miradas

Oni Acosta y Joaquín Borges Triana: Cubadisco, un estímulo para la producción de discos

Por: Redacción Cubanow

La Feria Internacional Cubadisco 20-21 se desarrolla hasta el venidero 23 de mayo por las plataformas digitales del Ministerio de Cultura y la cadena Streaming Cuba. Cada tarde justo a las tres se realiza una mesa de debate protagonizada por expertos de la música cubana. Acá les ofrecemos los comentarios de los especialistas invitados, hoy Oni Acosta y Joaquín Borges Triana.

Oni Acosta: Yo pienso que siempre hay dos rebotes. Siempre hay críticas,  comentarios y me pasó lo mismo, mucha gente me preguntaba por qué no habíamos hablado un poquito más, no habíamos ahondado un poquito más, también por el tiempo porque son varios temas que se tratan de abordar acá en este espacio tan importante y la cancionística que la abordamos en aquel momento y creo que todos estuvimos de acuerdo, es una de las áreas que más identifica a la música cubana, quizá para algunos sea un cliché para otros no, pero hay mucha producción y muchos intérpretes dentro de esta rama y sobre todo de la manera en que este año han sido catalogadas estas producciones para dar entonces quizá más democracia, por así decirlo, o que puedan estar más en concurso, que me imagino que esa sea la razón de ser de Cubadisco que muchas más producciones puedan estar en competencia y por qué no, se han creado, se han modificado o se han reestructurado algunas categorías creando entonces otro tipo de estructuras dentro de esa gran categoría que es cancionística.

 

Borges Triana: Lo interesante es que hay una gran producción y que el Instituto de la Música y Cubadisco quieren estimular a la mayor cantidad de creadores posible, hay que tener en cuenta que este año son en la competencia dos años de producción la que se hizo en el 19-20 y la de 20-21. Por eso hay tantos discos y fue necesario establecer varios grupos dentro de la gran categoría de la canción, hubo que poner cancionística, canción contemporánea, nuevos cantautores, nueva trova, porque el gran objetivo en el Cubadisco es estimular la producción de discos. Aquí se reciben discos que son esos hechos de manera oficial por las discográficas cubanas, es decir Colibrí, Egrem, Bis Music, Producciones Abdala, los discos que cada vez la gente hace más de forma independiente a través de su propio proyecto a través de la Asociación Hermanos Saíz y además los discos de muchos cantautores que viven fuera de Cuba y muchos músicos en todas las categorías envían, por eso hay una gran producción y yo creo que es justo esta forma de establecer estos compartimentos para poder estimular toda esa producción.

 

 Oni Acosta: A pesar de haber unido dos años, veinte y veintiuno y con mucha más producción, sabemos que hay discos que no están nominados, yo sí creo que yo hubiera preferido o hubiera abogado por más discos nominados este año, yo creo que la producción, teniendo en cuenta que por la pandemia se pospuso el año pasado, no se canceló, se pospuso para este año, pudieron haber estado otros discos en la pelea, en esta historia de Cubadisco porque sabemos que solo uno va a ser premiado, pero yo creo que pudiera haberse tenido en cuenta aún más, si vamos a ver las categorías todas tienen cinco, cuatro, o seis, lo de siempre, hubiera sido para mí un poco más  justo, hay producciones que faltan, pero hubo un comité de expertos, hubo un jurado y así se decidió. Yo creo que la salud actual de la cancionística como tal es bien compleja, porque no se está grabando todo lo que se puede, lamentablemente sabemos que contamos con pocas discográficas con respecto a la gran avalancha de música que producimos a diario de hombres, mujeres, de grupos, de cuartetos, de todas las ramas de la música posible y eso limita un poquito, aunque mucha mayor receptividad a la hora de abordar discos de otras disqueras, no solamente independientes, como puede ser la AHS, que no es una disquera, pero apoya muchísimo con becas, con proyectos, también de otros músicos cubanos  radicados fuera o radicados en Cuba que pueden hacer discos con otras discográficas. Yo pienso que en ese sentido habría que repensar si pudiéramos entonces abarcar, abrir un poquito más el espectro quizá en nominaciones no solamente cinco, quizás seis, siete o a las que sean permisibles, a ver si pudiera entonces haber un poquito más de compensación porque ya sabemos que estar nominado es una especie también de reconocimiento a tu obra. Tampoco se trata de abrir la puerta a todo el mundo porque hay jerarquías culturales, hay ciertas zonas que hay que ponderar y hay que estimular, tampoco es que pueda entrar todo el mundo, pero con un disco bien hecho, con un disco con una buena producción, con una buena factura, pudiera tenerse en cuenta, teniendo en cuenta otros años y otras maneras de estar nominado habría que ver si realmente eso que estamos viendo es realmente lo que representa todo el panorama, el diapasón variopinto de la música cubana de todas las tendencias, porque hay tendencias aquí importantes y zonas de la cancionística que están reseñadas pero hay otras que faltan y en eso pudiéramos también ahondar.

 

Borges Triana: Yo creo que cinco está bien, lo que a mí no me gustó fue que siendo dos años no se hubiera separado en dos años, la producción del diecinueve al veinte y la del veinte al veintiuno, que era como yo pensaba se iba a hacer, no unir en un solo bloque los discos que debieron competir el año pasado y los de este año. Por otra parte, el Cubadisco sigue sirviéndonos para darnos cuenta de las áreas en las que no producimos, por ejemplo la canción lírica, el mundo lírico de este país que tiene un tipo de cancionística tan hermosa y que es parte de la tradición, no hay un solo disco en este año, no hay un solo disco de música sinfónica en dos años de producción y eso te va hablando de zonas de silencio. Igual en el caso de la cancionística yo creo que lamentablemente hay discos que son muy buenos que han quedado fuera, estoy pensando ahora mismo en un disco como el de Orlando Chávez, cierto que un disco de baladas, un disco que a lo mejor alguien puede decir que es un tipo de estética que no es la que más nos interesa potenciar, pero yo creo que es una estética que la gente consume, ese tipo de cancionística como la de Luis Miguel  y ese es un disco con arreglos de Jorge Aragón, excelente material e igualmente cuando escucho en conjunto no ya los discos nominados, sino toda la producción que se ha enviado, yo creo que en el área de la canción estamos viviendo cierto estancamiento y hay pocos materiales que de verdad estén haciendo una propuesta de romper con lo manido, con la canalita que se sabe que va a funcionar, es algo que a mí me preocupa mucho en la producción artística cubana, no solo en la canción sino en muchas esferas, que es ese buscar, el experimentar, arriesgarse, no guiarse solo por lo que establece el mercado, yo creo que nos está faltando en muchas áreas de la producción artístico-literario en Cuba en estos momentos,  y en la canción yo lo noto así.

 

El mecanismo de distribución de los discos no acaba de ser todo lo eficiente que debiera ser, en muchos casos las disqueras producen el disco, lo hacen, lo terminan, pero a la hora de distribuirlo por las propias características de las necesidades que tenemos los discos no llegan a todos los directores de programas, falta también conocimiento porque hay que establecer qué tipo de disco encaja dentro de qué tipo de programa, porque no en cualquier programa puedes poner el mismo tipo de música y ahí habría que diferenciar y yo creo que eso falta, ese tipo de estudio de que la gente sepa, si yo tengo discos de jazz yo tengo que dárselos a Juanito Camacho a José Dos Santos, la gente que ponen jazz, porque hay programas que no encaja, lo otro es que yo creo que todavía nosotros no hemos trabajado, para mi criterio, en ninguna discográfica las verdaderas campañas de lanzamiento y de promoción de un artista y de su música, que no es poner un disco entero porque de un disco nunca se van a pegar todos los temas del disco, se van a pegar equis cantidad de temas, pero eso tiene que tener una secuencia, un orden y a veces le damos a los directores un disco entero y el director del programa pone el tema que quiere, y eso no funciona así en ninguna parte, tú tienes que escoger un tema y que ese sea el que  todos promuevan y lo otro es la falta de preparación de muchos de esos directores de programas de radio, que el espacio es su feudo, y en su feudo ponen lo que quieran porque tampoco hay una política que los obligue a programar de manera sistemática el conjunto de esa producción.

 

Oni Acosta: Yo también creo que hay que añadir algo que hay que entender y que no siempre pasa, es fluctuante esto que voy a decir, pero es un error vamos a decirlo así o es una carencia de algunas discográficas, de unas más que otras, de algunos momentos bonos por los cuales atraviesan unas más que otras, y es el hecho de que tienen que acabar de convertirse en el punto de vista de entidad y de objeto social como establece esta nomenclatura empresarial en agencias de representación mucho más eficaces, es cierto que hay otras empresas que se dedican a la representación, a la promoción, pero la discográfica  tiene que ver en la promoción quizás el cuarenta por ciento, por decir un porciento, de éxito de su producción valga la redundancia. A la discográfica no puede temblarle la mano a la hora de decir tanta discografía tiene que ser para la prensa, también falta el envío físico, la presencia física de esos discos, porque la discográfica tiene que entender que de esa producción tiene que enviar a todas las emisoras del país no solo las de La Habana, ya sea un single.

 

Borges Triana: Hay grandes premios de Cubadisco que nunca o apenas han sonado en la radio y han sido los grandes premios y por lo general cuando uno revisa toda la producción que se va a premiar no ha circulado por los medios, y eso es fatal.

 

Oni Acosta: Hay que buscar la manera, si e  sta no funciona vamos a mejorarla o a cambiarla y también la discográfica tiene que entender que tiene que ir buscando soluciones, no puede esperar a que el maná le caiga del cielo, tiene que ir a buscar ciertos objetivos y si no te funciona esta vía también la discográfica y su contraparte que sería en este caso el realizador o el director radial tiene que buscar una comunicación donde en dependencia del programa que sea, de la audiencia que sea, de los públicos, de los segmentos etarios que sean, buscar una comunión y que no sea el facilismo de vamos a poner a fulano para rellenar o vamos a poner la música extranjera porque no tenemos la música cubana. Hay que buscar un mecanismo que funcione y sobre todo que funcione dentro de una línea que se defienda la música cubana a raíz del voto, a raíz de lo que plantea Cubadisco que es lo académico, lo que se pondera desde las artes de la música, de la industria de las artes de la grabación, de la masterización, el diseño, todo ese conglomerado de artistas que están sumados en esas lides los artistas aficionados, que sea el camino ideal para poder llegar a un consenso y a un feliz término de que nuestra música sea radiada, consumida y conocida por el gran público.

 

Borges Triana: Yo creo que es muy interesante que incluso, por ejemplo, en una categoría como cancionística nominaron siete discos, para poder ampliar la cantidad de discos, ahí hay propuestas como el disco Más allá del club social de Idania, está el caso de Mariposas de Omara, en el caso de Idania es un disco hecho a partir de un concierto en el Yara, el de Omara  es un disco también interesante, con una propuesta bastante fresca, con temas de Jessi Suárez, un disco que hace tiempo ellos estaban haciendo y es muy interesante en ese sentido, está el de Vania con unos excelentes arreglos que tiene que ver mucho con el mundo del jazz, Ella y yo, Miriam Ramos y Haydeé, está el de Amor de luz de Haydeé Milanés, un disco muy interesante por lo difícil que es ese disco, porque tiene muchos invitados, de España, de Argentina, de México, de distintos países y se han ido mandando las grabaciones, eso es un tour de force para poder hacer un disco como ese y que quede bien desde el punto de vista de las grabaciones y está un disco como Diez años, el concierto que es la celebración por el primer concierto que hizo Ivette Cepeda y en Bellas Artes y ahora diez años después lo repite, los mismos temas, ya convertida en una cantante muy popular. Esos siete discos son interesantísimos y están discutiendo, todos son discos dignos y altamente recomendables para los amantes de la música.

 

Oni Acosta: El disco de Vania es un disco muy bueno, por su timbre y sobre todo por la producción, yo creo que el disco tiene detrás un trabajo serio, un trabajo sólido, por eso hablé en un momento determinado de las jerarquizaciones, los que estamos en la industria, en la crítica sabemos lo que eso significa, que es un camino que hay que ir recorriendo y bueno tener siempre una meta y una labor de exquisitez musical. El disco de Ivette Cepeda que es un disco y un DVD, es un disco también interesante desde la concepción de la post-producción  de ese tipo de disco que son difíciles porque hay que post-producirlos después aunque sea de una forma mínima, no se trata de trocar nada, ni de cambiar nada, pero siempre en un disco en vivo hay cosas que se pueden ir, un micrófono que se puede caer, que puede explotar en determinado momento, que se va a la línea, son cosas que casi siempre se arreglan en post-producción aunque cuando es un disco serio como este, no se arregla nada que tenga que ver con la afinación ni mucho menos, pero es un disco interesante por la concepción, porque convergen entonces dos proyectos interesantes: el primer disco del concierto que los arreglos fueron de Guedes y ahora está José Luis Beltrán de Reflexión, entonces convergen estos dos caminos musicales en Ivette y yo creo que un disco con mucha madurez y sobre todo en la categoría de los trovadores hay polémica con esto, con los nuevos cantautores, porque choca que son nuevos cantautores en acceder o estar nominados a un premio, pero son cantautores jóvenes porque ya tienen una trayectoria, yo creo que por ahí también habría que repensar un poco si  la polémica puede llegar a buen término o llegar a consenso, hay mucha tela por donde cortar.

 

Borges Triana: El disco de Omara a mí me encanta, pero tiene un problema para mí a la hora de nominarlo en cancionística,  tiene varios temas bailables y eso rompe con la concepción de lo que es un disco puramente de cancionística, al menos hay tres cortes y tiene algo que a mí como oyente no me gusta, que es el empleo de unos cuantos samples o maquinitas como le dicen los músicos, a mí no me gusta que se empleen mucho los sampler, a mí me encanta que sea el músico el que toca,  y en el caso del disco de Haydeé es una selección, una gran antología de la obra de Pablo Milanés, dos discos: uno primero de ella con Pablo y un segundo donde hay gente como Joaquín Sabina, Pedro Aznar, Francisco Céspedes, Chico Buarque, Omara Portuondo, una cantidad de figuras de primer orden de la cancionística mundial y  que además desde el punto de vista de ingeniería de producción es muy difícil hacer, porque cada cual se ha grabado en distintos estudios y lograr que eso tenga una sonoridad común como la tiene el disco es una obra, un trabajo de ingeniería sencillamente extraordinario para mí, es un disco con excelentes arreglos y puramente de canción.  El disco de Vania también es bueno, todos los discos son buenos, algunos más, unos menos, pero son discos interesantes.

En las otras categorías hay algunos discos que yo no habría incluido, pero yo creo que eso es cuestión de cada jurado, cada jurado establece su criterio y son discos a fin de cuentas buenos y lo que me gusta es que hay una diversidad, hay un tipo de propuesta y además no solo de gente de La Habana, cuando pensamos en canción contemporánea está Fernando Cabreja con un disco excelente como Cofradía y eso es lindo que gente de otros lugares que no son La Habana estén compitiendo.

 

Oni Acosta: Yo pienso que un certamen de este tipo siempre depende de mucha subjetividad también, habría que ser muy certero a la hora de escoger uno en cada categoría para premiar estoy hablando, un jurado, pero un disco lo principal que tiene que tener para un jurado y hemos sido jurado en varias ocasiones, tiene que tener en primer lugar el abc del disco, una buena afinación por parte del intérprete en este caso cancionística, una buena producción musical, una buena factura desde el punto de vista de la ingeniería de sonido, una buena mezcla, un buen diseño, hay que tener muchos temas a la mano para premiar un disco y creo que cualquiera de estos discos pudiera ser premiado, son buenos discos cada uno en su propia historia, en su propia dramaturgia, no es comparable ni Miriam con Haydeé, ni Haydeé con  Miriam, ni Ivette con Idania,  porque son seres humanos distintos, voces distintas, timbres distintos, colores distintos, y cada cual tiene su propia estética, pero cualquiera pudiera ser un buen premio, hasta un gran premio Cubadisco, porque son discos excelentes, unos más que otros, pero depende del gusto de cada cual, y en eso sí ya interviene la mano humana, la obra humana que es perfectible y por supuesto habría que acudir a eso, pero creo que no habría una diferenciación estilística para mí o al menos, a la hora de catalogar o  decantarnos por una producción, creo que cualquiera de las que están planteadas, también Ovidio González con el Septeto Nacional, gran cantautor, con una zona inexplorada para muchos de Ovidio que siempre apostó por la canción, la balada, por la cancionística un poco más contemporánea que ahora se tira en otra línea, pero creo que cualquiera puede ser un buen premio.

 

Estamos en redes sociales:

En Facebook

En Twitter

En Telegram

  • Tenemos una newsletter en la que te actualizamos de lo noticioso de la semana. Si deseas suscribirte envíanos un correo a revistadigitalcubanow@gmail.com con el Asunto: Quiero suscribirme
¿Te Gusta?
 
 
   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *