Juan Padrón no se fue ¡Eso habría que verlo, Compay!

Fue allí en su natal Jovellanos, provincia de Matanzas, donde Juan escuchó hablar, por vez primera, del Departamento de Animación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic). Por eso decidió venir a La Habana en pos de su sueño. En 1963 comienza su carrera artística como dibujante de historietas humorísticas para el suplemento estudiantil Mella.

Leer más
Ir a la barra de herramientas