El teatro, el cuento y otras propuestas dramatizadas salieron de la parrilla de programación durante el periodo especial y ha resultado difícil su retorno de manera estable, afectando el necesario entrenamiento de directores, actores y otras especialidades. En los años 2000, se televisaron puestas teatrales y fueron adaptadas al lenguaje televisivo obras de la dramaturgia universal y cubana, con más o menos efectividad, pero disparejas en sus resultados. Las limitaciones económicas también desplazaron las temáticas de época de la televisión, no obstante, propuestas aisladas demostraron posible, recrear y re-contextualizar libretos valiosos de grandes autores. No olvidemos que el teatro contemporáneo ofrece gran variedad de temas y posibilidades de realización.

Ante mis inquietudes sobre la presencia del formato teatral en la televisión, la jefa de la división de dramatizados de la TVC Altaír Reyes se refirió a la labor realizada para documentar el teatro cubano contemporáneo en 2020 y 2021, grabando espectáculos multipremiados y otros seleccionados según criterios de la redacción.

De los seis proyectos de telefilmes aprobados para el próximo año, cuatro textos teatrales han recibido luz verde para ser producidos como telefilmes. Ellos son:

  • “El Robo del Cochino”, dirigido por Eduardo Eimil
  • “Manteca” a cargo de María de los Ángeles Núñez Jauma
  • “Camino de Fe” con la dirección de Marlon Brito
  • “Hermanas” por Raquel González.

“Hermanas” es un texto teatral de Joaquín Cuartas, reconocido escritor cubano que se estrena en televisión. Joaquín es un prolífico y consolidado autor para la radio, definido por la certera caracterización de sus personajes, conflictos y diálogos, quien siempre ha desconfiado de ver sus obras llevadas al lenguaje audiovisual. Hoy se ha despojado de esas prevenciones y ha depositado su confianza en la directora Raquel González, identificada por la autoría y dirección de la serie “De Amores y Esperanzas”. Ese acto de entrega no ha sido gratuito de parte de Cuartas pues Raquel, quien desde joven intervino en el espacio televisivo Teatro como actriz y por el cual también resultó premiada, ha dirigido el formato para la radio, contando con una trayectoria prestigiosa como directora. Domina las características de cada lenguaje y lo trascendente de que un escritor como Joaquín, sea disfrutado por el pueblo que lo reconoce gracias a sus grandes obras radiofónicas.

Deseamos que tanto Raquel González como los demás directores, logren validar la eficacia del texto teatral, convirtiéndolo en carta segura de un buen audiovisual.

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

En Youtube

  • Tenemos una newsletter en la que te actualizamos de lo noticioso de la semana. Si deseas suscribirte envíanos un correo a revistadigitalcubanow@gmail.com con el Asunto: Quiero suscribirme
  • También puedes suscribirte a Zona Podcast y escuchar nuestros contenidos
¿Te Gusta?
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *